Yo creo que alguien en la radio que era (¿cogen el chiste?, “ser”, “que era”, ¿lo cogen?, va con segundas…) ha puteado a Pedro Sánchez, y eso me lleva a pensar que el grupo del PSOE más cercano a los dueños de esas emisoras no está en la misma onda que él; esto demostraría que el partido está segmentado en facciones con intenciones e intereses diferentes, y que juegan a usar el poder y la influencia para encaramarse donde más les convenga, y que Pedro Sánchez manda pero sólo de boquilla, que quizá Susana Díaz está más cercana a los cotarros de verdad y que el pobre Pedro llegó, vio pero no venció y ahora no sabe qué camino de la vida seguir porque todo le lleva a la oscuridad. Ya me dirán ustedes, anuncia la convocatoria de reuniones por la responsabilidad de evitar un interregno sospechoso y terceras elecciones, asegurando que no se postula como candidato a la investidura y, de repente, la radio anuncia sus planes secretos para gobernar con 85 diputados, lo que no deja de ser una ocurrencia inhóspita, un poco estrafalaria y no coherente con su discurso habitual…

O no. Yo creo que Pedro Sánchez, en connivencia con esa cadena de emisoras, ha urdido una tramoya para transmitir la idea de que quiere gobernar pero, como no le dejan desde dentro, sondear así las opiniones y las probabilidades sin arriesgarse en un enfrentamiento con Susana Díaz, fiera del Sur que en Madrid no quieren ni ver porque representa la excrecencia de lo que un día fue el partido: ejerce desde los 23 años en el juego, poca formación académica y sin trayectoria profesional, populista (de manual), palafrenera parlamentaria y ambiciosa codiciadora de la Presidencia del Gobierno.

O no. Yo creo que esa cadena de emisoras que revela los planes secretos de Pedro Sánchez trabaja en sintonía con el socialismo felipista que prefiere que gobierne Mariano Rajoy porque, desde su nueva poltrona liberal, ven como un mal menor la democracia y la política y lo que quieren (por el bien de todos, claro) es movimiento de presupuestos y grandes corporaciones empresariales que son la sangre y el corazón de la economía de este país, la anatomía europea…

O no. Susana Díaz, política extremadamente responsable y con capacidad de Estado, está de acuerdo con Pedro Sánchez y con los felipistas, y resulta que el amable Rafael Hernando Fraile (que ejerce desde los 22 años como cargo público, poca formación académica y sin trayectoria profesional, populista de manual, palafrenero parlamentario y codicioso conspirador de la Presidencia del Gobierno), nuestro nuevo Martínez Pujalte sin mácula (recientemente confesado en los Jerónimos de Madrid) se ha hecho amigo deprisa (otro chiste) de ese sector radiofónico y está puteando al PSOE para que el PP por fin alcance la mayoría absoluta por hartazgo, modo mariano.

O no. Paco Martínez Soria, perdón, José Manuel Soria, después del chasco del Banco Mundial ha convencido a la emisora to be or not to be (enésimo chiste patético) para vengarse de Mariano, y ha conseguido promover a Pedro Sánchez donde el gallego no llega, a figura de Estado…

O no. Están todos encantados en este interregno sospechoso en el que todo son estrategias del juego de los tronos, un ponte para quitarme, un quítate que voy, reunión por la mañana, café, comemos algo, codillo en el Terramundi (ya no hay Edelweiss), café y copa, reunión vespertina, copa otra vez por la noche y quizá ducha, cama y yesverigüel…

O no. Todos a la mierda.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre