Palabras como “presidenta” están documentadas en el español, según la Real Academia Española de la Lengua, desde el siglo XV, cuando se extendió su uso entre el pueblo. Ahí están los estudios de Joan Coromines y su magnífico diccionario etimológico del castellano como prueba de la afirmación. Y se dice que Beatriz Galindo, “La Latina” –escritora y humanista− ya ostentaba el tratamiento de preceptora y consejera de la reina Isabel la Católica. Consejera con “a”, no consejero con “o”. El castellano, probablemente una de las lenguas más inclusivas del mundo, lleva más de cinco siglos empleando el femenino para los cargos públicos y oficios de la mujer.

Sin embargo, los negacionistas de Vox (a poco que nos descuidemos, esta gente termina negándonos no solo la igualdad de sexos sino también el pan y la sal) quieren acabar con el lenguaje inclusivo, que es tan antiguo como el propio idioma español. Ellos, que son tan proclives a la nostalgia del pasado –hasta proponer ideas y cosas de la Edad Media− deberían saber que la palabra “presidenta” está no solo aceptada académicamente, sino como término de uso diario y común en nuestra lengua.

Viene esto a cuento de la nefasta intervención del diputado ultraderechista Iván Espinosa de los Monteros, portavoz de su grupo parlamentario, durante la pasada sesión de constitución de la Mesa del Congreso. Espinosa se refirió hasta en cuatro ocasiones a la socialista Meritxell Batet como “presidente” de la Cámara Baja y no como “presidenta”. Repetir la fórmula masculina para referirse al cargo de Batet fue sin duda una nueva provocación de Vox, que para eso es para lo que ha llegado a la política nacional, para provocar y dinamitar la democracia en la medida que pueda.

“Tenemos a una misma presidente”; “quiero felicitar a Meritxell Batet por su elección como presidente”; “la presidente de la mesa no ha sido capaz ni ha querido intervenir”; “la señora presidente ha hecho un alegato final precioso”. Estas fueron las cuatro menciones con las que Espinosa de los M., en un explícito acto de totalitarismo ideológico quiso, con toda la intención del mundo, rebajar la condición femenina de Batet, reducirla a la categoría masculina, despojarla en fin de su pensamiento feminista y de sus derechos como mujer. No cabe duda de que detrás del desafío del diputado de Vox hubo un claro intento por humillar a Batet, pero no solo a ella, sino a millones de mujeres españolas a las que se pretende seguir dominando con el lenguaje patriarcal neofranquista. La intervención de Espinosa fue toda una declaración de principios sobre lo que va a ser el programa político de Vox en la XIV Legislatura que comienza. Los ultras, a falta de un programa serio que pueda resolver los problemas de España −en realidad sus ocurrencias, disparates y propuestas contribuyen a hundir este país más aún de lo que ya está− van a dedicarse al espectáculo denigrante, a la bravata continua, a propagar el discurso del odio y al insulto permanente contra los rivales políticos. Esa es la idea que tiene Vox de la democracia.

Hasta el director de La Razón, Francisco Marhuenda, nada sospechoso de ser un rojo bolivariano, criticó la alocución del portavoz parlamentario verde al asegurar que “yo hubiera dicho la ‘presidenta’, y además con respeto. Iván se ha equivocado, es presidenta y punto”.

Con todo, nos quedan algunas dudas en el tintero sobre la propuesta de Espinosa de masculinizarlo todo robándole la necesaria y legítima “a” a cada oficio o cargo desempeñado por una mujer. Y en ese punto cabría preguntarse si a sus empleadas de hogar los Espinosa/Monasterio −como familia bien y elitista que es− las considerará “sirvientas”, como hacían las grandes estirpes franquistas de antaño. No parece que ahí el señor diputado de Vox tenga gran interés en masculinizar el término, ya que lo que se pretende es dejar claro no solo que el “sexo débil” es un género supeditado e inferior, sino el dominio del dueño y señor de la casa y el omnímodo poder económico de una clase social pudiente. Aunque si de lo que se trata es de quitarle la “a” a toda palabra del diccionario que se refiera a un trabajo u oficio desempeñado por una mujer para remarcar la masculinidad del lenguaje –vulnerando la tradición del castellano y las normas ortográficas elementales establecidas hace más de quinientos años− podríamos empezar por suprimirla del primer apellido del insigne diputado, que quizá sea demasiado bucólico y melifluo para un político ultra. Y así, a partir de ahora, podremos llamarlo “Espinoso” de Los Monteros. Que es mucho más macho.

2 Comentarios

  1. Vaya mierda de artículo, cuando dicen portavoza o todas y todos no publicas nada verdad? Eso si que es un lenguaje irrisorio. Se puede decir la presidenta y la presidente inculto de mierda. Pero claro aquí la moda es todas todos españolas españoles… Da risa, españoles incluye ambos sexos a ver si os enteráis.

  2. Sois una panda de sectarios y publicais cosas que son mentira.
    Decis q vox niega la igualdad d generos mientras es el unico partido q la respeta al 100 por 100 eso al querer derogar la livg

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here