martes, 16agosto, 2022
30.7 C
Seville

El golpe contra la República que ninguna institución condena 85 años después

En la semana que el nuevo ministro de la presidencia, Félix Bolaños, ha declarado que la nueva ley de memoria no es prioridad, la ARMH busca los restos de cinco socialistas fusilados en 1939

Diego Castrejón
Diego Castrejón
Una infancia marcada los abusos sexuales de los que fue víctima. Un paso por prisión. Una imagen pública condicionada por la denuncia de la corrupción política en Andalucía. Diego Castrejón, ha vivido en carne propia la dureza de ser un excluido y como el poder pone en marcha, los mecanismos para expulsar del espacio público a todos aquellos que se atreven a plantar cara a la corrupción. Periodista, activista en defensa de los derechos humanos, Diego Castrejón, ha consagrado los últimos diez años de su vida a estudiar los procesos de exclusión social, así como a defender el derecho de participación y a ser reconocidos de los sectores más estigmatizados de la sociedad. Hoy es el coordinador de la Red Iberoamericana para la defensa de los derechos humanos.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

El nuevo ministro de Presidencia, Félix Bolaños, ha frenado en seco la Ley de Memoria Democrática que su antecesora, Carmen Calvo, tenía previsto lanzar en breve. El presidente, por su parte, tampoco ha querido condenar 85 años después el golpe de estado que acabó con la II República.

La España olvidada

Detrás de la España vaciada está la España olvidada. El ambiente que se vive estos días en el pueblo toledano de Los Cerralbos conecta fácilmente con esa sensación.

Los Cerralbos tiene una gasolinera con las estanterías medio vacías, apenas unas colonias, algunos paquetes de patatas fritas y unos crucigramas para ayudar a pasar la tarde los veranos manchegos. Está a la salida del pueblo en dirección a la finca de Las Olivillas que se encuentra en el paraje de Los Parrales. La gasolinera de Los Cerralbosno tiene interés para las grandes empresas del sector, no pertenece a la red de ninguna de ellas. 

En esta zona de La Mancha los horizontes son amplios. La mirada se pierde en los paisajes de secano pajizo moteados de algunos olivares diseminados de olivos viejos. 

Monotonía que se rompe con el transitar del rebaño de ovejas de Pedro, el antiguo alcalde, que vuelve al pueblo bajo el sol duro del mediodía y el ruido que atruena en el silencio del páramo, de la excavadora de la ARMH que prosigue con la prospección, en busca de la fosa en la que están enterrados cinco represaliados por el franquismo todos ellos miembros del PSOE en el año 1939.

En un tiempo en el que está en cuestión el sistema de subvenciones por el que el Gobierno de Pedro Sánchez ha apostado para realizar las exhumaciones; la de Los Cerralbos es un ejemplo de por qué este sistema no funcionará: es una fosa pequeña que, como ocurre con las grandes empresas del sector de las gasolineras, no despierta el interés de las entidades que al calor de la política del Ministerio de Presidencia buscan proyectos que puedan resultar rentables económicamente.

Petición de condena por parte del Gobierno

Coincidiendo con la toma de posesión de las nuevas incorporaciones al ejecutivo de Pedro Sánchez, la ARMH registraba una petición al Gobierno de España, solicitando la condena expresa del golpe de estado protagonizado el 18 de julio de 1939 por los militares españoles sublevados al mando de los generales Mola y Franco.

Recordaba la asociación memorialista que, desde la llegada de la democracia, hace cuarenta y seis años, ninguna alta magistratura del estado español ha condenado de manera explícita el alzamiento que terminó con el orden constitucional republicano.

Miedo, vergüenza y rabia

Las emociones se suceden con las generaciones en Los Cerralbos. Patricia Zapata es concejala por el PSOE en el Ayuntamiento del pueblo, bisnieta de Teodoro Fernández, al que detuvieron en la casa del pueblo, para Patricia: “La gente de Los Cerralbos sigue teniendo miedo o vergüenza. Una condena por parte del Gobierno de lo que pasó nos ayudaría a superar eso”.

Patricia es familiar de Carmen Muñoz Arrogante, su abuelo, Pablo Arrogante comparte fosa con Teodoro. 

Carmen se lamenta de que su madre, quien tenía tres años cuando asesinaron a su padre, no pueda estar hoy aquí, murió en diciembre víctima de COVID. Un ejemplo claro de lo que hace la vida a su paso y las consecuencias que deja que la política se anteponga a los derechos humanos.

Hace 85 años, a estas horas, en España, la Guerra Civil ya había dejado sus primeros muertos. Hoy, aún no ha llegado la condena oficial del golpe de estado que la originó. Seguiremos informando.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

2 COMENTARIOS

  1. hay miedo a esta gentuza se levanten otra vez el franquismo y el facismo sigue muy vigente y militares entan intraquilos en los cuarteles esperado otro golpe de estado como dentro de dos años o menos no ganen las derechas vosotros facistas sois los terrorista

  2. Si, Luis. A mi abuelo lo fusilaron acusado de desertor cuando él defendía él orden constitucional vigente en 1936 como cabo de la armada. Mi madre tenía 14 meses y no recordaba a su padre aunque tuvo a bien respetar su recuerdo con la escasa información que algunos le proporcionaban. Él informe o él sumario del juicio es penoso y falso en su totalidad. Un apunte: La guardia civil tiene en su currículum 5 golpes de estado y entre 14 y 18 mil víctimas, o sea; 20 veces más que ETA

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído