Washington es una ciudad completamente militarizada, con más de 25.000 soldados del ejército desplegados en el entorno del Capitolio para proteger la ceremonia de la toma de posesión del 46 presidente de los Estados Unidos. Este lunes, apenas 48 horas antes de la jura de Joe Biden, todos los accesos del parlamento estadounidense han sido cerrados como medida de precaución debido a una “amenaza externa”, según ha informado la policía de esta institución a los trabajadores del edificio con este mensaje: “Todos los edificios del complejo del Capitolio: amenaza de seguridad externa, no se permite la entrada ni salida, manteneros alejados de las puertas y ventanas exteriores. Si tenéis el exterior, buscad cobertura”.

Los funcionarios de seguridad han evacuados a los participantes en un ensayo para la ceremonia de la toma de posesión del presidente electo. El motivo esgrimido ha sido el incendio en un campamento de personas sin hogar ubicado a una cierta distancia de la sede de las dos cámaras representativas de EEUU.

Poco después de este incidente, el servicio de seguridad ha informado de la completa extinción del fuego y que “no existe ninguna amenaza” para los ciudadanos.

La tensión es palpable a todos los niveles en la capital de Estados Unidos, que se enfrenta estos días a múltiples amenazas en las redes sociales procedentes de grupos de radicales afines al presidente saliente Donald Trump, los mismos que a principios de este mes de enero irrumpieron de manera violenta en el edificio del Capitolio. El asalto provocó la muerte de cinco personas, además de causar una profunda conmoción e indignación en Estados Unidos y el asombro en el mundo entero.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre