Sede de los juzgados de Violencia sobre la Mujer de Sevilla. Foto: Google Maps.

El titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Sevilla, Francisco Manuel Gutiérrez Romero, ha puesto en libertad provisional a un hombre de 73 años que fue denunciado por su esposa, de 72 años, por sufrir malos tratos habituales y abusos sexuales durante los 53 años de matrimonio de la pareja. El juez ordenó su libertad nada más ser puesto a disposición judicial por la Policía Nacional pese a las graves acusaciones de malos tratos habituales, amenazas graves y también abusos sexuales a sus tres hijas cuando eran menores de edad. Otros dos hijos varones que también son ya mayores de edad han denunciado haber sufrido malos tratos habituales también por parte de su progenitor.

La víctima se vio obligada a dejar de comunicarse con sus tres hijos mayores durante siete años ante las continuas amenazas y humillaciones de su pareja

El juez de Violencia sobre la Mujer 2 de Sevilla, que ese día se encontraba de guardia, sólo ha impuesto una medida cautelar de alejamiento sobre este individuo, pese a que, según la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Policía Nacional que ha investigado el caso, “el marido maltrataba psicológicamente a su mujer utilizando expresiones humillantes que menoscababan su validez y su aportación a la economía doméstica”. Además, este investigado por el juez por un delito de maltrato habitual acusaba a su esposa de desequilibrio mental y menospreciaba su desempeño en la labores del hogar. La víctima también sufría amenazas de muerte por parte de su esposo y estaba convencida de que algún día se cumplirían, ya que le decía con frecuencia “que cuando menos lo esperara, la iba a matar. Asimismo, su marido abusaba sexualmente de ella, según la investigación policial.

El matrimonio tiene cinco hijos en total, tres mujeres y dos varones, todos ellos ya mayores de edad y viven independizados en cada uno de sus domicilios. Durante toda la convivencia familiar, el investigado intentaba separar a la víctima de sus hijos, del resto de su familia, de sus amigos y de sus vecinos, hasta el punto que se vio obligada a dejar de comunicarse con sus tres hijos mayores durante siete años, según informa la Policía. Igualmente, la denunciante aseguró que sus hijas le manifestaron que su marido había abusado sexualmente de ellas cuando eran menores de edad, pero que por temor no se habían atrevido a denunciar. Los hijos varones también habrían sido víctimas de maltrato físico cuando eran menores de edad.

El juez de guardia que ha puesto en libertad a este individuo no ha tomado ninguna decisión sobre los abusos sexuales que las tres hijas habrían sufrido cuando eran menores de edad, así como los malos tratos físicos de los dos hijos varones, porque el caso debería llevarlo otro juzgado de carácter ordinario. El caso ha pasado a instruirlo el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Sevilla.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre