Piensen que soy un ingenuo, preferible es pasar por tal que por hijoputa; si no habría que admitir que quien prefiriere lo segundo ya lo era y lo tenía claro de antes, no se es hijoputa para compensar una injusticia; se puede no ser tonto, no dejarse, mas hacer daño a consciencia es otra cosa. La ingenuidad hay que traducirla como confianza, no esperanza, eso suena a fe, confianza en que las cosas pueden ocurrir con una cierta… prevención.

Tanta teoría ética y al final es el sentimiento, una simpatía no justificable racionalmente. La cara del otro expresa el grado de bondad de tu actuación; por ejemplo, si su mirada es de terror, de incomprensión, de pavor y vacío, de horror, quizá no debieras fusilarlo, pegarle, insultarlo, despreciarle, violarla o reírte en su faz con la soberbia de quien está de paso de todo. Se trata ¡no! de ser bueno, eso está bien para quienes suben su escalera al cielo, sino de no ser mala, no ser hijoputa, porque cada cual sabemos cuándo y cuánto lo somos.

La ruina que tenemos en lo alto es de tal calibre que nadie quiere poner el dedito en la herida. La pregunta es sencilla, ¿la estructura económica de este país (la mundial) está preparada para reaccionar y mantener la vida social como hasta ahora la hemos conocido? ¿La economía puede seguir generando riquezas suficientes para sostener los servicios sociales, las infraestructuras públicas y la vida digna de la población en general tal y como la veníamos conociendo en el último medio siglo?

Ésta es la clave, ha ocurrido una debacle, no podemos mirar hacia otro lado. ¿De verdad todo el discurso de los representantes más egregios del empresariado español se limita a recordar que no sería “inteligente” retocar el nivel de beneficios porque la inversión se retraería?

Hay un sector de la sociedad al que le va a tocar trabajar como siempre, prácticamente lo comido por lo servido, es su único medio para sobrevivir; el cambio ahora (la enésima neopauperización de las últimas décadas) va a llegar con la imposibilidad de mantener Educación, Sanidad, coberturas sociales, transportes públicos… porque la riqueza de esta parte de la sociedad no es su capacidad de invertir, repetimos, sino la de poder trabajar con unas mínimas aspiraciones a una vida que no sea esclavitud encubierta y a un futuro para su prole precaria.

Pero si las clases con capacidad de invertir no se dan cuenta de que todo ha cambiado, de que para que pueda existir una mínima justicia social los beneficios quizá deban moderarse (lo que no significa más que ser un poco menos rico) y que eso no es atacar a la inversión sino aceptar una cuota de responsabilidad y, sí, también de inversión pero a la larga, porque el conflicto social no conviene a nadie; digo que si no asumen que todo ha cambiado para todos… entonces es que o no se dan cuenta de que nuestra economía (la de todos) ha perdido un quinto de su capacidad o es que este dato se la reflonflinfa abiertamente y no van a aportar nada más que su cara linda sin perder un ápice de ingresos, el problema será de otros…

¿Cómo no es de izquierdas la banca? Porque les garantizo algo, nada hay mejor para una economía sin sobresaltos que la estabilidad social; o sea, que si promueven en plena crisis estructural el sostenimiento del nivel de beneficios a costa de las clases trabajadoras más pronto que tarde les va a explotar en la cara el experimento, constatarán que una vida digna mejor repartida es crear más riqueza estructural… no de clase. ¿Hay alguien en algún puesto de responsabilidad económica que haya estudiado y lo aplique o sólo entienden de restaurantes y “jacuzzis”?

¿Cómo hemos llegado a una sociedad en la que la ética se ha convertido en chufla contra unas cuantas personalidades supuestamente bizarras y sin autoridad? Loco, ingenuo, irreal, idiota, enterado, no ser mala persona acarrea un desprestigio tal que es difícil de soportar. Es mejor dar lecciones de bueno, oponer siempre la Verdad, el criterio, lo correcto, los valores… para después abusar, robar, pedir, sobrecoger y disfrutar el lujo, esa heroína monetaria que tan adictos tiene a los habitantes de un planeta que, como en una de esas barriadas-vertederos, se dedican a pulular probando posturas sin importar nada de lo que de verdad hace a una vida.

No hace falta ir a la universidad para ser un hijoputa, aunque últimamente abunda mucho con título. Es preferible poder mirarse uno a sí mismo a la cara, con todos los errores y las faltas, porque quien no puede hacerlo siempre deriva a buscar culpables fuera de su cabeza y el mundo se le convierte en un campo de odio para el que sólo cabe la detención, la eliminación, la segregación, los clasismos, los racismos, etc., el abuso del poder… y con éstos estamos.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorCómo se las gasta el PP Andaluz: represalia contra un enfermero por denunciar falta de protección ante el Covid-19
Artículo siguientePedro Sánchez participa en el Consejo Europeo donde España se juega las ayudas por la pandemia
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor funcionario de Enseñanza Secundaria, de Filosofía, hasta donde lo permitan los gobiernos actuales. Otras experiencias profesionales: -Director del Festival Internacional de Música Clásica Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). -Director de la Oficina y Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008 organizado por la Diputación Provincial de Huelva, las Consejerías de Cultura y Educación de la Junta de Andalucía, los Ministerios de Educación y Cultura del Gobierno de España y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales de España, entre 2005 y 2008. -Asesor musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). -Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Conferenciante recurrente en programas educativos del Centro Andaluz de las Letras de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Educación y de Cultura del Gobierno de España. Como escritor he colaborado con la prensa escrita, antes en Cuadernos de la Campiña, Huelva Información y los diarios provinciales del Grupo Joly, y ahora en la web semanalmente con Diario16.com y mensualmente en la revista en papel Diario16, publicando varios cientos de artículos. He contribuido con textos críticos y de creación esporádicamente con una multitud de revistas literarias. Junto al Catedrático Francisco Javier Blasco Pascual, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes (49 tomos) para la editorial Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ (junto al profesor Javier Blasco, 2013) -Obra y edición en JRJ. El Poema Vivo (2017) Además he preparado la edición, selección y prólogo de la antología del poeta granadino Premio Nacional de las Letras Antonio Carvajal: -Alzar la vida en vuelo (2014 y 2019) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -La Gloria del Mundo (2017) -Libro de los silencios (2018) [XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA 2019] -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) -Las criaturas (Reedición 2019) -El mar de octubre (2020) También he publicado cuentos en diversas revistas físicas y virtuales y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012), y en 70 menos uno. Antología emocional de poetas andaluces (2016), coordinada por Antonio Enrique, entre otras. El jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 me ha distinguido con su Premio para Libro de los silencios. En el blog literario de Fernando Valls se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en las webs del Grupo Joly, de Diario16 y www.quenosenada.blogspot.com

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre