Cuatro años de suspensión de empleo y sueldo fue la condena que recayó sobre el juez Santi Vidal, por haber colaborado en la redacción de un proyecto de Constitución para Cataluña. Participó de manera voluntaria y en su tiempo libre y por ello fue acusado por «haber incumido el deber básico de fidellidad a la constitución española y al ordenamiento jurídico». Le acarreó en su momento una falta disciplinaria muy grave por parte de Carlos Lesmes, presidente en ese momento del Consejo General del Poder Judicial. 

Hoy, el Tribunal Supremo ha dictado sentencia a favor de Vidal, que solicitó el reingreso después de que en diciembre el Tribunal Constitucional anulase la norma a través de la cual el Consejo General del Poder Judicial le denegaba el reingreso solicitado en el mes de marzo del pasado 2018. En aquel momento denegaron su solicitud de reingreso debido a «falta de aptitud, y por sus manifestaciones públicas durante el periodo de sanción», a pesar de que ya se había cumplido la condena.

A pesar de haber dictado sentencia en favor de Vidal, éste deberá presentarse de nuevo a realizar las pruebas de concurso público que sean convocadas para obtener una plaza, por lo que no recuperará la suya, que se encontraba en la Audiencia de Barcelona. 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre