martes, 4octubre, 2022
30.7 C
Seville

El Gobierno responde a la amnistía fiscal en las regiones del PP recuperando el impuesto a los ricos propuesto por Unidas Podemos

La ministra Montero recupera la medida que lanzó Pablo Iglesias cuando era líder de Unidas Podemos

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha avanzado hoy que el Gobierno está trabajando en la posibilidad de crear un nuevo impuesto temporal para las grandes fortunas, en línea con la propuesta de Unidas Podemos y que entraría en vigor a partir del 1 de enero de 2023. Se trata de la respuesta del Gobierno a la amnistía fiscal general a los millonarios que están fomentando las comunidades autónomas gobernadas por el PP. Mientras el Madrid de Isabel Díaz Ayuso ha instaurado un paraíso fiscal en los últimos meses y regiones en manos populares como Andalucía y Murcia han anunciado que llevarán a cabo bonificaciones similares en las próximas semanas, Pedro Sánchez ha decidido mover ficha y recaudar más desde Madrid. No es exactamente la recentralización de impuestos propuesta por el ministro Escrivá para evitar la insumisión tributaria, el dumping fiscal y la desquiciada carrera entre comunidades por ver quién construye el paraíso fiscal más seductor para las grandes fortunas, pero se parece bastante.

Con las elecciones a la vuelta de la esquina, la guerra de los impuestos ya se ha declarado entre Gobierno y oposición. Es la misma táctica que suele utilizar el Partido Popular cada cuatro años. Primero victimismo porque las élites pagan demasiados impuestos y después Cataluña. El presidente andaluz, Juanma Moreno Bonilla, ya ha abierto ese melón al invitar a los empresarios catalanes a que se instalen en Andalucía, una región en la que según él se pagan menos impuestos. La propuesta de Moreno ha sido rebatida de inmediato por el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, que ha acusado a su homólogo andaluz de fomentar la “catalanofobia fiscal”. “Quite sus manos de Cataluña”, le ha respondido, de modo que vuelve a haber choque de trenes y guerra de las banderas entre los dos nacionalismos, el español y el catalán, un conflicto que nunca ha traído nada bueno a este país pero que el PP agita de forma irresponsable cada vez que tiene la ocasión.

Sánchez quiere contrarrestar la insumisión fiscal de la derecha española ayusista tomando la iniciativa y recuperando una propuesta, la de gravar a los más ricos, que ya propuso en su día Unidas Podemos. Hace poco más de un año, el entonces líder Pablo Iglesias anunció que estaba ultimando con la ministra Montero un Impuesto de Patrimonio de carácter estatal que se aplicaría a las rentas más ricas. Esta nueva medida fiscal afectaría a las rentas de más de 10 millones de euros.

A aquello se llamó “impuesto a los ricos”, pero el plan quedó guardado en un cajón hasta hoy. En declaraciones a los medios en los pasillos del Congreso, Montero ha defendido la necesidad de “pedir un mayor esfuerzo” a quienes tienen beneficios extraordinarios, como las empresas energéticas, y a las “mayores rentas”. Montero ha eludido dar detalles sobre el eventual futuro impuesto, porque “hay que dejar que los técnicos trabajen”, pero ha apuntado que sería temporal, igual que los gravámenes a las energéticas y la banca, que estarán vigentes dos años.

- Publicidad-

La ministra también ha mostrado su intención de que el impuesto esté en vigor a comienzos del próximo año, aunque “habrá que ver la tramitación”, y tampoco ha desvelado si se incluirá en los Presupuestos de 2023.

Este impuesto sería diferente del actual impuesto de patrimonio, que grava los patrimonios por encima de 700.000 euros –excluidos 300.000 euros de vivienda habitual–, cedido a las comunidades autónomas y que Madrid (y próximamente Andalucía y Murcia) bonifica en su totalidad.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

  1. Respondiendo al intento de legitimación de “de-progresividad” fiscal del PP, que intenta defender este ataque contra los servicios públicos y la redistribución de la riqueza, presentándose como defensores de aquellos a los que masacran en los territorios que gobiernan, deteriorando aquellos y debilitando el Estado en el que se envuelven con la investidura de Patria, no debería el gobierno central hablar, en un país que ingresa menos impuestos que la media europea y que adolece de recursos para atender a su ciudadanía, de temporalidad para anunciado impuesto de los que menos pagan, mas evaden, y más obtienen del sistema.
    La cuestión es que la evasión y la elusión fiscal, como esa forma ocultamiento o desplazamiento de los ingresos en el que los que más ganan son los que menos pagan (empresas millonarias pagando menos que un asalariado mientras destripan a su servicio las infraestructuras a través de la que generan sus beneficios), es lo que bajo esa forma de presentación defiende la derecha española subvirtiendo la realidad: que es a los más, y los menos beneficiados del proceso, a los que sacrifican en esto que ellos llaman de infierno fiscal, donde lo único seguro es que pagaran proporcionalmente menos los más ricos.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído