Foto: Flickr Vox

El mundo ha caído en manos del hombre blanco, obrero, rural, furioso y con escasa formación intelectual. Es el ‘hombre trumpista’ y varios rasgos de carácter lo distinguen meridianamente: está harto de la democracia con sus principios de igualdad y tolerancia, de la crisis económica, de la globalización con sus oleadas de migrantes, de las élites, del establishment ideológico y cultural y sobre todo, y por encima de todas las cosas, de los políticos corruptos. Ese ‘hombre trumpista’ –y también las ‘mujeres trumpistas’ que dan el perfil y que deciden someterse al poder masculino− arrasa en todas partes. Desde la Trumpilandia estadounidense hasta el Brasil de Bolsonaro; desde la Rusia de Putin a la Andalucía de Vox, pasando por la Italia de Salvini y la Francia de Le Pen.

El ‘hombre trumpista’ es el nuevo hombre, el modelo de ciudadano en que ha degenerado la posmodernidad ultratecnologizada del siglo XXI que aliena al ser humano. Tiene entre 35 y 44 años, aborrece el izquierdismo feminista y suele vivir en suburbios de grandes ciudades o en áreas rurales y pueblos donde la soledad y el aislamiento se convierten en la argamasa perfecta para que cuajen las ideas más extremistas. No logra superar el bachillerato ni ha ido a la universidad; trabaja como pequeño empresario, autónomo o agricultor. Rara vez lee algo más que el folleto publicitario que le dan en el centro comercial y es consumidor habitual de televisión basura y de programas deportivos. También es un habitual de las redes sociales, donde vuelca su odio hacia el mundo y donde se informa solo en aquellos grupos cerrados a los que pertenece.

El ‘hombre trumpista’ suele ser un hater, nunca dialoga solo trata de imponer, y adora lo políticamente incorrecto porque refuerza sus ideales de intolerancia. Su idea de la cultura se reduce a las fiestas de su pueblo, la caza, la pesca, el folclore y las tradiciones religiosas (expresiones como el cine no es cultura). Le tiene alergia al cosmopolitismo y a cualquier cosa que huela a innovación, a progresismo y a reforma. De ahí que no recicle la basura y se ría de las medidas energéticas contra el cambio climático, una gran invención de los chinos para destruir la economía nacional.

Por supuesto, el ‘hombre trumpista’ forma parte de un ejército de gente sin inquietudes intelectuales que se deja llevar por un caudillo, jefe o general. El ‘trumpista’ es gregario dentro de su aislamiento mental. Militante activo antes que contemplativo o reflexivo pasivo. Tanto ha renegado de la cultura y del espíritu crítico que se ha convertido en carnaza fácil para charlatanes de baja estofa, espejos donde mirarse, referentes con los que se siente plenamente identificado porque le dicen exactamente lo que desea oír. El ‘hombre trumpista’ adora a sus líderes porque son fiel reflejo de sí mismo, tanto es así que los idolatra más allá de la política como auténticos gurús, guías espirituales sectarios, semidioses. Los ama precisamente porque son como él, seres llanos, mortales, a veces un tanto estúpidos, gente corriente que dice cosas de perogrullo, que se equivoca constantemente y que a veces suelta ocurrencias y disparates sin ningún sentido ni fundamento científico o estadístico. Ahí está el enganche que el ‘hombre trumpista’ siente hacia su líder: en que el jefe está con su ejército, no en un altar intelectual sino abajo, en el barro de la mediocridad, hablando el mismo lenguaje incorrecto que la tropa, citando frases falsas de autores, metiendo la pata hasta el cuezo cuando habla de Historia, cometiendo las mismas faltas de ortografía en Twitter e insultando sin piedad al izquierdista de turno, gran enemigo y causante de todos los males de la humanidad. Porque todo ‘trumpista’ necesita un enemigo hacia el que canalizar su odio: da igual si es una mujer, un negro, un homosexual o un comunista. La cosa es dar rienda suelta a la ira, gran combustible del ‘trumpismo’.

El ‘hombre trumpista’ ha pasado de ser un perdedor nato a sentirse un ganador. Hasta hace poco era un ninguneado, un invisible marginado, ridiculizado y permanentemente humillado por el sistema. Hoy comparte victoria en las urnas con otros insignificantes como él, se siente importante, orgulloso, integrado como parte esencial del poder. Ha encontrado en la escenografía populista, con sus consignas facilonas y sus banderas al viento, su lugar en el mundo. Allí, en los mítines de sus líderes cada vez más concurridos, empotrado entre la masa fanatizada, se siente cómodo y puede dar rienda suelta a su bilis y hasta gritar cosas que quizá no diría en otros lugares. “¡Encierra a Hillary! ¡Sánchez, golpista traidor!”. Porque el ‘hombre trumpista’ asiste a esos actos políticos como el hooligan que va al fútbol a despotricar contra el árbitro.

En España este prototipo sociológico encaja como un guante en el votante de Vox, tal como revelan las encuestas del CIS. Los sondeos auguran que un 12 por ciento del censo apostará por Abascal. No ganarán en las ciudades de provincias, pero van a arrasar en las zonas despobladas y en municipios con menos de 2.000 habitantes. Quizá también en los extrarradios, barrios deprimidos y cinturones industriales de las grandes urbes, donde el ‘hombre trumpista’, como aquel Alien de Ridley Scott, se ha adaptado al dióxido contaminado del aire que respira, transformándolo en odio. Es un superviviente que se mueve bien entre la basura generada por la democracia fallida.

Entre los votantes del ‘trumpismo’ español no hay ni un solo síntoma de transversalidad. Vox no bebe de los indignados rebotados de la izquierda sino de la derecha del PP en descomposición. El 28A todos van a ir a votar como un solo hombre con un programa integral de apenas cuatro puntos bajo el brazo: unidad de España, nacionalismo patriótico y 155 en Cataluña; expulsión de los inmigrantes ilegales; abolición del feminismo; y vuelta a las esencias patrias. No hace falta más mensaje. El éxito del ‘trumpismo’ está precisamente ahí, en su simpleza, en su ligereza, en su cortedad e inmediatez. En que es un producto de fácil consumo. Como la hamburguesa más tóxica y grasienta que se pueda comer en esos atiborrados centros comerciales donde el lobotomizado ‘hombre trumpista’ ahoga sus últimos sueños y su desesperada frustración.

Apúntate a nuestra newsletter

19 Comentarios

  1. No se de donde han sacado esas estadísticas,pero la gente que conozco que han votado a voz en Andalucía es todo lo contrario.
    Todos tienes carrera superior,viven en una gran ciudad,tienen un nivel económico y cultural medio-alto,más alto que medio,y no odian mi a negros,ni a feministas,ni a nada,quizás solo estén cansado de los políticos y de que la palabra España parece estar prohibido.
    Lo que me parece increíble es la menar ade insultar de este artículo,a un votante.
    Por que dudo mucho que un estudio diga tantas cosas,solo les ha faltado decir que son anormales,por votar lo que ellos consideran mejor,pero parece más una táctica de otro extremos el insultar lo que no consideran normales

    • tampoco exageremops, los datos reales son que el 79% de los votantes de VOX tienen carrera universitaria.
      Es el partido que màs atrae a los jòvenes, tiene una intenciòn de voto del 81%,en edades entre los 18 y los 25 años
      es el partido con mas intenciòn de voro entre los 25 y los 35 años.
      O sea que este señor que escribe viene a decir , que la juventud española es analfabeta e inculta. Cuando tenemos los jòvenes màs preparados de europa.
      Yo le aconsejo que ants de decir semejantes tonterias , se lo medite un poco, o mienta con un poco de picardìa, mas que nada por si algùn despistado pica y se lo cree.

      • ¿tenemos los jóvenes más preparados de Europa?
        ¿en qué se basa, don teo ros?
        Déme cifras
        «Antes de decir tonterías, se lo medite un poco»

  2. Por tu escrito ya se distingue que no eres un hombre culto. Demasiadas faltas ortográficas.
    Este artículo no insulta. Refleja una realidad, con la que estoy plenamente conforme.
    Lo que describe es a un hombre blanco, trumpista, lepenista o voxista. Se ampara en su ignorancia patológica que le hace comulgar con cuatro ideas extremistas, y vacía su bilis intentando sacralizar su país como el mejor del mundo.
    Mis felicitaciones a José Antequera por su acierto en el diagnóstico.

    • No se si serà inculto , pero tiene toda la razòn , porque el artìculo, està elaborado desde la mas asombrosa ignorancia, o mala idea. Contradice en todo a los que dicen las encuastas y sondeos de opiniòn. tengo en mis manos un estudio sobre los partidos polìticos en España, y dan a Vox como el partido cuyos votos lo forman en un 87%, licenciaados universitatarios, sus votantes son en un 53% mujeres y 47% hombres. el 75% de sus votantes estàn entre los 25 y 45 años.Encuestas a pie de calle sobre 4000 ciudadanos de Madrid, Valencia y Sevilla, hecha por estudiantes de sociologia, sin coste alguno, por lo que no tienen que contentar a ningun partido, y le dan entre 87 y 93 escaños, cifra muy superior a ls demas encuestas, pecreo que es la mas fiable.El articulo , no tiene ni pies ni cabeza , està plagado de flasedades sin ningùn escrùpulo. Lo euq està claro es que el articulista profesa un profundo odio a Vox. ¿por queè sera?Opiniones parecidas , he oido a gente que cobraba d ela Junta d eAndalucìa, y les han desmontado el chiringuito

        • Pues para su disgusto , acabo de oir en las noticias de las 10 por la radio, los resultados de un sondeo sobre 80000 ciudadanos , cuyos datos que he recogido al vuelo eran:
          VOX segunda fuerza politica superando a PP y CS
          PSOE seria la primera fuerza superando a PP y Cs juntos
          VOX sacaria entre 87 y 91 escaños
          Vox el partido màs votado entre los jòvenes.
          No le ñpuedo de cir que emisora era porque lo desconozco, lo que el darà a Vd pie para decir que es falso. Si quiere se lo cree si no como comprendera que da igual . yo solo le doy el dato

        • Pues si no quiere taza , taza y media. y esto tiene miga , se asemeja mucho a lo de Andalucìa.
          Acaban de dar la noticia a las 12 que en Pais Vasco , donde el PNV ha gozado de una hegemonia sismilar al PSOE en andalucìa.Pues acaban de decir que Vox igualaria al PNV a 6 escaños, pero incluso ganàndole en votos. estamos hablando de Pais Vasco donde decian que no sacarìa ni representaciòn. Esto es un calro aviso para navegantes.
          Y si esto pasa en Pais vasco, que `puede pasar en el resto de España?

          • Pues la hecatombre, los Cuatro jinetes de la Apocalipsis, el fin del mundo, la destrucción de la humanidad y la llegada del Anticristo.
            Si eso ocurre, quiere decir que los españoles somos imbéciles y descerebrados. Cuando la sangre llegue al río, que llegará, aquí será llanto y crujir de dientes (Lucas, 13:28)

        • No quiero entrar en polèmicas, pero solo le voy a dar un dato.
          El simpatizante de Vox , es por tèrmino medio el mas culto, Si quiere se lo cree , o documentese y lo comprueba. sin màs

          • Es fácil pontificar como hace usted, pero no me datos comprobables.
            Yo creo que en hombre (o mujer) VOX es un dietista harto de comer siempre lo mismo y ve en una pasteleria una fabulosa tarta de quinoa y, como el nombre le suena algo (por aquello de Chenoa) dice: la compro y me la como.
            Luego tendrá gastroenteritis, pero ya será tarde: al hospital

    • Este artìculo es una enorme falsedad, està escrito desde un odio extremo. Yo casi aseguraria que es obra de alguien a quien los nuevos dirigentes de Andalucia, le han desmontado el chiringuito del que disfrutaba. Y digo esto porque conozco algono al que le hapasado y se expresa de igual manera.
      Yo soy uno de los anormales votantes de VOX en andalucia, y le dirè que tengo dos carreras universitarias, y hablo cinco idiomas. Vamos que estoy seguro que al autor le puedo dar sopas con honda. En cuanto al votante medio de Vox, , le dirè que upera con mucho a la cultura por èl demostrada. Hay que ser muy corto , para creer que todas las falsedades de este artìculo , va a haber alguien con dos dedos de frente que se lo crea. Pero si el se desahoga , adelante.

      • Sea Ud. feliz, docto votante voxista.
        ¿pero de verdad cree que este artículo está escrito con odio?
        Hoy en dia la palabra odio ya está muy denigrada. Observe Ud. todo el «ODIO» que han «experimentado» los pobres guardias civiles que fueron «arrollados» por una masa vengativa de «violentos independentistas» que les escupían e insultaban.
        Ve Ud. odio donde lo que hay es análisis.
        Un análisis muy oportuno y sensato.
        Repase sus afirmaciones Miguel Angel. Le deseo que sea Ud. feliz votante de VOX y disfrute mucho con sus mangas.

    • No se habrà tomado Vd en serio el artìculo del Sr. Antequera, ha picado vd. no s eha dado cuneta que va de cachondeo , que està escrito con sorna. Ja , Ja

    • Què pretende el Sr. Antequera que votemos a PSOE, que no tiene escrùpulos de pedir el apoyo de ETA

  3. Pues todo esto que aquí cuenta es el perfil del hombre (mujer), de izquierdas: ignorante por encima de todo, necesitado de un dirigente que lo engatuse, normalmente sin estudios y vociferante seguidor del equipo de su pueblo y, a lo más, declarado barcelonista o madridista. El hombre/mujer votante o simpatizante de VOX suele ser, efectivamente uno que está harto: es en lo único que acierta el gurú que ha escrito esto. Pero no es cierto todo lo demás. Suele tener estudios superiores, es de clase media, también está en el entorno rural pero no tanto como cuenta el majadero que esto ha escrito. El hombre trumpista, como le llama, suele tener propio criterio y huye de las soflamas salvificas de socialistas y no socialistas. El hombre trumpista/voxista, sabe lo que quiere.

    • Totalmente de acuerdo, se puede decir màs alto pero no màs claro.
      En cuanto al artìculo no hay por donde cogerlo. Yo como votante de Vox que soy, le aconsejarìa que airee este artìculo, estoy seguro que los dirigentes de VOX, se lo agradecerìan.
      Mejor forma de hacer propaganda gratuita a Vox, imposible.
      supongo que trata de hacer daño a VOX, pero a mi entender le hace un gran favor.Habrà quien lo lea y no pensado en votar VOX, a hora si lo haga.
      Le animo a que siga a sì, sr. Antequera ,lo està haciendo muy bien.

  4. Este genio de donde salió..por Dios….q le den un espacio con el imbécil del intermedio….con esas estadísticas tan sutiles y contrastadas….o sea q la gente de esas zonas no tienen derecho a pensar .votar o elegir…amigo mío la tolerancia empieza con el respeto…y esa gente lo merece tanto como tu..o los perroflautas de podemos y otros tantos q hay…pero como es lo q quieres oír esos si son válidos…..cabemos todos…eso es democracia. Una persona un voto

  5. Uy cuánta inferioridad intelectual veo en los comentarios. Se ve que el hombre voxeneta está muy pendiente de que no se descubra su zafiedad y extremismo, con sus datos voxenetas leídos en panfletos voxenetas que hacen de la mentira su herramienta más preciada. Pero da igual, al pobre voxeneta no le interesa la realidad. Su partido vomita basura falsa contra todo lo que no sea fascismo recalcitrante ultracatólico, xenófobo, homófobo, despectivo con el medio ambiente, con la vida animal, con las mujeres, los gays y con todo lo que huela a “buenismo“ (que es así como llaman a aquello de tener en cuenta a quienes están peor) mientras son profundamente serviles y lameculos con los poderosos y corruptos para quienes trabajan. Y el partido voxeneta islamófobo financiado por un grupo ex-terrorista iraní se permite vomitar toda esa basura precisamente porque es consciente de la inferioridad moral e intelectual de su votante, que no va a contrastar ni un solo dato. Luego, el pobre voxeneta se molesta cuando le dicen lo que es.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre