El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha avanzado que el Gobierno aprobará en Consejo de Ministros la próxima semana un Real Decreto para la “nueva normalidad” y ha destacado que el Ejecutivo comprende la impaciencia de los actores económicos pero “sin salud pública no hay negocio que dure abierto al público”.

Sánchez, ha explicado que el sistema sanitario español  estuvo al borde del colapso  y era necesario evitar los contagios y controlar la curva, por eso “todos tuvimos que limitar nuestras libertades, restringir desplazamientos”, confinar a los ciudadanos era la forma de hacerlo  “no había otra manera, asumimos uno de los confinamientos más estrictos de Occidente. Ha sido terriblemente duro, pero tremendamente eficaz. Estamos saliendo del túnel  y gracias al estado de alarma podemos hacer un balance positivo de la desescalada, no ha habido por ahora un impacto negativo en la evolución de la pandemia”, ha afirmado Sánchez.

“LA POLÍTICA DEBER SERVIR PARA  COMBATIR EL VIRUS UNIDOS”

El presidente del Gobierno ha tildado la desescalada en España de gradual e  inteligente. “La ciudadanía ha asumido con sentido cívico”, ha dicho.

En este sentido Sánchez ha afirmado que “el Gobierno seguirá atento porque el virus circula aún y sabíamos los efectos de parar el país y ha añadido que “el escudo social, la red que hemos lanzado, quería amortiguar la caída. Proteger para reforzar nuestra arquitectura social. Preservar el bien común”.

Sánchez ha definido a la pandemia como “una calamidad mundial” y ha aclarado que “Italia o España no son culpables. Ni Milán, ni Madrid ni Londres. Hay que combatirlo juntos. Es una lección que debe extraerse” y ha añadido que  “la política debe servir para combatir el virus unidos. La bandera es de todos, no se pueden utilizar las víctimas. La pandemia no ha atacado igual en todos los territorios”.

CARACTERÍSTICAS DEL ESTADO DE ALARMA HASTA EL 21 DE JUNIO

Pedro Sánchez ha explicado que el Gobierno comprende la impaciencia de los actores económicos pero ha destacado que  “sin salud pública no hay negocio que dure abierto al público” y por eso “pido una nueva prórroga del estado de alarma. La última. Ha sido la herramienta fundamental para detener la pandemia”, ha dicho.

Además,  el presidente ha insistido en que “el estado de alarma es un instrumento del Estado, no del Gobierno. Todas las libertades han persistido durante el estado de alarma, salvo la libertad a contagiar. Ha habido control parlamentario. Esta última prórroga presenta como características: en los territorios en fase 1 y 2, el Ministerio de Sanidad seguirá en la cogobernanza. En los de la fase 3, la presidencia autonómica tendrá la facultad de decidir si mantiene o modifica y cómo las medidas, así como el paso a la nueva normalidad: el levantamiento del estado de alarma. La superación de la fase 3 supone que se dejará de estar en el estado de alarma.

También ha insistido Sánchez en recordar que “las comunidades nunca perdieron sus competencias. A pesar del mando único de los ministerios, la gestión de las competencias estuvo en sus manos”.

A partir de la fase 3, ha explicado el presidente, “las comunidades tendrán la capacidad de decisión absoluta, salvo las restricciones en materia de movilidad” y ha añadido “es un estado de alarma único. Habrá que acompañar a los territorios a la nueva normalidad. El próximo martes se aprobará un real decreto ley para la nueva normalidad, con todas las medidas de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la pandemia tras la expiración del estado de alarma”, “se trata de aunar en una norma las medidas sanitarias que se deben observar hasta contar con una vacuna o un tratamiento eficaz y así evitar rebrotes

Sánchez ha enumerado las medidas económicas tomadas por la Unión Europea y ha destacado que “deberíamos esforzarnos en conseguir una imagen de unidad real que nos refuerce en nuestra negociación con nuestros socios europeos”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre