Hace unos días Jorge Fernandez, entrenador de futbol volvió a China desde su casa de Berango en Bizkaia. Esta residiendo en la provincia limítrofe con Wuhan – centro del coronavirus- que es donde trabaja, es la Provincia de Anhuy. Le hice una entrevista para Diario16 en exclusiva en la que me refería sus andanzas. Hoy antes de entrar en el propio artículo me envía un texto por vía de urgencia para todos los lectores.

Dice, respecto al coronavirus…

Estamos sufriendo bastante, pues ahora en China la situación es alarmante a día de hoy son 10.000 los contagiados, 15.000 en observación por posible contagio, más de 300 muertos -cifras no oficiales- y muchos países con gente infectada, las cifras suben todos los días, esperamos que llegue el día que se pare la hemorragia, no quiero ni pensarlo.

Yo llevo 6 días en casa sin salir, solo he salido 2 veces a comprar algo de comida para casa, tapado con mascarilla, gorro y guantes.

Las calles están casi desiertas, la gente está en sus casas y apenas salen por el temor al contagio, ahora mismo todas las ciudades de China son un caos y están en alerta dado que día tras día las cifras de infectados y muertos asciende, no se donde acabará esto.

Los colegios, universidades y trabajos públicos se han suspendido hasta finales de febrero o marzo, todavía no se sabe plazos ni fechas. También se ha suspendido mi trabajo. He optado de momento por quedarme, veremos lo que ocurre un poco más adelante.

Los comercios, restaurantes y tiendas de gente autónoma están cerrados y si hay alguno abierto, están completamente vacíos, habrá un importante decremento económico en la economía de las familias, pero lo importante ahora mismo es la salud.

Esperemos que pasen los días, somos responsables cada individuo con las indicaciones que nos han dado las autoridades de quedarnos en casa para que no se expanda mas y se pueda contener el virus y así volver a la vida cotidiana”.

Jorge te deseamos lo mejor y cuídate mucho.

Y a continuación les refiero la entrevista que pude mantener con él en Bizkaia a primeros de Enero.

Emprender un viaje largo para acometer un proyecto profesional contiene altas dosis de aventura y si el viaje es a China, aún más. Un país todavía bastante desconocido para el normal de los humanos. Esta es la aventura personal de un vasco de Berango (Bizkaia) que se inició en Febrero del 2019 para ocuparse como asesor deportivo para las escuelas de jóvenes chinos. Ha pasado unos días en su localidad natal Berango, que me ha permitido sacar este artículo. Antes de publicarlo ha explotado el CORONA VIRUS en China, más concretamente en WUHAN localidad a unos 400 kilómetros al lado de donde Jorge desarrolla su trabajo de entrenador habitualmente que es la provincia de Anhuy. Estoy en contacto con él para informarles.

Ciertamente China es un País lejano, si bien nos llegan noticias con frecuencia referidas a temas comerciales, financieros o políticos, últimamente relacionados con el famoso virus que ha puesto en cuarentena más de 13 ciudades que afectan a 100.000 millones de ciudadanos, también con conflictos en Hong Kong -excolonia británica-, en relación a las libertades de sus ciudadanos y al autoritarismo de Pekín. Esto último hace alusión a la marcha de Año Nuevo por una democracia real organizada por el Frente Civil de Derechos Humanos que terminó en esta región especial administrativa “de China” con más de 400 detenidos por enfrentamientos entre policías y manifestantes. Algunas de sus peticiones son la amnistía para cerca de 6.000 detenidos en el “conflicto” desde el mes de Junio pasado y elecciones por sufragio universal. Lo más inmediato de estos problemas es la reciente recesión de Hong Kong por la baja en las exportaciones y el turismo.

Pero Jorge al igual que cualquiera no es ajeno a estos disturbios, aunque centra su actividad en su nuevo trabajo en Wuhu y Fanchang. Tiene 40 años de edad, es nacido en Berango (Bizkaia) y soltero. En su curriculum destaca el título de entrenador nacional de fútbol UEFA PRO y FIFA, tanto académico como federativo – que es el que capacita para entrenar en el extranjero- y el de preparador en formación deportiva, una persona muy dinámica de fácil conversación, muy ligado al mundo del deporte a través de negocios que ha tenido en España, como direcciones deportivas en clubes y colegios a demás de un establecimiento de venta de material deportivo.

¿Jorge, como es tu trabajo allí? ¿Cómo lo conseguiste? – hay varias empresas en China que se ocupan de contratar con el Gobierno entrenadores de fútbol extranjeros como yo, para la formación y el entrenamiento deportivo, de niños desde los siete hasta los 17 años de edad, basado fundamentalmente en un deporte como el futbol. Esto se aprobó en el 2017 y estará vigente según su planificación hasta 2.047, es decir durante los próximos treinta años. Todos los jóvenes tienen una asignatura como deporte de base, de obligado cumplimiento, que se llama FUTBOL y lo que le rodea, formación grupal, tablas de gimnasia, colaboración con el resto de jugadores del equipo, sentido espacial en el terreno de juego, apoyo a los compañeros en el juego, tácticas de juego, todo ello basado en la disciplina del balón y un campo de futbol. Es obligatorio en todas las escuelas de primaria y de secundaria de China. Para entrar en la universidad es necesario haber aprobado suficientemente la asignatura “FUTBOL”. Todos los colegios del país tienen la misma estructura, son iguales, hasta en lo físico, como son los edificios, campos de entrenamiento para futbol 11, con pistas de atletismo, etc..

Nos cuenta- me entero que hay gente allí trabajando, compañeros y amigos míos que me informan del proyecto y de sus experiencias personales en varias poblaciones chinas. En visitas por vacaciones a Bizkaia, me explicaron que allí se necesitaba muchísima gente preparada con título y formación como entrenadores en futbol. Tenía una tienda de deportes (Bizkai Kirolak) en Berango con bastante negocio de suministro de equipaciones y material deportivo para varios clubes y colegios del País Vasco además de una dilatada experiencia en equipos de futbol con gente muy joven, futbol base y futbol regional.

No lo dudé, las condiciones eran buenas, estoy soltero y me pareció que había llegado el momento de pegar el salto. Firmé el contrato en Enero del 19 y me fui en Mayo a Wuhu y Fanchang ciudades de la provincia de Anhui, próxima a Shangai, en una población de alrededor de 7 millones de personas. Vivo en un distrito (Fanchang) alejado del centro de la ciudad como de Getxo a Bilbao, además lo prefiero para no estar en el centro de la vorágine. Doce minutos en tres y media hora en taxi.

¿Con que problemas te encuentras al inicio? – China es un país desconocido con todo lo que eso supone, pero me encuentro con un trabajo que me apasiona, doy clases a jóvenes y también a un grupo de 60 profesores en deporte, tengo trabajo seguro, de momento fíjate hasta el 2047 que durará el proyecto chino. La zona donde vivo es muy similar a Euskadi, hay buen nivel de vida, hay muchas zonas verdes y con instalaciones deportivas muy modernas. Hay ríos, la gente pesca, paseos muy bonitos, Wuhu es una ciudad universitaria y eso se nota. Uno de los problemas importantes efectivamente es el idioma. Se habla el inglés aunque no demasiado pero logro entenderme y con el chino voy haciendo avances muy notable. Tengo una persona que es el traductor que está presente siempre en todas mis clases financiado por el Gobierno. No hay por tanto barreras idiomáticas. A la gente le gusta tocarme y no saben ni donde está España, piensan que todo es Estados Unidos, pues su principal oponente y aliado al mismo tiempo.

Tengo una ventaja, es que mi lenguaje corporal es muy bueno, soy expresivo y eso forja alianzas inmediatas con mis alumnos. A veces incluso el traductor me sobra, pues es más difícil que el me entienda del inglés al chino y luego lo explique. Vas superando las dificultades sobre la marcha y los resultados son buenos. He sido en varias ocasiones felicitado por las autoridades académicas. Mi gestualidad es muy alta y ellos me entienden rápidamente. Me he fijado un objetivo de aprender cinco palabras chinas a la semana. Cuando domine el chino surgirán nuevas oportunidades.

¿Cómo es tu día a día? A lo largo del día doy dos clases en la mañana y otras dos a la tarde en cuatro colegios diferentes. Me levanto sobre las siete de la mañana, mi primera clase es a las 9,30 horas, las clases duran 45 minutos, a las 11,30 prosigo con la segunda. Imparto clases a niños desde los 8 años hasta los 16.

¿El futbol chino? Esta en pleno auge, hay mucha afición, se comienza a pagar cantidades importantes. Hay tres divisiones nacionales, primera, segunda y segunda B como en España, mi siguiente escalón bien podría ser un equipo de segunda o segunda B como primer entrenador, no lo descarto. Queda todo por hacer pues el nivel es muy bajo. Luego está el futbol universitario. Hay muchas ofertas para entrenar a un equipo de segunda B, pagan muy bien. Mi idea es compaginar el futbol profesional con mis clases en los colegios. Los colegios te dan estabilidad. Paga el Gobierno. Hay que pensar muy bien para dar el salto al futbol profesional y sobre todo asegurarse un buen contrato.

De la segunda división B no puedes descender, es profesional, pero de nivel bajo. En todas Las ciudades chinas, hay un estadio olímpico. Luego entreno por la tarde a partir de las 17 horas y el fin de semana lo hago con la gente mejor capacitada de 14 a 16 años. No hay ningún problema en la disponibilidad de instalaciones deportivas con hierba artificial. Las infraestructuras son una pasada igual que el material, no falta de nada. El gobierno pone muchos recursos. También ocurre con sus atletas, no les falta de nada, así luego ganan por donde van, sobre todo en disciplinas individuales. Ahora estoy trabajando mucho en imbuirles el trabajo en equipo como algo fundamental.

¿Pero ellos son comunistas? Sí efectivamente, pero están también por la propiedad privada, mucho más adelantados por ejemplo que Cuba o Corea del Norte. Es básicamente una economía de mercado, aunque el Estado es intervencionista cuando lo desea. Los extranjeros podrían montar sus escuelas de formación, pero siempre el contrato lo debería firmar un chino. Hay una desinformación y una gran incultura de lo chino en España, igual que al revés. Conocen a los españoles porque se ganó el mundial de fútbol y más próximo el mundial de Baloncesto en China o por Messi y Cristiano Ronaldo. Yo soy el único entrenador extranjero en la zona de fuera de Wuhu, me tocan la barba, como si fuera Santa Claus. Les enseño fotos de Bizkaia y se maravillan, no entienden como yo desee trabajar allí. Son comunistas pero quieren conocernos mejor.

Ya no tienen la limitación del hijo único, ahora permiten dos y tres dependen de la zona. Yo tengo ya una novia china y una profesora permanente de inglés a chino. Solo tengo el domingo como mi día libre. No hay bares y es verdad que lo nuestro se hecha en falta, Yo lo suplo con una gran vocación por lo que hago y el apoyo de mi novia. No toman café, aunque lo que toman es el te de muchas clases. Hay grandes centros comerciales, salas de cine.

La temperatura es similar a la de Bilbao, cuando llueve o hace más de 30 grados se suspenden las clases deportivas. Hace bastante humedad, casi un 100%.

¿Te parece que hablemos de tu renovación? – Mi renovación se hara en Mayo próximo, Ahora que tengo bastantes ofertas, tiraré a mejorarlo. Mi jefe actual chino tiene una empresa TTI SPORT, que es una empresa de deporte y cultura que trabaja con jóvenes, organiza campus de verano, torneos de futbol, eventos deportivos, con la que negociaré mi continuidad, las cifras y poder compaginarlo con otros proyectos que me han salido, uno en Nanjing (1 hora de donde vivo en tren) impartiendo la metodología de entrenamiento y la formación de entrenadores de un club profesional y otro proyecto que tengo con una academia de fútbol élite en Shangai, será un año duro pero gratificante en lo profesional. Esta empresa (TITI SPORT) está contratada a su vez por el gobierno chino. Los entrenadores deben ser extranjeros. Ellos desean españoles por la forma de ver el futbol, necesitas tener el título de entrenador nacional UEFA Pro. Los entrenadores chinos no tienen nuestras capacidades. No están preparados. Allí existe la escuela del Real Madrid como escuela, también el Barcelona. El gobierno chino tiene un acuerdo con la liga.

Mi empresa cobra más o menos 5.000 euros/mes del Gobierno Chino por mi contratación y luego de ese dinero se quedan con un margen de intermediación. Gano bien no me puedo quejar. Me ponen el piso gratis y todos los gastos de luz, agua, calefacción, Internet etc.. . También te dan un dinero en dietas para comer. Igualmente el transporte en avión a España ida y vuelta me lo paga la empresa que me contrata. Allí ha finalizado la temporada de futbol y he podido pasar unos días de Navidad en mi casa de Bizkaia. Me pagan dos viajes al año. Creo volveré en Junio.

Ahora ya tengo oportunidad de elegir otras poblaciones y negociar con los intermediarios chinos. Yo estoy bien y me quedaré donde estoy. No se me ocurriría ir a Beijing con 13 grados bajo cero y con gente más cerrada o a otra ciudad super urbe altamente contaminada. Aqui en las ciudades normales como la que vivo yo, los sueldos son de 350 euros, lo que aquí sería 1.500. En realidad gente como yo somos unos privilegiados.

Hacemos un alto en el camino nos tomamos un café y proseguimos. Jorge con su verbo fácil, no para de hablar en ningún momento.

Como un menú del día por 2 euros. No entienden que se pueda pagar 12 por un menú del día en España.

¿Las fichas que se pagan a jugadores son ya altas? Bueno hay que decir que han puesto un tope a las fichas. Oficialmente no se pueden superar. Posiblemente haya estrategias para saltárselas. 20 equipos conforman la división de honor, la primera. Los tres primeros equipos son el Shangai, el Beijing y el Guangzhou, han quedado tan solo en tres puntos de diferencia.

¿Cómo les suena el euskera a los chinos? Se quedan asombrados con nuestra lengua, les parece dificilísima. No entienden que en España haya tantas lenguas. Conocen Cataluña, bueno mejor dicho conocen a Messi que para ellos es un Dios.

¿Con que impresiones te quedas Jorge? Bueno ellos han crecido muchísimo, trabajan muchas horas, todavía no hay una higiene que se parezca a la nuestra y yo vine con la sensación de cierta superioridad. Pero ciertamente hay que quitarse el sombrero. Tienen unas instalaciones deportivas magníficas, una gran educación, una alta tecnología, quieren abrirse al mundo y envidian de alguna manera a los americanos. Además el gobierno ya se ha preocupado de dar a conocer que tienen comprada la deuda pública de muchos países del mundo. Eso significa que hay riqueza. Hay un gran nacionalismo, tienen grandes concentraciones urbanas, pero todavía hay un fuerte tradicionalismo en sus áreas agrarias.

Un país que oferta grandes oportunidades de trabajo a los extranjeros como yo con buenas remuneraciones. Mi trabajo está de moda y necesitan muchos asesores y formadores deportivos para el deporte base en los colegios, fundamentalmente deportes de equipo en los que el trabajo en grupos sea fundamental, tácticas, apoyos entre compañeros en la lucha por el triunfo. Cuando se habla de los americanos ellos están seguros que gente dirigida por un loco como Trump tienen todas las de perder. Ellos saben que son un gran país, que ha vivido muchos años en la pobreza, pero que ya están liderando el mundo. Al deporte le dan una gran importancia y dedican grandes recursos. Siempre se quedan y están muy orgullosos en su capacidad de trabajo. Hay mucho machismo todavía en todas las capas sociales. La universidad es gratuita. Ellos dicen que los extranjeros son muy mujeriegos, que gastan mucho y trabajan poco. Así no se puede levantar un país y se toman como ejemplo.

¿La comida? Comen muy sano, están todo el día picando. Uno puede conseguir unas analíticas fenomenales. Es un país con menos obesidad en el mundo. Hay un mercado de verduras y de especias fantástico. Se están europeizando también en todo esto tanto para lo bueno como para lo malo. Ahora me han contratado para un torneo de futbol internacional en Shangai, con jugadores muy jóvenes grandes promesas. Por 7 días te pagan todo y además te entregan unos 1.000 euros. Disfruto y gano dinerito. Cuando vuelva estaré dominando el Inglés, el Chino, además del Español y el Euskera.

¿Como sería tu balance final ahora mismo?

Mi balance final es muy positivo, es duro estar lejos de tú familia y de tus raíces, pero disfruto y soy feliz dedicándome a mi pasión que es el fútbol y el formar a gente, da igual en el país o cultura que sea, el fútbol es fútbol es UNIVERSAL, así que soy feliz. Además mi novia que es china me apoya muchísimo en todas las facetas.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorMakha Diop: cuadro de una espiritualidad sin límites
Artículo siguienteDiario16 en el Reino del Brexit
Félix Lareki Garmendia es donostiarra afincado en Bizkaia. Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Bilbao. Su carrera profesional fundamentalmente la ha desarrollado en Xerox España S.A.U. Posee una profunda experiencia en recursos humanos, formación y dirección de grupos de trabajo. Ha impartido múltiples seminarios orientados al desarrollo de habilidades relacionadas con la gestión y el conocimiento de personas así como de la comunicación. Ex profesor de la Escuela Superior Universitaria de Marketing en la Cámara de Comercio de Bilbao, del Master de Marketing y de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad del País Vasco UPV - EHU. Durante 8 años ha estado en política en el País Vasco. Miembro de federaciones deportivas y activo deportista, presidente de asociaciones cívicas, Vice presidente de la Asociación Internacional Aulamar para personas discapacitadas para el disfrute por las mismas de la navegación a vela, a través de una goleta bergantín adaptada específicamente para ellas. Tiene publicados varios libros con ESIC Editorial. Su lema es “pasión por el arte y las personas”, lector empedernido, escritor y analista social. Desde hace dos años colabora con Diario16 como articulista habitual, sobre temas sociales, políticos y de opinión.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre