El Consejo de Ministros de este martes prevé dar luz verde a una declaración de emergencia climática, compromiso que asumió el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cuando estaba en funciones

Esta declaración de emergencia climática estaba en la agenda de Pedro Sánchez y desde el principio la impulsó con la máxima urgencia, según repitió en reiteradas ocasiones. Unidas Podemos presento una moción parlamentaria sin fuerza jurídica —proposición no de ley— que salió adelante en la anterior legislatura, antes de la repetición electoral el pasado 10 de noviembre.

“La puesta en marcha de una Asamblea Ciudadana del Cambio Climático”

En aquel debate, la ministra para la Transición Ecológica en funciones, hoy vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera, anunció que lo haría en la primera reunión del próximo Gobierno, ha sido en la tercera. El borrador de acuerdo, al que tiene previsto dar luz verde el Ejecutivo, se compromete en los primeros cien días a remitir al Parlamento el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, para alcanzar la neutralidad climática como muy tarde en 2050, sobre la base de un sistema energético cien por cien renovable, un parque de turismos y vehículos comerciales no contaminantes y un sistema agrario neutro en CO2.

La emergencia climática también se compromete a definir en este plazo “la senda de descarbonización a largo plazo y presentar el segundo Plan Nacional de Adaptación”, así como “reforzar los mecanismos de participación a través de la puesta en marcha de una Asamblea Ciudadana del Cambio Climático”. El Gobierno se compromete “a impulsar la transformación del modelo industrial y del sector servicios, de modo que favorezcan la sostenibilidad de las actividades económicas y el empleo de calidad”.

En esa declaración se debería fijar el camino que debe seguir España hacia la descarbonización y la reducción de emisiones. En el pacto de Gobierno del PSOE y Unidas Podemos, podía leer: “Aprobación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Se fijarán objetivos de emisiones de gases de efecto invernadero y energía para vertebrar las políticas energéticas, de transporte, de producción industrial y las urbanas, abriendo, al mismo tiempo, una oportunidad para la generación de nuevas orientaciones socioeconómicas, garantizando la transición justa. El objetivo será alcanzar en 2050 una generación de electricidad con origen 100% renovable, y entre el 85% y el 95% en 2040”.

Estrategia de transición justa al nuevo modelo energético. “Desarrollaremos planes de acción urgente para las comarcas afectadas por el cierre de centrales de carbón y centrales nucleares con calendario conocido, de manera que se definan escenarios estables, predecibles y competitivos para estas áreas, fomentando el desarrollo e inversión en innovación y tecnologías verdes, favoreciendo la formación necesaria para hacer frente a las necesidades del futuro al objeto de asegurar nuevas oportunidades de empleo en las comarcas afectadas”, se puede leer en los acuerdos del Gobierno de Coalición.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − 2 =