Hace unos días, los sindicatos UGT y CCOO nos concentramos ante la sede de la Junta de Andalucía, para protestar por la falta de diálogo social y la prepotencia del Gobierno de la Junta de Andalucía.

Se trata de la primera concentración tras la toma de posesión de la derecha de la Junta tras treinta y seis años de mandato socialista; no nos concentramos por mostrar músculo, aunque a pesar de la pandemia y con todas la medidas de seguridad, lo mostramos de sobras; la protesta tenía que ver con el convencimiento de que para salir de la crisis de la COVID-19 con garantías en Andalucía, es necesario rescatar a las personas, proteger el empleo y reforzar lo público con diálogo social y el actual gobierno de Andalucía ha decidido de maneral unilateral que los representantes legales de los trabajadores sobramos en esa mesa de Diálogo.

Las reivindicaciones de UGT han sido claras desde el primer momento y por eso nos concentramos ante el Palacio de San Telmo, sede de la Junta para exigirle al Gobierno andaluz que “gobierne para todas y todos y que dé soluciones a las personas que lo necesitan y peor lo están pasando a consecuencia del fuerte impacto económico y laboral que ha generado la pandemia.

Para UGT es fundamental parar la destrucción de puestos de trabajo que se está produciendo en Sevilla y en Andalucía y que las empresas opten por soluciones coyunturales, en ese sentido, los sindicatos hemos llegado a acuerdos con el Gobierno para poner en marcha ERTE porque entendemos que el COVID-19 no durará para siempre, por eso insistíamos en que estamos ante algo coyuntural y se tiene que trabajar para que las empresas no opten por despidos, optando por hacer un ERE para desvincular para siempre a las trabajadoras y trabajadores de sus empleos.

Durante meses y buscando lo mejor para los trabajadores y trabajadores, hicimos propuestas económicas, laborales y sociales y después de hacerle aportaciones consideradas por ellos mismos como de muy válidas, a la hora de su aplicación práctica nos dejaron fuera de ese diálogo social para lanzarse en brazos de la patronal, de los empresarios como si los sindicatos mayoritarios no tuviéramos nada que ver con el mundo laboral y social.

Desde UGT entendemos que hay sectores especialmente afectados como son la aeronáutica, hostelería o el comercio, servicios públicos, sectores esenciales para nuestra economía, sectores sin los que es imposible una reactivación de la economía y la Junta no puede mirar para otro lado, tiene que articular medidas para intentar salvar a estas empresas, tiene que ponerse al lado de los sindicatos para salvar estas empresas; Sevilla tiene más de 220.000 desempleados, una tasa de desempleo de más del 24% y más de 80.000 personas parados de larga duración sin ningún tipo de prestación.

Pero este Gobierno parece haber elegido su hoja de ruta y esa hoja de ruta no pasa por la defensa de lo público, por la defensa de nuestro tejido industrial…como muestra, aportaré unos pocos datos:

  • A las trabajadoras y trabajadores del SAS se le recortan derechos, algunos de ellos propios, que son derechos conseguidos con mucho esfuerzo.
  • Empresas como Veiasa, Gaz, Aernova, Alestis, Atis, Satys, Meupe, Aerotecnic Metallic, Aerotecnic Assamble, Mave Aeronáutica, Global Quality, Latessys Iberia, Aciturri, Inespasa,Semi, entre otras muchas ….se encuentra afectadas por recortes de su plantillas que ponen en peligro la producción y su arraigo en Sevilla y hablamos de un sector fundamental como es la industria, la aeronáutica, la ingeniería en la que Sevilla ha sido líder mundial.
  • La actual Junta de Andalucía actual es incapaz de encontrar la manera de aportar 20 millones de euros, para salvar ABENGOA. Ponen en peligro miles de puestos de trabajo y a una empresa puntera en ingeniería con un fuerte compromiso con las energías limpias y medioambientalmente sostenibles.
  • Mantiene a miles de trabajadoras y trabajadores de las empresas del sector público andaluz en la incertidumbre y el desconcierto, criminalizándolos. Son una parte fundamental en la prestación de servicios a la ciudadanía, sin ellos muchos servicios públicos dejarían de prestarse. Son más de 30.000 personas amenazadas por auditorías que se alargan en el tiempo

Este Gobierno con su actitud está poniendo en grave peligro la paz social, porque las trabajadoras y trabajadores no están dispuestos a renunciar a sus derechos, el respeto a la ley, y libertades, algo que costó mucho esfuerzo conseguir.

Querer salir de esta crisis sin contar con las trabajadoras y trabajadores es entregarse en manos de los empresarios desnivelando la balanza trabajo y capital, favoreciendo al capital sobre cualquier otra cosa y en esta tarea que ya han comenzado, nos van a tener enfrente a los sindicatos.

Desde UGT queremos gritarle al Gobierno de la Junta de Andalucía que, si no fuera por nosotras y nosotros, por las trabajadoras y trabajadores de los servicios públicos, de la seguridad, del transporte, de la limpieza, del sector servicios o la industria, de nuestras cuidadoras… nuestra sociedad no hubiera salido adelante durante la pandemia. Y por eso, no es el momento de dar la espalda a quienes han hecho posible salir adelante.

Es el momento de apostar por las personas y no dar cheques en blanco a las empresas y contribuir a que despidan a los trabajadores.

Por eso desde UGT le decimos con total claridad al Gobierno de Andalucía que camine en la senda de las soluciones de los problemas de las trabajadoras y trabajadores sevillanos y andaluces, pero que, de ninguna manera le entregue un cheque en blanco a los empresarios, las ayudas tienen que llevar el compromiso de que no se marcharan de nuestra tierra, de que mantendrán el empleo, de que cumplirán lo pactado en los convenios colectivos.

No puedo terminar esta reflexión sin destacar la labor de los servicios públicos, de la sanidad, de la educación y la administración pública, todo ello en las condiciones más duras y que han sabido llevar en alto el timón, han sabido dar el 200% de ellos en momentos muy difíciles …por ello es el momento de reconocer que es necesaria una apuesta decidida por unos servicios públicos y de invertir en ellos.

Desde UGT queremos alzar la voz para que se nos entienda bien que las sevillanas y sevillanos, las andaluzas y los andaluces, merecemos un Gobierno que mire por los intereses de la clase trabajadora y no solo por el beneficio empresarial. Que merecemos un Gobierno que vele por un mejor presente y futuro de las trabajadoras y de los trabajadores. Y que lo tenga claro, no vamos a dar ni un paso atrás.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre