El comercio electrónico superó en España los 48.000 millones de euros en el año 2019, lo que supuso un incremento del 25% respecto al año anterior, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Las prendas de ropa han sido el segundo sector de actividad con mayores ingresos, con el 7,1% de la facturación total. Una venta online de ropa que se ha multiplicado con la pandemia de Covid-19, ya que las marcas se han visto obligadas a potenciar la venta online para adaptarse a las nuevas prioridades de los consumidores. Un ejemplo reciente de apuesta por la venta de ropa de mujer online es la de la marca 4x4Woman, que ha impulsado su actividad online para que sus clientas puedan disfrutar de las últimas tendencias de moda femenina sin tener que salir de casa.

El coronavirus ha traído consigo nuevos hábitos de consumo y ha supuesto una gran oportunidad para el impulso del eCommerce. En estos últimos meses de confinamiento y distanciamiento social, el mercado online de ropa de mujer se ha consolidado como la mejor opción para ir de compras. Una tendencia que se mantendrá en el futuro. Según el estudio El estado del panorama comercial para fabricantes y retail tras el impacto del Covid-19 publicado por la empresa española Sales Layer, el 60% de los usuarios seguirá comprando online tras la pandemia de Covid-19. Por este motivo, como señala este artículo publicado en La Vanguardia, las grandes cadenas de ropa fían su éxito al online para sobrevivir a la crisis comercial y adaptarse a las nuevas necesidades de los consumidores.

El sector de la moda ha sido uno de los más afectados por el coronavirus, ya que la crisis sanitaria ha tenido lugar durante la que debería haber sido su temporada alta. Por este motivo, cada vez más marcas de ropa de mujer se lanzan al mundo eCommerce permitiendo a sus clientas comprar a través de su canal de venta online. Las grandes cadenas de moda de mujer, que son las marcas que marcan el camino del sexto textil en España, han disparado su inversión en departamentos de venta online para superar esta crisis comercial provocada por la pandemia de Covid-19. Al fin y al cabo, la industria de la moda siempre se ha caracterizado por su agilidad, flexibilidad y velocidad para adaptarse a nuevas situaciones. Una inversión en el canal online que contrasta con el cierre de tiendas físicas en todos los rincones de la geografía española.

Todas las grandes ciudades españolas han visto como numerosas tiendas de ropa echan el cierre por el coronavirus. La ausencia del turismo, la falta de eventos (como bautizos, bodas o fiestas) y los rebrotes han sido las principales razones que han contribuido al cierre de los establecimientos físicos. Esta situación ha acelerado, sin duda, la digitalización del sector textil. Las marcas de moda de mujer han apostado por la transformación digital para amoldarse a los nuevos hábitos de consumo, provocando el crecimiento del mercado online de ropa de mujer. Un escenario digital que supone un gran reto para las pequeñas firmas de moda de mujer, ya que tienen que recorrer este camino si no quieren quedarse atrás en el futuro.

Un reto para las pequeñas firmas de ropa de mujer

Las grandes firmas de moda femenina han confiado gran parte de su éxito al canal online, ya que el eCommerce se ha establecido como una de las opciones de compra preferidas por los consumidores españoles. De esta forma, las pequeñas firmas de ropa de mujer no tienen más remedio que apostar por el mercado online para no quedarse atrás. No hay duda que esto supone un reto para las pequeñas empresas, ya que necesitan invertir en el canal online para que sus clientas puedan disfrutar de todas las tendencias de moda femenina en cualquier lugar y en cualquier momento. Una profunda transformación digital que será fundamental para garantizar el futuro de estas pequeñas firmas.

El mercado online de ropa de mujer también supone una gran oportunidad para las pequeñas firmas. Hoy en día, las nuevas generaciones de consumidores, que están al frente de este cambio en el sector textil, demandan un servicio personalizado que complemente el punto de venta físico con el canal online. De esta forma, este contexto actual supone una ocasión fantástica para satisfacer las necesidades de unos consumidores cada vez más tecnológicos y, al mismo tiempo, reducir la brecha con las grandes marcas del sector textil ganando una mayor cuota de mercado. Al fin y al cabo, si algo nos ha demostrado la pandemia de Covid-19 es que el consumo online de ropa de mujer funciona en España. Un mercado online que seguirá creciendo en el futuro, ya que se ha consolidado como la opción de compra preferida por los consumidores.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre