El Gobierno ha rechazado la propuesta de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) de conmemorar como día del exilio republicano el 22 de febrero, fecha de la muerte del poeta Antonio Machado, en suelo francés, que simboliza perfectamente la travesía de miles de personas que huyeron del fascismo español cruzando los Pirineos, muchos de los cuales murieron sin haber vuelto a pisar suelo español.

El ejecutivo pretende celebrar como día del exilio el 8 de mayo porque “permite realizar una vinculación del pueblo español con la memoria democrática europea, y sitúa a las víctimas españolas del exilio en el marco de la victoria aliada frente al nazismo y el fascismo, por la que hicieron tantos sacrificios estos compatriotas durante la Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial”.

“Lamentablemente esa fecha del año 1945 no tiene nada que celebrar; una parte de los deportados republicanos habían sido liberados de los campos nazis pero no pudieron regresar a España y la liberación de parte de Europa no alteró la existencia de la dictadura franquista que sobrevivió treinta años más en los que se generaron más exiliados, miles de personas fueron torturadas, perseguidas por sus ideas y asesinadas”, explica Emilio Silva, presidente de la asociación.

Con respeto a la fecha en la que el Gobierno pretende conmemorar a las víctimas de la dictadura, el ejecutivo ha elegido el 31 de octubre, día de la aprobación parlamentaria del texto de la Constitución de 1978, con los siguientes argumentos: “El proceso constituyente en general, y la propia Constitución española de 1978, suponen el ejercicio de reconciliación por excelencia de los españoles y el definitivo triunfo de los valores de libertad, igualdad, pluralismo político y diversidad territorial por el que lucharon las víctimas tanto del Golpe militar como de la Dictadura franquista”.

La ARMH había propuesto que la fecha de conmemoración de las víctimas de la dictadura fuera el 12 de diciembre, porque en ese día de 1946, la Asamblea General de la ONU condenó la dictadura franquista y sí es una fecha señalada. El texto de la resolución aseguraba que: “En origen, naturaleza, estructura y conducta general, el régimen de Franco es un régimen de carácter fascista, establecido en gran parte gracias a la ayuda recibida de la Alemania nazi de Hítler y de la Italia fascista de Mussolini

La fecha del 31 de octubre de 1978 no puede conmemorar a las víctimas de la dictadura porque el texto se aprobó en un Parlamento surgido de unas elecciones en las que estuvo prohibida la participación de partidos republicanos y porque la Constitución no menciona ni recuerda a las víctimas de la dictadura ni se declara deudora del anterior periodo democrático que fue la Segunda República, ni reconoce la lucha de miles de hombres y mujeres para reconquistar la democracia. Eso significa que la Constitución practicó el negacionismo y no puede servir para conmemorar a las víctimas”, explica Silva. “Si el Estado coloca dos fechas falsas que no representen la realidad de las personas exiliadas y de las víctimas hará un flaco favor a la democracia y en vez de  resolver con dignidad un problema generará otro”, concluye.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre