La declaración de Pablo Iglesias ante el magistrado de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, en el transcurso de la investigación del “caso Dina”, ha servido para constatar que algunos responsables del Ministerio del Interior del Gobierno de Mariano Rajoy van a tener que dar muchas explicaciones por haber permitido y amparado las cloacas del Estado. En un audio de las declaraciones (al que ha tenido acceso Diario16) Iglesias le explica al juez que él y su asesora, Dina Bousselham, fueron objeto de una feroz campaña de persecución personal y política, un chantaje en toda regla por parte de la conocida como ‘Policía Patriótica’ −con acompañamiento de cierta prensa amarilla−, cuya finalidad era destruir a toda costa el proyecto político de Unidas Podemos.

Durante el interrogatorio en calidad de víctima o perjudicado, Pablo Iglesias desgrana hasta tres momentos que él califica de “especialmente dolorosos”, o lo que es lo mismo, tres grandes montajes urdidos contra Podemos a raíz del robo del teléfono móvil de Bousselham, cuya información privada y del partido fue hallada posteriormente en el registro de la casa del excomisario José Manuel Villarejo, actualmente en prisión.

La secuencia de hechos le cuadra perfectamente al magistrado, que en ese momento le dice premonitoriamente al líder de la formación morada: “Me alegro de que usted lo haya explicado así, tan bien, que yo lo he entendido. Porque efectivamente en el procedimiento que aquí se sigue y que me imagino que usted conocerá por la prensa, respecto al señor Villarejo, aparecen indicaciones del Ministerio del Interior muy serias, muy serias…” Tales palabras del instructor solo pueden ser interpretadas de una forma: había una conexión directa entre las órdenes que llegaban de lo más alto del Ministerio del Interior, entonces dirigido por Jorge Fernández Díaz, y las misiones secretas que llevaba a cabo la gente de Villarejo.

Pablo Iglesias le ha revelado al juez cada detalle de lo que fue ocurriendo, con la precisión de una película de terror, tras el robo del teléfono móvil de Dina Bousselham, ocurrido el 1 de noviembre de 2015 en el centro comercial Ikea de Alcorcón. Tiempo después de la sustracción del aparato (que la asesora de Podemos atribuye en un principio a la delincuencia común) Antonio Asensio, gerente del Grupo Zeta, llama por teléfono a Iglesias para hablar con él de algo muy importante. Preocupado, el líder de la formación morada acude a las oficinas del grupo mediático en Madrid y Asensio le dice: “Ha llegado a nuestro poder una tarjeta SIM en la que hay fotografías íntimas de tu pareja. Te las voy a enseñar; quiero que sepas que ningún medio de comunicación del grupo Zeta se va a hacer cargo de estos materiales, pero quiero entregártelos y quiero que los veas”.

Aquella tarjeta pertenecía sin ningún género de dudas al teléfono que había sido sustraído a Dina Bousselham y contenía no solo información íntima, personal, de la asesora, sino valiosa documentación confidencial del partido. Tras mostrarle la tarjeta, Asensio pone a disposición de Pablo Iglesias un ordenador para que este pueda examinar las fotos, los vídeos y demás archivos que contiene. Entonces comprueba que efectivamente son imágenes íntimas, pero no de su pareja, sino de su colaboradora Dina Bousselham. El gerente del Grupo Zeta entrega la tarjeta SIM a Iglesias, que después este se la devolverá a su asesora. Pero la información, altamente sensible, ya corría por Madrid…

En el mes de julio de 2016, y de manera exclusiva, el portal digital OK Diario empieza a publicar una serie de informaciones sobre materiales extraídos del teléfono móvil robado a Bousselham. “Conversaciones de grupos de Telegram, en los cuales yo estaba” –asegura Iglesias− “y aparecen también algunos de los vídeos. Entre ese material, los medios se hacen eco de unas imágenes de Pablo Echenique cantando una jota soez”, le explica el líder de Unidas Podemos a García-Castellón. Además, Iglesias asegura que desconoce si esa tarjeta SIM “estaba en la casa del señor Villarejo”, aunque en el sumario así consta. “Tras la reunión con Asensio yo deduzco que el robo del teléfono es un encargo profesional, podía haber sido obra de un delincuente común pero es improbable”, añade el líder de Unidas Podemos.

De aquel robo salieron unas cuantas exclusivas del diario dirigido por Eduardo Inda, los tres “momentos dolorosos” a los que se refiere Pablo Iglesias. El primero tiene lugar en enero de 2016, cuando se publica el aciago “informe PISA” (acrónimo de “Pablo Iglesias Sociedad Anónima”), un conjunto de informes y dosieres de prensa en el que se acusa a la formación morada, −“falsamente”, según le dice Iglesias al juez− de recibir financiación por parte de gobiernos extranjeros. “Esto señala directamente a la Dirección Adjunta Operativa (DAO). Hay una sentencia que reconoce que los hechos son mentira y que por el hecho de que los esté investigando un comisario de Policía no da veracidad a la noticia”.

El segundo “momento doloroso” es el mes de mayo de 2016, cuando OK Diario, en exclusiva, publica “un documento falso que me atribuye tener una cuenta bancaria en un paraíso fiscal supuestamente a nombre del Gobierno de Venezuela”, declara Iglesias. “Este documento se prueba que es falso, hay incluso un comunicado del banco diciendo que la cuenta no existe, todo es mentira, y nosotros volvemos a emprender acciones legales”, alega en su declaración.

El tercer y último momento que completa el plan de extorsión llega en el mes de julio, cuando aparecen los contenidos del teléfono móvil robado a la colaboradora de Podemos. Los tres instantes de la historia, tal como le dice Iglesias al magistrado instructor, son “muy sensibles”. En enero de 2016 Unidas Podemos había ofrecido un acuerdo de Gobierno al PSOE; en el mes de mayo se habían convocado unas nuevas elecciones generales, cuyas encuestas daban a la formación morada como segunda fuerza con representación parlamentaria; y en el mes de julio de ese mismo año Iglesias había vuelto a hacer una nueva oferta de coalición al partido socialista. A las élites políticas y financieras no les interesaba que Podemos siguiera creciendo exponencialmente. Había que frenarlo a toda costa. De ahí que la supuesta extorsión policial, sumada a una intensa campaña de OK Diario, coincidiera con esas fechas.

Ahora el juez García-Castellón tiene sobre la mesa algunas piezas más de este inmenso puzle que son las cloacas del Estado y está empezando a unirlas. Que haya encontrado “indicaciones muy serias del Ministerio del Interior” en el caso Villarejo, como el mismo magistrado insinúa, puede hacer temblar a más de uno. Y eso que la investigación no ha hecho más que comenzar.

Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

  1. Don José….. una verdad a medias es peor que una mentira, eso dicen. Le ha faltado hablar de Alberto Pozas, Director de Información de la Moncloa con el Doctor Sánchez, que fue quien filtró la información y tenia en su poder el teléfono, o algo parecido. Este tipo tuvo que dimitir. Todo esto es una auténtica basura, y en eso estoy de acuerdo, aunque sea para desprestigiar a un personaje tan deleznable como el actual Vicepresidento Segunda, y ampararse en el secreto profesional, como hacen todos los periodistos y periodistas, para colaborar con delincuentes, como Villarejo o terroristas, etc, es algo que nuestro sistema legal debería mirar. El derecho a la información no puede estar por encima de la colaboración con delincuentes y asesinos. Por cierto, el Sr. Iglesias tiene muy cerca a las “cloacas del Estado”, gentuza que se reunía con Villarejo, como el exjuez Garzón, la Fiscala del Estado, “la entrañable Lola, la que come de mi mano”…. en fin, que los tiene bien cerca. No estaría de más, Dom José, que hablase de esto también, no cometa usted el error de escribir información parcial, con intenciones “aviesas”, eso no se hace, no sea usted malo, que los sectarios no están bien vistos en nuestra sociedad. Alea Jacta Est

  2. Está mas que sabido que PODEMOS, y sobre todo Pablo Iglesias, representaban un peligro para todos los criminales que desde sus sillones de poder nos robaban a manos llenas y por ello pusieron en marcha todo tipo de maniobras delictivas para tratar de acabar con los únicos decentes que no se dejaban comprar. Esto que publica Diario16 no es mas que una pequeña muestra de lo que son capaces estos delincuentes que hasta ahora nos han gobernado. Pero afortunadamente, gracias a todos las personas decentes y conscientes que, contra viento y marea, han apoyado a PODEMOS con su trabajo e incluso mínimamente con su voto, estas cosas se van descubriendo y ha hecho que, por fin, haya gente honrada, aunque sea en minoría, gobernando.

  3. Las cloacas en otro pais contra un partido político eso estaria lla hace tiempo castigado y aquí no pasa nada los mismos que criticaban a Venezuela y los bolivarianos irresurta que ellos actúaban igual. opeor. Hay un refrán adiós rogando y con el mazo dando

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre