domingo, 25julio, 2021
21.9 C
Seville

El máximo accionista del Santander demuestra que el capitalismo 2.0 es la gran amenaza para la humanidad

BlackRock ofrece salidas para las empresas que están destrozando el planeta escondidas en un cuestionable compromiso con la lucha contra el cambio climático

José Antonio Gómez
Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

El PSOE desenmascara a Pedro Sánchez

El pasado 2 de julio de 2021, el presidente del Gobierno afirmó en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, junto...

Europa expresa su preocupación por la falta de renovación del Poder Judicial en España

El Documento de Trabajo de los Servicios de la Comisión Europea acaba de publicar su Informe sobre el Estado de derecho en España en...

La UE a Casado: «El bloqueo del Poder Judicial no puede ser absoluto»

El Documento de Trabajo de los Servicios de la Comisión Europea revela que el nivel percibido de independencia judicial en España es “bajo” entre...

El «liberalismo progresista» que vende Arrimadas es solo un camelo electoral

Inés Arrimadas anda como loca buscando la fórmula mágica del crecepelo que rescate a Ciudadanos de su destino inexorable y fatal, que no es...
- Publicidad-

Larry Fink, presidente de BlackRock, máximo accionista de Banco Santander, ha hecho pública su carta anual dirigida sus clientes. Por segundo año consecutivo, dio mucha importancia a los anuncios relacionados con las políticas climáticas.

BlackRock anunció que alineará su cartera con una economía neta cero y solicitará que las empresas participadas adopten planes de negocios compatibles con dicho objetivo. Sin embargo, estas palabras no deben ocultar la ausencia de medidas con respecto a las inversiones masivas en combustibles fósiles de BlackRock y su muy débil política respecto al carbón.

BlackRock ofrece una salida para los principales contaminadores

Aunque es positivo que BlackRock haya reconocido su deber de actuar sobre las empresas que se mueven demasiado lentamente en el clima, existe un elevado riesgo de que el gestor de cartera más importante del mundo deje abierta esta definición de cómo considera un rezagado climático.

Los tres criterios descritos para definir «riesgo climático significativo» son lo suficientemente vagos como para que las empresas eviten una acción climática real. Es un paso adelante para BlackRock mencionar posibles sanciones de salida para sus carteras activas, pero éstas ya deberían ser automáticas para los rezagados climáticos, como las empresas de carbón que no tienen estrategias de salida creíbles. Por tanto, no está claro qué se requerirá para estos grandes contaminadores.

- Publicidad-

Con respecto a sus fondos pasivos, BlackRock promete acciones de votación, pero es importante enfatizar que la participación debe ir acompañada de exclusiones inmediatas para empresas con planes de expansión de combustibles fósiles.

La ciencia del clima ya exige un comienzo inmediato a la disminución de la producción de combustibles fósiles con el fin de limitar el calentamiento a 1,5 grados. Sin embargo, los productores de carbón como KEPCO todavía pueden formar parte de las carteras de BlackRock.

Hacer caso omiso de las responsabilidades

El tono de la carta de Fink insiste repetidamente en la «elección de los clientes» y las «preferencias personales de los inversores», como una forma de traspasar responsabilidades. De hecho, la carta no ofrece un camino claro sobre cómo BlackRock descarbonizará sus carteras.

Si se toma en serio su compromiso de abordar el cambio climático, BlackRock debería aplicar las exclusiones necesarias de forma predeterminada. Esto no significaría rechazar las opciones de los clientes, sino proporcionar la orientación necesaria para cumplir con sus responsabilidades prudenciales y climáticas.

También es preocupante que lo más destacado de la carta sea la solicitud de BlackRock a las empresas de la cartera de establecer planes netos cero. Esta declaración coloca a todas las empresas en la misma canasta y no da prioridad a los principales contaminadores.

Además, no proporciona pautas claras sobre lo que BlackRock considera aceptable para su inclusión en sus carteras y, por lo tanto, deja a las empresas en la oscuridad. El riesgo de solicitudes tan confusas es que le permite a BlackRock no publicar políticas de exclusión claras en los sectores que más atentan contra el medio ambiente, como el carbón, el petróleo y el gas no convencionales o la deforestación.

El dinero por encima de la humanidad

Estas trampas explican en parte por qué el gran discurso cero neto de BlackRock debería ser recibido con mucho escepticismo. Otra razón es la definición misma de objetivos de «cero neto» o neutralidad de carbono.

Lograr la neutralidad de carbono significa reducir las emisiones de CO2 y capturar las emisiones restantes a fin de lograr cero emisiones para 2050. No existe una definición estándar o una forma de establecer un plan de este tipo para las empresas, y no hay forma de verificar que los planes no dependerán ampliamente de tecnologías de eliminación de carbono existentes.

BlackRock no indica qué escenario se debe utilizar para configurar los planes y si espera escenarios de rebasamiento bajo y dependencia limitada de las soluciones de eliminación de carbono. Por lo tanto, existe el riesgo de que BlackRock siga contaminando a través de sus inversiones. evitando cualquier acción a corto plazo.

Mayor exposición al carbón mientras tanto

La realidad es que que 85.000 millones de activos administrados por BlackRock todavía se invierten en la industria del carbón. Entre sus participadas se encuentran algunos de los mayores productores, como Adani, con una sorprendente inversión de 24.000 millones de dólares en empresas que tienen planes de expansión del carbón, como Sumitomo o KEPCO.

El compromiso de carbón extremadamente débil de BlackRock cubre solo el 17% de la industria y se aplica a menos de un tercio de sus inversiones.

Los compromisos sólo son válidos si se actúa

El nuevo compromiso de cero neto de Larry Fink podría ser un paso positivo si se combina con una acción concreta e inmediata para dejar de invertir en nuevos combustibles fósiles, comenzando con el carbón.

BlackRock votó a favor de los débiles planes climáticos de Total y Shell. En sus boletines internos, BlackRock escribe que las empresas tienen un plan con objetivos que «parecen ser consistentes con el Acuerdo de París» y les permite gestionar los riesgos.

Los votos de BlackRock Total y Shell son especialmente preocupantes, ya que los objetivos y estrategias climáticos de las dos grandes petroleras fueron calificados como insuficientes por el reciente índice de referencia Climate Action 100+. Ambos tienen planes de expansión que no alcanzan el nivel de ambición requerido para reclamar de manera creíble la alineación con una vía de 1,5 grados y están en completa contradicción con los hallazgos recientes de la Agencia Internacional de Energía. El inversor británico Legal & General, por el contrario, votó en contra de los planes de Shell y Total y desde entonces ha declarado claramente que las divulgaciones de las empresas deben «respaldar la alineación de la producción de petróleo y gas con los objetivos del Acuerdo de París».

El objetivo de BlackRock: ¿Liderazgo climático o solo apariencia?

BlackRock está haciendo caso omiso de sus responsabilidades a pesar de sus compromisos y la enorme influencia que ejerce. Las actas de votación de BlackRock exponen claramente el fundamento de las votaciones: apoyo total a las empresas participadas siempre que parezcan limitar los riesgos financieros (a corto plazo) relacionados con el clima.

Concretamente, para las grandes empresas europeas de petróleo y gas que han optado por diversificarse hacia energías limpias más que su competencia estadounidense, BlackRock considera que es suficiente que las grandes corporaciones inviertan más en energías renovables y simplemente consideren el riesgo climático en sus planes, ignorando los impactos de sus planes para petróleo y gas.

Esto explica el renovado apoyo de BlackRock a las empresas con planes de expansión de combustibles fósiles, a pesar de que dichos planes son incompatibles con un mundo neto cero, según la Agencia Internacional de Energía.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Un 75,2% de los trabajadores es víctima de la inseguridad laboral

Un informe conjunto realizado por el Instituto Sindical de Trabajo Ambiente y Salud (ISTAS-CCOO) y la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) ha demostrado que...

Guardias civiles reclamarán en la calle equipararse al resto de la Policía

La Asociación Unificada de Guardias Civiles, AUGC, ha convocado para el 18 de septiembre una manifestación en el que los agentes reclamarán mejoras laborales...

Teresa Ribera valora el resultado de la reunión del G20 de medio ambiente, energía y clima celebrada en Nápoles

La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha reconocido los compromisos adquiridos en el marco del G20...

Las valoraciones positivas de los analistas financieros no frenaron ni a Saracho, ni a la JUR y el FROB

El día 2 de junio de 2017, Emilio Saracho recibió un correo en el que se adjuntaba un informe interno en el que se afirmaba con...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Un 75,2% de los trabajadores es víctima de la inseguridad laboral

Un informe conjunto realizado por el Instituto Sindical de Trabajo Ambiente y Salud (ISTAS-CCOO) y la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) ha demostrado que...

Guardias civiles reclamarán en la calle equipararse al resto de la Policía

La Asociación Unificada de Guardias Civiles, AUGC, ha convocado para el 18 de septiembre una manifestación en el que los agentes reclamarán mejoras laborales...

Teresa Ribera valora el resultado de la reunión del G20 de medio ambiente, energía y clima celebrada en Nápoles

La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha reconocido los compromisos adquiridos en el marco del G20...

Las valoraciones positivas de los analistas financieros no frenaron ni a Saracho, ni a la JUR y el FROB

El día 2 de junio de 2017, Emilio Saracho recibió un correo en el que se adjuntaba un informe interno en el que se afirmaba con...