El Juez Manuel García Castellón ha aprobado, en que en la pieza separada conocida como “ Pieza Kitchen”, se produzca un careo entre el ex ministro de Interior de Rajoy Jorge Fernández y el ex secretario de Estado de Interior Francisco Martínez.

El magistrado acuerda además otras diligencias para el esclarecimiento de los hechos objeto de investigación como la citación de nuevo al investigado comisario de policía  Marcelino Martín Blas, otras testificales y además requiere al ex ministro  Jorge Fernández para que manifieste si voluntariamente quiere aportar el dispositivo móvil anterior al que usa en la actualidad y al que se refirió en su declaración judicial, “con la finalidad de corroborar o descartar el envío de mensajes que fueron protocolizados por el Sr. Martínez”.

Práctica del careo

En relación con la práctica del careo, el juez recoge en su auto que el ex ministro del Interior negó en su declaración judicial  la realidad de los mensajes de whatsapp que el ex secretario de Estado reconoció  haber protocolizado y que atribuía al  Sr, Fernández. El ex ministro  afirmó que esos mensajes ni eran suyos ni sabía de su existencia.

Ante esta contradicción en la declaración de los dos investigados, el juez considera oportuno la práctica del careo entre ambos “ Dada cuenta de la importancia de  los mismos y la carga incriminatoria que poseen, atendidas las contradicciones entre las manifestaciones del antiguo Secretario de estado y el Ex ministro del Interior, este magistrado entiende necesario volver a citar a ambos investigados para que comparezcan conjuntamente, a fin de someterles a la diligencia de careo”

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorGaldós verosímil
Artículo siguienteNuevo escándalo de la Monarquía: Anticorrupción investiga a Juan Carlos y Sofía
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre