Foto Agustín Millán

Tras la quinta reunión, en poco más de una semana, entre los agentes sociales y el Gobierno para alcanzar un acuerdo, ha terminado sin acuerdo. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz para atraer a la patronal, la más reacia al acuerdo. La nueva propuesta del Gobierno se basa en incrementar el porcentaje de las exenciones de cotización a la Seguridad Social en caso de rebrote y mantener las suspensiones de empleo por fuerza mayor.

El plazo para alcanzar una solución consensuada se acaba, ya que los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo ERTE, por fuerza mayor que se decretaron tras el estado de alarma, debido a la crisis de la COVID-19 decaen el 30 de junio. Gobierno y agentes sociales tiene apenas seis días para negociar en el último momento y se debería llegar a poder definir la prórroga de los ERTE, sus condiciones y lo más importante hasta cuándo.

Exenciones a las cotizaciones de la Seguridad Social

El principal escollo para llegar a un acuerdo con los empresarios es el tema de las exenciones a las cotizaciones de la Seguridad Social que pagan por los empleados que estén en un ERTE. La CEOE quiere porcentajes altos, porque supone un ahorro para las empresas, mientras que el Gobierno pretende dejarlos bajos, para contener los costes de los ERTE, actualmente de unos 3.000 millones al mes.

Para los ERTE por fuerza mayor total (los que afectan a toda la plantilla por los efectos del COVID) se plantean unas exenciones de cotizaciones del 70% en julio, del 60% en agosto y del 35% en septiembre para las empresas de menos de 50 trabajadores, y del 50% en julio, del 40% en agosto y del 25% en septiembre para las de más de 50 trabajadores. Es una mejora sobre los porcentajes actuales de descuento, que están en el 45% y en el 30%.

Para los ERTE por fuerza mayor parcial (donde hay que se han incorporado a sus puesto de trabajo) y los ERTE ordinarios (los que se hacen por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, y no por la pandemia) y que siempre han estado disponible. Las exenciones para los trabajadores que hayan vuelto a la actividad serán del 60% (en las empresas de menos de 50 trabajadores) y del 40% (en las de más de 50). En el caso de las cotizaciones de los trabajadores que sigan en el ERTE, las rebajas son del 35% en ambos casos.

Se trata de puntos relevantes para la patronal CEOE que se había mostrado más reticente al pacto ante las últimas ofertas del Gobierno.

“Espero que en plazo breve tengamos acuerdo”, ha subrayado el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, en declaraciones a Onda Cero donde ha explicado que están “en intercambio de papeles, de documentos, de fórmulas y espera que se zanje todo «esta semana”. A su juicio, “no tendría ningún sentido que ahora no cerráramos un acuerdo (…) nos vamos a dejar la piel”.

el líder de CCOO, Unai Sordo, ha apuntado que “las discrepancias son perfectamente subsanables” y se ha mostrado confiado en el pacto.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre