El ingreso mínimo vital, al detalle en Diario16

Llegará a 850.000 hogares en los que viven 2,3 millones de personas y supondrá la erradicación de la pobreza extrema que afecta a 1,6 millones de ciudadanos

Paso histórico contra la exclusión social a través del ingreso mínimo vital que hoy ha aprobado en sesión extraordinaria el Consejo de Ministros. De hecho,  supondrá la práctica erradicación de la pobreza extrema, que actualmente afecta a 600.000 hogares y 1,6 millones de personas.

Diario16 facilita los detalles principales de este nuevo derecho social que el Gobierno califica como el más importante de la Democracia después de la Ley de Dependencia.

El Consejo de Ministros, a propuesta de la Vicepresidencia de Derechos Sociales y Agenda 2030 y del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, ha dado luz verde al Real Decreto-Ley por el que se pone en marcha un Ingreso Mínimo Vital, una nueva prestación de la Seguridad Social, que va acompañada de estrategias de inclusión focalizadas.

El Ingreso Mínimo Vital, que será de carácter permanente, tiene como principales objetivos la redistribución de la renta, con la intención de erradicar la pobreza extrema, y la inclusión social y participación en el mercado laboral de las personas en situación de vulnerabilidad.
El Ingreso Mínimo Vital es la respuesta del Gobierno al problema estructural de pobreza que existe en España y que hasta ahora no ha sido suficientemente atajado por las políticas existentes, como han puesto de manifiesto en numerosas ocasiones las recomendaciones remitidas a España desde diferentes organismos internacionales. Su puesta en marcha se ha acelerado para ayudar a cubrir las situaciones de vulnerabilidad causadas por la COVID- 19, que se suman a las de las familias que ya se encontraban en dificultades previamente.

El Ingreso Mínimo Vital, al detalle:

 – La prestación se va a poder solicitar sin necesidad de desplazarse a través de la página web de la Seguridad Social o enviando la documentación por correo ordinario. Habrá un teléfono 900 desde la semana que viene.

  • El ingreso es una prestación de la seguridad social, un derecho subjetivo de la ciudadanía. Se garantiza que va a estar disponible para todo aquel que lo necesite. El umbral de renta garantizada será 462 euros al mes para una persona que viva sola y se incrementa en 139 euros al mes por cada persona de la familia.
  • Una de las claves de esta prestación es que es compatible con otros ingresos, incluidos los ingresos laborales. Esto permite incluir a hogares con ingresos muy bajos y evita la trampa de la pobreza.
  • El umbral de renta garantizada para una persona adulta que viva sola será de 462 euros al mes. Por cada persona que se añada tendrán un complemento de 139, hasta los 1.015 euros.
  • Las familias monoparentales tendrán un complemento adicional de 100 euros.Si una persona que recibe esta prestación logra ganar 100 euros más al mes, no se les restaría 100 euros en esta, sino algo menos.
  • La pueden pedir las personas que tienen desde los 23 hasta los 65 años o los 18 si tienen menores a cargo. Si la persona tiene ingresos, recibirá la diferencia entre los ingresos y la renta garantizada que le corresponde. “Así se garantiza que siempre sea conveniente aceptar un empleo”.
  • Los requisitos: tener entre 23 y 65 años o desde los 18 años con menores a cargo con al menos 1 año de residencia en España. Se tendrán en cuenta también los ingresos de este año en curso. El límite de patrimonio para recibir la prestación depende del número de personas (14.000 euros para una persona hasta 43.000, restando las deudas y sin tener en cuenta la vivienda habitual).
  • La renta garantizada por el IMV será de 462 euros al mes para una persona adulta que viva sola, y si es una unidad de convivencia dicha cantidad se incrementa en función de sus componentes (número de personas adultas y menores) hasta un máximo del 220% de esa cuantía inicial (1.015 euros al mes). La prestación a recibir será igual a la diferencia entre la renta garantizada y los ingresos que ya tenga la persona o la unidad de convivencia.
  • La cuantía establecida para el IMV puede ser complementada por las rentas de inserción de las CCAA.
  • Habrá un complemento de 100€ mensuales para los hogares monoparentales o monomarentales.
  • La solicitud la realizará la persona interesada (solo una por unidad de convivencia), preferentemente a través de la sede electrónica de la Seguridad Social.
  • Se contemplan algunas circunstancias especiales respecto a los requisitos de acceso para colectivos como las personas víctimas de trata, explotación sexual o violencia de género, o los solicitantes de asilo.
  • Mientras no se supere el umbral establecido, la prestación es compatible con otros ingresos, incluidos los laborales. Esto permite ampliar la cobertura de la prestación a las personas y hogares con bajos ingresos y empleos temporales.
  • La compatibilidad con los ingresos salariales va a evitar las denominadas “trampas de la pobreza” que se producen cuando las prestaciones sociales son incompatibles con el empleo. En esos casos, muchas personas se ven en el dilema de tener que elegir entre un trabajo precario y una ayuda social, muchas veces insuficientes
  • El mecanismo de incentivo al empleo premiará a quienes acceden a un puesto de trabajo o comiencen una actividad por cuenta propia, ya que, hasta un determinado nivel de ingresos laborales, la persona que esté cobrando el IMV y se ponga a trabajar o a emprender no perderá la prestación.
  • El acceso al IMV estará condicionado únicamente al nivel de ingresos y de patrimonio. Se excluye de ese patrimonio máximo a la vivienda habitual para asegurar que no se obliga a nadie a tener que sobrevivir sin ingresos por el hecho de tener un techo.
  •  La aprobación del Ingreso Mínimo Vital es el mayor avance en los derechos sociales, como mínimo, desde la aprobación de la Ley de Dependencia.
  •  Se va a resolver una de las más importantes críticas a nuestro Estado de Bienestar realizada habitualmente por los organismos internacionales (OCDE, Fondo Monetario Internacional, Comisión Europea y el propio Relator de la ONU para la extrema pobreza): las escasas ayudas sociales existentes para las familias y personas con menores ingresos. El IMV asegura que a partir de ahora la protección social vaya a llegar al conjunto de la población.
  •  El IMV no solo contribuirá a reforzar el “escudo social” que se ha desplegado para atender la situación de las personas afectadas por las consecuencias económicas de la crisis sanitaria. También tendrá un efecto positivo sobre la economía: al asegurar una renta mínima a muchas familias, va a suponer un estímulo para el consumo, compensando en parte la caída de las rentas de los hogares.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre