miércoles, 17agosto, 2022
20.3 C
Seville

El Mediterráneo elude, por el momento, alguno de los posibles efectos del cambio climático

Científicos del Instituto Español de Oceanografía (IEO, CSIC) han publicado un trabajo en el que analizan cómo ha variado en los últimos 30 años la estratificación, es decir, la formación de capas de agua de diferente densidad y cómo este proceso ha podido influir en la producción primaria de sus aguas

Juan Carlos Ruiz
Juan Carlos Ruiz
Periodista y Licenciado en Ciencias de la Información
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

El estudio, publicado en Frontiers in Marine Science, demuestra que, al contrario de lo que ocurre en otras zonas del planeta, por ahora, la estratificación de las aguas en el Mediterráneo y el golfo de Cádiz no ha variado. El aumento de la salinidad de las aguas en esta zona parece haber compensado el aumento de temperatura y, en consecuencia, la diferencia de densidad entre las capas se ha mantenido constante.

En los últimos 30 años, las concentraciones de clorofila, un buen indicador de la productividad de los océanos, no han sufrido grandes cambios. “A pesar de ello no debemos confiarnos”, señala Manuel Vargas, físico del Instituto Español de Oceanografía y primer autor del trabajo. “El seguimiento y vigilancia de nuestros mares resulta de vital importancia para conocer los futuros cambios que pudieran producirse en los ecosistemas marinos”, apunta.

Uno de los posibles efectos adversos que el cambio climático tiene sobre los ecosistemas marinos es un aumento de la estratificación de las aguas. “Con este término simplemente se expresa que las aguas más superficiales se están calentando más rápidamente que las aguas profundas, de tal forma que el contraste térmico existente entre la capa más superficial del océano y las aguas profundas aumenta”, explica el científico.

El aumento en la diferencia de temperatura conlleva una mayor diferencia de densidad entre las aguas cálidas y ligeras de la superficie, y las aguas frías y más densas del fondo del mar. Esta mayor diferencia de densidad en las capas hace que se estratifiquen más y dificulta la mezcla entre unas y otras. “La mezcla es de vital importancia para la vida en los océanos, ya que aporta nutrientes esenciales para que el fitoplancton marino realice la fotosíntesis, captando CO2, liberando oxígeno, y generando la materia orgánica, el alimento a fin de cuentas, que sostiene toda la cadena trófica de los océanos”, explica Vargas.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído