Con las cifras de contagios y hospitalizaciones disparadas, los bandazos dados por el Gobierno de Juan Manuel Moreno Bonilla desde que asumió el mando único el pasado junio en la gestión de la pandemia del coronavirus quedan en evidencia con las previsiones contradictorias realizadas, con apenas una semana de diferencia, por el vicepresidente de Andalucía, Juan Marín, de Ciudadanos. Del tiempo que ha transcurrido entre el pasado domingo 25 de octubre y este lunes 2 de noviembre, el ejecutivo andaluz ha pasado de no contemplar “como previsión” el cierre de Andalucía para las entradas y salidas de la comunidad a estudiar seriamente el confinamiento domiciliario “en los próximos días”, pese a que es ahora el Gobierno central el que no prevé esta posibilidad, según las últimas declaraciones del ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Marín dijo en La Sexta el pasado domingo 25 de octubre que “lo importante es intentar mantener la normalidad dentro de la convivencia con este virus” y este mismo lunes 2 de noviembre ha virado por completo en este discurso de “normalidad” al señalar en TVE que cualquier decisión que tome el Gobierno andaluz para frenar los índices de contagios “va a ser entendida por la ciudadanía”. Ahora, Marín no descarta “ningún escenario” si siguen aumentando los contagios de covid-19 y la presión hospitalaria.

Los ideólogos de la “anticipación”

Marín, que junto al consejero de Presidencia, Elías Bendodo, han capitaneado en Andalucía, más que el propio titular de Salud, Jesús Aguirre, la gestión de la crisis del coronavirus y sobre todo sus críticas constantes a la gestión del ejecutivo de Pedro Sánchez al respecto, han pasado de un discurso de actuar con “normalidad” frente a las tasas de contagios en Andalucía a otro de contundencia cuando ya todas las alarmas han saltado desde hace días en buena parte de la red hospitalaria andaluza, según han advertido reiteradamente responsables médicos y de enfermería.

El presidente andaluz apela a la prudencia de los ciudadanos precisamente cuando los planes de “anticipación” de la Junta no han servido para evitar el colapso hospitalario

Los nuevos contagios e ingresos hospitalarios y en UCI no han parado de batir récord tras récord durante las últimas semanas en los hospitales andaluces, sin que en ningún momento los planes de “anticipación” reiterados constantemente por Bendodo se hayan mostrado útiles para frenar una segunda ola, que ha cogido por sorpresa a la red hospitalaria andaluza. De hecho, estos días se han superado ya los índices de hospitalizados e ingresos en UCI registrados en Andalucía durante el pico de la primera ola.

El propio presidente ha hecho gala de ese estilo anticipador de su ejecutivo asegurando en Twitter que el pasado miércoles avanzó que se superaría “pronto el récord de hospitalizaciones y hoy [por ayer lunes] es el día con más personas en los hospitales desde el inicio de la pandemia”. Moreno Bonilla insta ahora a los andaluces a “extremar la prudencia y la responsabilidad” al tiempo que amenaza con “tomar medidas más difíciles” si la situación no mejora pese a las medidas de confinamiento perimetrales realizadas estos días en la comunidad de forma gradual, pese a que los datos ya aventuraban que los contagios se extienden de forma rápida y sin control por buena parte de la comunidad que menos pruebas PCR realiza entre su población, como denuncia reiteradamente la líder del principal partido de la oposición, Susana Díaz.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre