El arzobispo de Burgos, Fidel Herráez Vegas ha pedido a las mujeres víctimas de violación “que se resistan hasta la muerte para defender la castidad». Estas palabras machistas y despreciables han sido publicadas en un artículo publicado en el Diario de Burgos, y difundido posteriormente en las páginas web del Opus Dei y del Arzobispado de la propia Diócesis burgalesa.

Las opiniones del arzobispo de Burgos han causado una honda indignación en la sociedad española

El artículo forman parte de unos documentos elaborados por el arzobispo dedicados a la causa para beatificar a Marta Obregón, una joven asesinada en 1992.

El crimen fue cometido por Pedro Luis Gallego, conocido como el violador del ascensor,  que fue puesto en libertad al aplicársele la doctrina Parot. Este violador reincidente está detenido por cuatro agresiones sexuales

El arzobispo burgalés es uno de los defensores de la beatificación de Obregón, y también de la “la grandeza de la castidad”. Por eso anima a las mujeres a resistirse y lucha hasta morir asesinada por defenderla”.

Estas frases han causado una honda indignación en la sociedad española, máxime cuando vienen precedidas por las del arzobispo de Madrid, cuando dijo sobre la eutanasia: “El dueño de la vida es dios, no nosotros”. Aquí destacamos algunos de los mensajes más significativos, pero los hay mucho más duro con el arzobispo.

https://twitter.com/DoyFExquesi/status/1150748663691567104

El violador del ascensor fue condenado por 18 violaciones y dos asesinatos. Cuatro años después volvió a ser detenido por volver a violar a mujeres, esta vez de forma diferente: secuestraba a las víctimas cerca del Hospital La Paz, en Madrid. Después las trasladaba a su casa de Segovia y las violaba. La Fiscalía pide para Gallego 96 años de prisión.

Marta Obregón, una mujer de 22 años que fue raptada, violada y asesinada a puñaladas por Luis Gallego, el 21 de enero de 1992. Su muerte no puede ser excusa para escribir palabras tan profundamente machistas, han criticado desde los movimientos feministas.

En el artículo del Diario de Burgos se pueden leer frases como estas: «Marta también es un estímulo para vivir todas las virtudes cristianas que ella fue descubriendo: la alegría, el servicio, la entrega… Pero, en especial, la grandeza de la castidad, como se hace visible cuando resiste y lucha hasta morir asesinada por defenderla. Una virtud hoy poco valorada, que nos ayuda a orientar el amor y la entrega hacia su plenitud y belleza más singular», dice el arzobispo en su carta.

Este religioso considera que ser asesinada por un violador, es ensalza el valor de una víctima de una violación que se defendió hasta la muerte. “El arzobispo escribió estas palabras en una carta en 2017, pero ahora ha remitido toda la documentación al papa pidiendo la beatificación de la joven.

La familia de la joven asesinada cuando tenía 22 años, esta dentro del Camino Neocatecumenal, y vinculada al Opus Dei. Su beatificación sería la primera para este grupo católico ultraconservador.

El Arzobispado escribe en su web que “va a ser preciso afrontar desembolsos significativos inevitables, inherentes a los trámites que conlleva la causa.” Pide donaciones en una cuenta bancaria que facilita, y que casualidad es del Banco Santander.

En la biografía que se publica en la página del arzobispado se puede leer: que según el informe del forense, Marta Obregón tenía «diversas erosiones y hematomas, fuertes presiones con las manos en el cuello y, sobre todo, 14 heridas de arma blanca en la parte izquierda del pecho, una de ellas en el centro del corazón» y que tanto el informe como la sentencia dicen que fue por «intentar evadir la agresión». El sacerdote añade que «el imputado del crimen había sido juzgado ya en cuatro ocasiones por abusos y violaciones, pero sin llegar al homicidio, al ceder sus víctimas a sus pretensiones». Para López Sanchidrian autor de esta biografía Para él, la mujer asesinada “dejó un hermoso ejemplo, tanto en su vida agradecida al amor y misericordia de Dios, como en el testimonio de su valerosa muerte por defender la virtud”.

En el caso de La Manada, tanto la fiscalía, como ahora la ultima sentencia afirman que  “No se puede exigir a las víctimas una actitud peligrosamente heroica”.

“Los hechos se produjeron en un espacio físico opresivo, se produjeron en un espacio aislado y fueron cometidos por cinco personas”, señaló durante su intervención. El Ministerio Público recordó la doctrina reiterada del Supremo que establece que no es condición indispensable que la víctima presente resistencia física para que la relación sea considerada como no consentida.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − uno =