“Poier en oplosmiddel” Con estas tres palabras ininteligibles quieren los responsables del Hospital de Getafe que los profesionales de la Urgencia administren un medicamento a los usuarios que acuden a la Urgencias del Hospital de Getafe, según denuncia el Sindicato de Enfermería, SATSE.

Los profesionales no se atreven a hacerlo ya que no saben qué es por no estar en castellano y carecer de la correspondiente ficha técnica traducida a nuestro idioma.

Hace un mes pasó algo parecido, con medicamentos en ucraniano e inglés y SATSE consiguió que se reetiquetaran en Farmacia para evitar problemas tanto para los propios profesionales como para los usuarios que debían ser tratados con ellos.

En esta ocasión, la Dirección del centro no quiere reunirse con los delegados de SATSE Madrid “ya que están muy ocupados”. Parece que la seguridad de los usuarios y de sus trabajadores les importa poco, indican desde la sección sindical de SATSE Madrid.

En la caja del medicamento con nombre comercial Navalpro pone “Poier en oplosmiddel” que tras consultar con el traductor de Google indica que su traducción es “Polvo y solvente”, en africans. Un idioma que, lógicamente, no conocen ninguno de los profesionales de Enfermería del citado servicio.

También les ha llegado otro medicamento, éste en inglés, bajo el nombre comercial Zithromax que según Google es un antibiótico de “amplio espectro”.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorPolítico new
Artículo siguienteLos hoteleros proponen incrementar el copago de los pensionistas en los viajes del Imserso
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre