El hemiciclo muestra esta tarde en el pleno la misma imagen que vacío que cuando intervenía por el Grupo Mixto el añorado aragonés José Antonio Labordeta. Entonces, el miembro más popular y querido de la Chunta Aragonesista, se enfadada y llegaba a mandar “a la mierda” a sus señorías por ignorarle a él y a sus electores. Hoy la imagen es bien distinta. El coronavirus ha obligado a que se produzcan tantas bajas en los escaños.

La primera intervención a este peculiar pleno ha sido para la ministra de Trabajo, Yolanda Díez, quien ha defendido la derogación del despido por faltas de asistencia.

Díaz, para defender la aprobación del  Real Decreto de modificación del Estatuto de los Trabajadores, que prevé la derogación del artículo 52.d, que permite el despido objetivo por bajas médicas, explica que está derogación implica «restituir» un derecho que había sido eliminado en la reforma laboral del año 2012.

«Si hay unos pocos que abusan del absentismo laboral, actuemos contra los que abusan, no contra el conjunto”, manifiesta con contundencia.

La ministra de Trabajo ha asegurado que el mantenimiento del artículo 52.d «socava la solidaridad entre la ciudadanía» y aumenta el «riesgo» de las personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here