El año 2019 está siendo histórico para el deporte femenino. En estos últimos días hemos visto, por citar un ejemplo, cómo la gimnasta Simon Bilesrealizaba un triple salto mortal en su ejercicio de suelo, algo que, hasta ahora, sólo lo podían hacer los hombres. El fútbol femenino, además, está viviendo un año de reivindicación importante en el que se han cumplido hitos fundamentales para subir un escalón en la lucha por igualarse con el fútbol masculino, aunque aún se está lejos por una cuestión económica, que no por otra cosa. El FC Barcelonallegó a la final de la Women Champions League, el Atlético de Madrid femeninoconsiguió llenar el Estadio Metropolitanoen un partido de liga contra el Barça, el Mundial Femenino, ganado por Estados Unidos, mostró un nivel de juego y de técnica que, en ocasiones, superaba a lo visto en los mundiales masculinos donde, por desgracia, el físico se está imponiendo a la técnica.

Además, en el día de ayer una árbitra francesapitó la final de la Supercopa de Europamasculina que enfrentó al Liverpool(campeón de la Champions) y al Chelsea(campeón de la Europa League), ofreciendo un alto nivel de arbitraje y anulando dos goles (bien anulados) al equipo entrenado por Lampard.

En España, tal y como hemos informado en Diario16, en estos días se ha celebrado el Trofeo Ramón de Carranza, en el que, en una gran iniciativa tanto del Ayuntamiento de Cádizcomo del propio Cádiz CF, este año lo han disputado equipos femeninos, con victoria final del Athletic de Bilbao ante el Tottenham.Según escribió la periodista Carmen Marchenaen nuestra edición del pasado día 13, “lejos del lenguaje belicista que caracteriza a la prensa futbolística, cabría destacar que lo de anoche en Carranza fue un auténtico ejemplo de feminismo. ¿Y por qué hablamos de feminismo? Porque el feminismo lo transversaliza todo: el feminismo es deportividad; el feminismo es solidaridad y también sororidad; el feminismo de hoy no entiende de individualidad sino de colectividad, un aspecto muy a tener en cuenta si hablamos de un equipo integrado por compañeras”.

Sin embargo, un acontecimiento de este tipo, que debería haber sido motivo de orgullo, no sólo para la ciudad de Cádiz sino también para todo el país, ha pasado prácticamente desapercibido, no sólo en la información deportiva, sino en la general.

Este Carranza de la igualdad ha sufrido la marginación absoluta por parte de la afición machista deAndalucía. Un estadio con capacidad para más de 25.000 espectadores  registró entradas de apenas 2.000 personas. Después del espectáculo que las mujeres han dado en el Mundial, después de que grandes estrellas estén fichando por clubes españoles, ¿es normal que no se ocupara ni el 10% de las gradas? No es una cuestión de más o menos interés, es una cuestión de machismo.

La sombra de un gobierno machista de Andalucía se ha cernido sobre el Carranza. Vox sigue imponiendo su ideología machista y xenófoba, atemorizando no solo al PPy Ciudadanos,que sólo quieren ostentar al poder a costa de entregar sus valores democráticos a la extrema derecha, sino a la mayoría de los medios de comunicación que, salvo excepciones, han invisibilizado un acontecimiento fundamental para la lucha por la igualdad real en el deporte.  Entre estas excepciones hay que resaltar el trabajo de la Cadena SER,incluso con la presencia en sus retransmisiones de una mujer como Amalia Revuelta,alumna del curso de verano de Feminismo e Igualdad Realde la Escuela Superior de Igualdad y la Universidad de Cádiz. También hay que resaltar a los canales deportivos Eurosport 2 y DAZN,además de los canales televisivos del Real Madrid y elReal Betis, que retransmitieron en directo los partidos, lo mismo que la prensa deportiva que ha publicado crónicas de los cuatro encuentros. Sin embargo, los medios escritos, tanto de Andalucía como a nivel nacional, han ofrecido una cobertura lamentable porque lo que no aparece en los grandes medios no existe para la gente.

Los medios andaluces, inclusos los afines al progresismo hasta hace unos meses —afines porque estaban financiados por los andaluces y andaluzas por la gracia de un gobierno socialista de Susana Díaz, dócil y servil al clientelismo, pero que está aparentemente abandonada por los que fueron sus protegidos— han dejado clara su línea editorial en lo referente a su posicionamiento frente a la igualdad, al menos para esta legislatura autonómica, y a las políticas de género: la de Vox, como ocurrirá también en laComunidad de Madrido en la Región de Murcia.

Sin embargo, sí que se ha dado cobertura a las declaraciones machistas e intolerables del ex jugador del Ajaxy el FC BarcelonaFrank de Boer, quien, sin ningún tipo de complejo, ha atacado a la lucha de las mujeres futbolistas por la igualdad al afirmar que es ridículo que los hombres y las mujeres ganen lo mismo en el mundo del fútbol.

Cuando España vuelve a ser un referente en la lucha de la igualdad, en este caso en el deporte con la transformación de un torneo de verano histórico, en el que han jugado grandes estrellas de la historia del fútbol o lo han ganado los grandes clubes, lo normal hubiera sido visibilizar ese hito y, sin embargo, la reacción patriarcal y machista ha sido la contraria: la ocultación porque lo que no se muestra no existe y el Carranza femenino ha pasado desapercibido, tanto en Andalucía como en España, salvo las excepciones mediáticas anteriormente apuntadas.  Un acontecimiento histórico de esta categoría debería haber abierto la información deportiva en todos los telediarios y, sin embargo, no ha sido así, dando preferencia al culebrón de Neymar o a la farragosa pretemporada del Real Madrid.

El Carranza de este año ha sido un nuevo paso adelante, por más que muchos lo hayan querido invisibilizar. El machismo y el patriarcado pretenden hacer de la lucha por la igualdad real una guerra de géneros cuando, en realidad, lo único que está en juego es la defensa por el cumplimiento de los derechos humanos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Manuel Domínguez, si van 2000 personas a ver el partido, no será machismo, será falta de interés. ¿O tienen que ir a ver un partido que no les interesa porque a ti te sale de los coj..?
    Que ya el remate de la cara dura es decir en que ocio nos tenemos que gastar el dinero y en cual no.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − diez =