No parece que Ciudadanos vaya a dar el paso para facilitar una moción de censura que permita echar de la Puerta del Sol a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Pero, aunque así fuera, fuentes de la izquierda confirman a Diario16 que el PP -antes de perder la institución que le facilita los privilegios para las grandes empresas españolas “amigas”- sacrificaría a Ayuso como ya lo hizo en su momento con Cristina Cifuentes.

“Se trata de la propia supervivencia del PP”, confirman incluso desde Génova a nuestro medio. “Sin dinero no hay manera de seguir, ni ganas”.

Lo que sea con tal de no perder Madrid. Y es que la financiación del PP depende de tener el control de esta comunidad que lleva en manos de los populares más de dos décadas.

La Gurtel y otras tramas financieras han puesto al PP en el escaparate de la corrupción para la financiación ilegal del partido. Así, desde la Comunidad de Madrid, y la concesión de contratos multimillonarios y ventajosos, mantiene los privilegios a las “empresas amigas” al mismo tiempo que se garantiza una financiación que, como ya se conoce, jamás llegó de la militancia como durante años quisieron hacernos creer.

No hay que olvidar que hace escasos días, como ya publicó Agustín Millán en Diario16, la constructora de Florentino Pérez sub en bolsa un 16% tras la aprobación de la Ley del Suelo de Ayuso.

Datos de militancia

Los datos de la Agencia Tributaria sobre las deducciones por afiliación en el IRPF dejan de nuevo en evidencia a las formaciones políticas, cuyos datos reducen la implicación partidista de los ciudadanos a apenas 200.000 personas, menos de una de cada 200. Pero quien más engorda sus filas, con diferencia, es el PP.

Y es que los populares llegaron a dar, hasta hace dos años cuando quisieron celebrar Primarias, cifras de 860.000 afiliados, cuando en realidad no llegaban a 70.000.

Que se lo cuenten al presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, cómo tuvo que crear toda una trama -que hoy investigan los Tribunales– para pagar más de medio millón de euros de las cuotas que llevaban años y años sin pagar, tal y como destapó Diario16, sus afiliados.

 De esta forma, se recuperó para el partido a miles de ex cargos de pueblos y ciudades, que llevaban lustros fuera de la política, y cuyo voto en las Primarias del PP de esta comunidad se necesitaban para que hoy su flamante presidente pudiera ser el candidato oficial de su partido a dirigir los destinos de esta región.

De hecho, así fue, a pesar de que el PP y Mañueco perdieron las elecciones en Castilla y León tras más de tres décadas de dominio popular.

Albert Rivera, el hoy caído dirigente de Ciudadanos, quiso que su partida diera los votos necesarios al PP en Castilla y León para que todo siguiera en manos de los de siempre.

Entonces, como ahora Ciudadanos, siempre al servicio del PP.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre