Un hombre se olvidó una botella de whisky y las llaves de su casa en la vivienda en la que intentaba robar. Por estos echos, la Fiscalía de Madrid solicita seis años de prisión para Pablo R.R, un ladrón despistado con antecedentes por robo y con varias condenas ya cumplidas.

El Ministerio Público le imputa “un delito continuado de robo con fuerza en casa habitada”, según consta en el escrito de acusación. El juicio se celebrará el miércoles de la semana próxima en la Audiencia de Madrid.

El pasado 14 de enero el presunto ladrón acudió a una vivienda unifamiliar donde tras saltar la tapia del patio, romper la reja y el cristal de una de las ventanas, se introdujo en su interior y se llevó sólo de una botella de whisky.

En el siguiente robo, el acusado saltó la tapia de otra vivienda. Logró entrar en la casa cortando los barrotes. Logró apropiarse de 150 euros, una videoconsola, unas botas de piel de montaña, unas zapatillas, unos binoculares, un altavoz bluetooth, una crema voltaren forte, dos ibuprofenos, guantes, pilas, unos pantalones, un cortafríos, una sierra, una gorra a cuadros, un robot de cocina y un aspirador.

Pedro R.R en la tercera vivienda, después de comerse el jamón que el dueño había dejado en la cocina, se apoderó de dos teléfonos móviles, un disco duro y un bote con 80 euros en metálico.

Antes de irse, dejó allí la botella de whisky, la videoconsola, el aspirador y el robot de cocina. En el patio se le olvidó una mochila, una gorra, una chaqueta y las llaves de vivienda en la que residía en aquellos momentos.

Ese mismo día trató de robar una cuarta vivienda pero fue sorprendido por su propietaria tras salir de la ducha. El acusado fue detenido el pasado 4 de febrero y permanece en prisión provisional desde el día 5 de ese mismo mes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 9 =