Foto Agustín Millán

La crisis de la socialdemocracia europea fue causada, principalmente, por la incoherencia ideológica, por la renuncia a conceptos ideológicos que deberían haber sido innegociables para cualquier partido socialista o socialdemócrata. La anteposición del interés o de la cuestión de Estado a los intereses y las necesidades de los respectivos pueblos hizo que éstos les dieran la espalda a los partidos que, tradicionalmente, habían sido los garantes del estado del bienestar.

Sin embargo, la evolución llevó a que los tres poderes tradicionales de cualquier régimen democrático fueran asaltados por lo económico y, por tanto, por la priorización de los intereses de las clases dominantes sobre los del pueblo. De ahí que, con una crisis económica salvaje que, precisamente, fue provocada por esas élites para posicionarse por encima de la voluntad popular, la ciudadanía le diera la espalda a la socialdemocracia que se posicionaba en un lugar más propio de conservadores y liberales. De ahí el crecimiento de los populismos, al igual que ocurrió en el periodo de entreguerras.

El gobierno de coalición progresista ha nacido y ha sido legitimado por la voluntad popular y su programa de recuperación de la dignidad social tras años de sometimiento de la política a los intereses de las clases dominantes. Ese es el secreto de este nuevo Ejecutivo formado casi en su integridad por neófitos en el poder: la coherencia ideológica y la priorización de lo que realmente necesita la ciudadanía frente a una falsa razón de Estado que sólo oculta cubrir los intereses de todos aquellos que pretenden el sometimiento absoluto de la gente a las cuentas de explotación de las multinacionales o los grandes bancos.

En un gobierno formado por políticos y políticas con escasa experiencia de poder, el funcionamiento del Ejecutivo se debe cimentar sobre la persona que realmente tiene experiencia y coherencia ideológica para, a través de ella, funcionar coordinado para conseguir los objetivos de justicia social que se encuentran en el acuerdo firmado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Esa persona es Carmen Calvo, sin ninguna duda.

La coherencia ideológica de la vicepresidenta primera está más que demostrada. El PSOE ganó las elecciones gracias a un programa centrado en la justicia social y en la devolución de los derechos y libertades al pueblo que fueron arrebatadas por el PP con el único fin de mantener los privilegios y ventajas a las élites, tal y como se pudo comprobar con el hecho de que los beneficios de las grandes empresas —y los salarios de sus altos directivos— subían en una proporción mayor que la devaluación de los sueldos de los trabajadores o de los ingresos de los autónomos y las pymes. Por eso, este gobierno, por coherencia, ha decidido derogar una reforma laboral que sólo ha conseguido generar dolor, desigualdad, pobreza y, sobre todo, aumentar los beneficios de las grandes empresas mientras éstas despedían a centenas de miles de personas porque la ley se lo permitía.

Uno de los grandes problemas a los que se enfrenta este gobierno es el territorial por el conflicto catalán. La vicepresidenta primera del Gobierno demostró en la entrevista concedida a El País que el único interés es cumplir la ley a la hora de hallar una solución al problema catalán. Carmen Calvo demostró que la intención del Ejecutivo es la de llegar a una solución dialogada, negociada y que no se salga de los límites legales que marca la Constitución. Mientras las dos derechas se inventan argumentos vacíos de realidad, es decir, falsos, o dirigentes de Vox se entrenan en campos de tiro para Dios sabe qué, Carmen Calvo afirmó claramente que la única salida que puede haber para Cataluña es la del diálogo. De ahí que dejara muy claro una cosa: no habrá referéndum de autodeterminación sino que «el texto pactado [con ERC] dice que la sociedad catalana podrá pronunciarse sobre un acuerdo que dé salida a esta situación, no sobre la ruptura de Cataluña con España. Eso es muy importante».

Otro de los grandes problemas de España y que cuenta con el aval de la experiencia y la coherencia ideológica de la vicepresidenta primera del Gobierno para ser resuelto es de la desigualdad de género y la violencia machista. La vicepresidenta es una mujer feminista, una mujer que lleva luchando desde hace décadas por la igualdad real de sexos y para ello siempre ha utilizado los canales democráticos para que, precisamente, esa revolución de las mujeres no se convirtiera en una guerra de géneros como pretenden ahora aquellos que siguen defendiendo el sometimiento de la mujer o que se rebelan contra la revolución feminista. Carmen Calvo, desde su experiencia y con su equipo, será el apoyo más importante que tendrá el Ministerio de Igualdad o la delegada del Gobierno para la Violencia de Género para implementar las medidas necesarias para erradicar los asesinatos de mujeres.

Este gobierno no es cómodo para las élites. Siempre prefirieron que los socialistas se comportaran como los socialdemócratas que han terminado con los partidos históricos y han dejado la vía libre para los populismos, sobre todo los de extrema derecha. Sin embargo, ahora tienen a un equipo de gente extremadamente preparada para afrontar los retos del país, todo ello coordinado por Carmen Calvo que es quien, además de la coherencia ideológica que, salvo excepciones, es predominante en todos los ministros y todas las ministras, la experiencia de saber cómo coordinar los diferentes ministerios, cómo marcar los tiempos y, sobre todo, de acertar en los planteamientos sobre los que asentar las diferentes propuestas.

1 Comentario

  1. Desde mi admiración y respeto por Ud., me gustaría hacer una aclaración.
    En un determinado párrafo de su artículo, Ud. escribe «dirigentes de Vox, se entrenan en campos de tiro no sabemos para qué» El problema, D. Manuel, no es el para qué, sino el por qué. Tengo entendido que esas prácticas se realizaron en un campo de Tiro del Ejército. Es normal que un civil practique en un campo de Tiro el Ejército ? Incurrió en alguna responsabilidad quien autorizó esas prácticas ? Hago la pregunta desde mi ignorancia, con el fin de que alguien me aclare si yo también podría efectuar esas prácticas de tiro. Saludos, D. Manuel, y gracias por todo su trabajo.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre