El juez Manuel García Castellón, en el marco de la llamada  Pieza Kitchen, requiere al ex ministro de Interior con Mariano Rajoy, Jorge Fernández,  que proceda a la entrega del teléfono móvil que usaba en el momento en el que al parecer  se enviaron los mensajes protocolizados por su secretario de Estado, Francisco Martínez, sobre el espionaje a través del ex comisario Villarejo a Luis Bárcenas en el año 2013 y en todo caso, aquel  al que alude el auto del pasado 3 de noviembre.

El juez requiere a Fernández  para que asegure la integridad de los dispositivos hasta que se proceda a su entrega en el juzgado, con apercibimiento de poder incurrir en las responsabilidades que pudieran corresponder en caso de ocultación o destrucción de efectos judiciales.

Así, García Castellón explica que se requiere con la finalidad exclusiva de examinar si en ese terminal están los referidos mensajes , pues estos terminales de telefonía tienen la consideración de » efecto» del delito, debiendo garantizar su integridad el investigado.,

Una vez entregado el dispositivo,  el juez citará de nuevo a Jorge Fernández, junto a su defensa, para proceder al examen del terminal, recogiéndose en su caso la existencia de los mensajes ( o su ausencia) por el Letrado de la Administración de Justicia.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa Audiencia Nacional no escucha
Artículo siguienteSuperhéroe
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre