jueves, 30marzo, 2023
25.1 C
Seville

«El Gobierno de EEUU ha participado en desinformación y censura al despreciar la teoría de la fuga de labotario como origen del Covid»

Michael Shellenberger y Lieghton Woodhouse han publicado un interesante artículo denunciando la ocultación por parte del Gobierno norteamericano

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Michael Shellenberg es periodista y autor de «best sellers» como «Apocalypse Never» y «San Francisco». Fue galardonado con el premio «Green Book». Leighton Woodhouse es periodista independiente y realizador de documentales.

Juntos han firmado un artículo en Substack, en el que denuncian la intervención del Gobierno norteamericano en campañas de desinformación y de censura deliberadas respecto al origen de laboratorio del Covid-19, una cuestión que está siendo ahora objeto de un intenso debate público en Estados Unidos.

A continuación, recuperamos gran parte del contenido del artículo, considerando que pueda ser de interés para nuestros lectores acceder a una versión en español.

Censura de las redes sociales como Facebook e Instagram

«Desde 2018, miembros del partido Demócrata del Congreso, expertos y grupos de expertos, incluido el Instituto Aspen, han instado a las plataformas de redes sociales como Facebook y Twitter para que llevasen a cabo acciones de censura sobre la información, y lo han hecho. «En septiembre de 2020, por ejemplo, Facebook censuró un segmento de «Tucker Carlson Tonight» en el que un médico chino decía que la pandemia de Covid se debió a que un virus se escapó de un laboratorio en China. Facebook etiquetó el vídeo como «información falsa» e Instagram lo etiquetó también.

Las demandas del gobierno pidiéndole a las empresas de redes sociales que censurasen el contenido han ido en aumento bajo el mandato de Joe Biden. En enero de 2021, la Agencia de Seguridad Cibernética y de Seguridad de la Infraestructura, que se creó en 2018 para responder a la desinformación electoral, amplió su alcance «para promover una mayor flexibilidad para centrarse en la información errónea, la desinformación y la mala información en general». Donde la desinformación puede ser no intencional, la desinformación se define como deliberada, mientras que la desinformación puede incluir información precisa que es «engañosa». En abril de 2022, el Departamento de Seguridad Nacional de EEUU (DHS, por sus siglas en inglés) anunció una «Junta de Gobernanza de la Desinformación». La fuerte reacción negativa llevó al DHS a abandonar públicamente, aunque en silencio, su esfuerzo a través de sus agencias.»

Señala el artículo los correos electrónicos entre los funcionarios de Biden y los ejecutivos de Facebook, «que muestran que los primeros presionaron fuertemente a Facebook para que censurara el contenido que creían que estaba causando dudas sobre las vacunas, y los segundos señalaron su censura de «contenido a menudo verdadero» para lograr ese objetivo.» Una semana después de que Biden tomase posesión, Facebook anunció: «Estamos ampliando nuestros esfuerzos para eliminar afirmaciones falsas… Esto incluye afirmaciones como… que el Covid-19 es artificial o fabricado».

Teorías de la conspiración

Los autores apuntan que, «durante años, la idea de que la pandemia de coronavirus fue causada por una fuga de laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan en Wuhan, China, se ha considerado marginal. En febrero de 2020, The Washington Post publicó un artículo titulado «Tom Cotton repite la teoría de la conspiración desacreditada sobre el coronavirus», después de que el senador republicano plantease la idea. Dos días después, la revista médica británica The Lancet publicó un artículo firmado por 27 científicos «para condenar energéticamente las teorías de conspiración que sugieren que el Covid-19 no tiene un origen natural».

Hoy en día, remarcan los autores, «los principales medios de comunicación consideran que la posibilidad de que una fuga de laboratorio haya causado la pandemia es tan probable como la posibilidad de que haya sido causada por un contagio de un virus de animal a humano. El Wall Street Journal informó el pasado domingo que el Departamento de Energía de EEUU (DOE) se unió a la Oficina Federal de Investigación (FBI) para concluir que era más probable que una fuga de laboratorio haya causado la pandemia de coronavirus que las causas naturales. En noviembre, el principal funcionario del gobierno que supervisa la respuesta de EEUU a la pandemia, Anthony Fauci, dijo sobre el origen del Covid: «Tengo una mente completamente abierta».

Creciente censura de las plataformas e inconstitucionalidad

«El episodio plantea preguntas preocupantes sobre el aumento de la censura de las plataformas de redes sociales a instancias de funcionarios gubernamentales, contratistas gubernamentales y científicos y expertos, aparentemente no partidistas. Bajo la presión de actores gubernamentales y no gubernamentales, Facebook, Twitter y otras plataformas de redes sociales han censurado información verdadera o potencialmente verdadera sobre todo, desde vacunas hasta el escape de laboratorio y los vínculos comerciales de la familia Biden.«

«Dada la amplia protección de la libertad de expresión que brinda la Primera Enmienda, las exigencias del gobierno de que las empresas de redes sociales censuren la información, incluso, la información inexacta, pueden ser inconstitucionales«.

El patrón de comportamiento de los funcionarios del gobierno, los contratistas del gobierno y los exfuncionarios de la CIA, el FBI, el DHS y otros servicios de inteligencia es, para los autores, preocupante. «La censura ha sido exigida en varios casos importantes, incluido el caso de los orígenes del covid, por las mismas personas que difundían desinformación o información errónea. Esa realidad destacada las formas en que la desinformación y la censura son dos caras de la misma moneda. Para comprender este patrón preocupante de aumento de la desinformación y la censura del gobierno y qué se debe hacer para evitar que ocurra de nuevo, debemos analizar más de cerca el debate sobre los orígenes del Covid».

El artículo, que puede leerse completo en la plataforma creada por ambos autores, Public, analiza los hechos acontecidos, la participación de instituciones como EcoHealth Alliance y los datos que, a pesar de haber estado ante todos nosotros, se han querido despreciar constantemente.

Una reflexión imprescindible, que apunta a la necesidad de defender la verdadera libertad de expresión, incluso en aquellos casos en los que se defiendan posibilidades que puedan resultar erróneas. Estos periodistas independientes hacen una denuncia pública del comportamiento de la mayoría de los periodistas que, lejos de mantenerse independientes, investigando y no pretendiendo convencer, se han posicionado de parte de un discurso, incluso trampeando los propios procedimientos necesarios.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído