Foto Twitter PP

Se veía venir. Pablo Casado había planteado una campaña de perfil bajo. Aunque parecía que se había implicado en el intento de salvar los muebles, el ambiente de derrota invadía cada uno de los actos públicos en los que participaba. Aquella actuación en una granja de cerdos del interior de Cataluña, el mismo día que Luis Bárcenas tiraba de la manta, fue sencillamente patética. Hoy el Partido Popular ha sufrido una derrota sin paliativos en las elecciones autonómicas al lograr solo 3 escaños, un batacazo electoral más doloroso para los ‘populares’ tras el ‘sorpasso’ de Vox, que con 11 representantes suma más que PP y Cs juntos. Esta debacle, que mina el liderazgo de Pablo Casado tras implicarse de lleno en la campaña catalana, se produce cuatro meses después de su decisión estratégica de romper de forma contundente con el partido de Santiago Abascal, según informa Europa Press.

Si en los comicios del 21 de diciembre de 2017 con la candidatura de Xavier García Albiol el PP obtuvo cuatro de los 135 escaños del Parlamento catalán y 185.000 votos, este domingo los ‘populares’ han cosechado el peor resultado de su historia en esta comunidad, logrando representación solo en la provincia de Barcelona. En concreto, con el 95% escrutado el PP ha conseguido tres actas y el 3,80% de los votos, sin lograr si quiera su objetivo de tener grupo parlamentario propio.

De hecho, el presidente del PP catalán y candidato a la Presidencia de la Generalitat, Alejandro Fernández, ha reconocido públicamente que el resultado de su partido es «muy malo» al no lograr ninguno de los dos objetivos que se marcó al inicio de la campaña: tener de nuevo grupo propio y crecer en votos. Además, ha lamentado el «desplome de la participación» porque, a su juicio, ha afectado «más al constitucionalismo».

La dirección nacional del PP, que prevé convocar el martes al Comité Ejecutivo Nacional de la formación que reúne a la cúpula del partido y a los ‘barones’ territoriales’, rechaza de plano que con este resultado pueda estar en cuestión el liderazgo de Casado y recuerda que fue elegido en un proceso de primarias por los militantes del partido hace casi tres años.

Fuentes del PP señalan que el partido que lidera Casado heredó una difícil situación en Cataluña (tras el revés electoral de 2017 justo después de la aplicación del artículo 155 de la Constitución que rentabilizó Ciudadanos) y subrayan que no les ha ayudado en campaña las últimas declaraciones del extesorero del PP Luis Bárcenas con motivo del inicio del juicio sobre la supuesta caja B del partido.

El presidente del PP, que llegó a la sede del partido en Madrid antes de que cerraran los colegios electorales, ha seguido el escrutinio junto al secretario general de la formación, Teodoro García Egea y los vicesecretarios generales, en la séptima planta del edificio de la calle Génova 13. Ante esta hecatombe electoral, el silencio y el hermetismo de la cúpula del PP se ha impuesto en esta noche, que oficialmente no había hecho ni una sola valoración con más del 95% escrutado.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Si hubiera sido para alguna gestión del Banco Popular Español, por la noche hubiera trillado lo suyo Guapetón, tíñete la barba de blanco mostacho y asi te pareces mas a tu papaito político el rajao, perdón, digo rajoy.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre