Cuesta trabajo entender el silencio del Rey Felipe VI ante lo que está sucediendo estos días. Las cartas que se envían por parte de ex mandos militares, pretendidamente provocadoras, así como haber descubierto por la opinión pública el tipo de mensajes que circulan en chats donde participan también ex miembros del Ejército y del CNI, merecen una contundente respuesta del monarca, que es el mando supremo de las Fuerzas Armadas.

El rey Felipe VI no dudó un momento en aparecer ante la opinión pública aquel 3 de octubre de 2017, después de las imágenes tan brutales que el despliegue policial nos regaló en su actuación como respuesta ante el referéndum catalán. Su mensaje, muy alejado de la concordia, la convivencia y el diálogo, reforzó la actitud represiva y desmesurada que se había ejercido contra personas pacíficas. Por muy ilegal, alegal, o incómodo que pudiera resultar el referéndum. Felipe VI apareció, con la imagen en sus espaldas de un monarca pretérito conocido por su dureza, «porra en mano» para acompañar sus duras palabras.

Nadie le esperaba entonces, y mucho menos para dar semejante imagen. Fue el posicionamiento político del monarca en una situación en la que, lejos de convertirse en garante de de la resolución democrática de los conflictos políticos, abanderó la persecución y la represión como forma de acallar las voces discordantes en su reino.

Ahora aparecen mensajes que intentan «coprometer la postura del rey», según señalan distintas voces. Incluídas las del ministerio de Defensa. Según el Vicepresidente Pablo Iglesias, este tipo de acciones están consiguiendo sumar más apoyos a la causa republicana. Seguramente tenga razón, porque eso mismo sucedió después del discurso del 3 de octubre.

Sin embargo, el silencio del rey, que debería aparecer y responder con «contundencia democrática» ante lo que está sucediendo, bien pudiera interpretarse como una actitud complaciente con los brutales mensajes que estamos conociendo.

Que algunos ex mandos militares consideren que 26 millones de ciudadanos españoles somos unos «hijos de puta» que «deberíamos ser fusilados» debería ser motivo suficiente para que Felipe VI saliera a responder con contundencia. Una oportunidad que el monarca está desaprovechando para salir del marco en el que él quiso ubicarse aquél 3 de octubre, junto a las posiciones más radicales de la derecha española.

Si el rey calla, otorga.

Apúntate a nuestra newsletter

11 Comentarios

  1. Mandar esa carta supone la creencia de los firmantes en que el destinatario tiene algún tipo de SIMPATÍA con su «causa e intenciones».
    Alguien tiene que hacer público un DESMENTIDO.

  2. No tengo claro quien le escribió el discurso del 3 de octubre (Gobierno?) pero quien se lo escribiera deberia redactar uno referente a este tema.

  3. Este no vale para nada, mañana es Santa Bárbara Patrón de los Artilleros.
    Unase a las conmemoraciones y demuestre que es usted un militar bragado, salga de la trinchera, y deje de ser un maniquí, so socialista.
    Bah, carne de cañón.

    • O sea que para ti, cualquiera que piense diferente tiene que ser exterminado. Darías miedo si tuvieses oportunidad de actuar. Pero menos mal, que en la mayoría de los españoles, incluidos los militares, el sentido de libertad y la democracia, respeto al diferente, y acatamiento a las leyes, es la conducta dominante. Lo inquietante es el silencio del Borbón.

      • Para usted, no para ti
        No hay libertad,
        No hay democracia,
        No hay respeto por parte de los demás,
        No hay acatamientos a las Leyes por parte de los altos Organismos.
        No hay borbón, este es un capeto simple y vulgar.
        Ha conocido el estraperlo, la cartilla de racionamiento, el ajuste de cuentas entre barrios pistola en mano, todo sucedió en la postguerra.
        La necesidad.
        Que habla de exterminación.
        Bah.

  4. No estoy de acuerdo con el comentario de matar a tantas personas por pensar distinto de otros, pero estoy totralmente de acuerdo con que algunos del gobierno se fueran de España o mejor que les hechasemos de España aqui solo estan trayendo odio ruina y muertes.

  5. El rey actual nunca dio la cara por los ciudadanos. Solo le ha interesado dar brillo a su estatus y proteger, como su padre, a los que le montaron la carroza real. No da confianza a los demócratas. No se olviden que el 23 f dio importancia a lo que era prescindible. De tal palo tal astilla. Por suerte hoy Europa no es fascista. Europa hoy apuesta por la democracia, la civilización, la cultura y el progreso. Esa es nuestra suerte. Esa es la suerte de la España progresista.

  6. Tot plegat passa dins del segle XXI, Spain is diferent i per això, demostrem cada dia alló de la «Marca España». Queda algú que no vulgui independitzar-se d’aquesta colla de acomplexats, vengatius, reprimidors i mala gentussa ? Però no patim que amb el seu idioma es diu «A cada puerco, le llega su San Martín»

  7. NO no esperéis nada positivo del Rey, no seamos ingenuos y creáis que esta figura del rey es algo …honesto o similar , Nunca perdamos la perspectiva de que estamos en un Régimen pos franquista, donde el Rey fue puesto por Franco, para forma parte de su peculiar «Circo»

  8. Como en el 36, sin dar importancia al ruido de sables ni a las amenazas ultraderechistas, asi se pierden las guerras antes de empexarlas, lo dice un democrats

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre