Viñeta de Eneko

Los pasados 22 y 25 de julio asistimos a un proceso de degradación de nuestra democracia. La falta de entendimiento entre el Partido Socialista y Unidas Podemos ha llevado a la ruptura del bloque que dio paso a casi un año de gobierno progresista, mientras tanto, la derecha del PP, C´s ha logrado alcanzar acuerdos con la ultraderecha de VOX en comunidades como Madrid o Murcia.

La pregunta que debemos hacernos tras estos pactos es: ¿Por qué la izquierda no puede pactar con la misma facilidad?

La derecha puede llevar a cabo pactos con mayor eficacia debido a que, pese a sus ligeras diferencias, son capaces de ponerse de acuerdo para realizar propuestas que satisfagan total o parcialmente sus programas tanto ideológicos como económicos.

El problema que tiene la izquierda es que los personalismos y la lucha por la hegemonía han provocado que en ningún momento hubiera intención de acuerdo claro por parte de ninguna de las fuerzas. La falta de voluntad se puede ver en las sucesivas propuestas que han formulado ambas formaciones, en las que, en vez de hablar de paquetes de leyes o programas, sugerían un reparto de poderes pidiendo a la otra fuerza cosas que se percibían como inasumibles para la otra parte.

Respecto a los personalismos, las negociaciones para entrar en el gobierno eran importantes para Podemos, puesto que de ello dependía qué Pablo Iglesias siguiera siendo el líder indiscutible del partido. El ostracismo de personalidades importantes como Errejón, Carolina Bescansa, Pablo Bustinduy o Espinar denotaban que la formación no pasaba por su mejor momento en lo que a unidad se refiere.

Hasta cierto punto es entendible que en Podemos pidieran la obtención de vicepresidencias e importantes ministerios como el de Trabajo o Educación, ya que así tendrían capacidad de acción dentro del gobierno. Esta capacidad de acción probablemente habría sido vista como el salvavidas de este partido ante el inminente hundimiento en las urnas.

El ministerio de trabajo era realmente importante dado que, una de las medidas estrella en el programa de Podemos era la derogación de la reforma laboral. Sin embargo, lo que para ellos suponía la realización de una parte importante de su programa, para el PSOE significaba una considerable pérdida de poder ante un partido al que trapicaban en escaños y doblaban en votos. Este ministerio también supuso una línea roja, ya que el PSOE solo proponía derogar los aspectos más controvertidos de la reforma laboral para la clase trabajadora, a la vez que se formulaba un estatuto para los trabajadores adecuado para el siglo XXI. Podemos, por el contrario, exigía su completa derogación de la misma para la formulación de una nueva reforma que revirtiera la situación en la que se haya el mercado laboral español.

En lo que se refiere al modelo cooperación entre los ambos partidos, PSOE por su parte intentó llevar a cabo el conocido como gobierno “a la portuguesa” en el que la izquierda considerada como más radical, se quedase fuera del ejecutivo, para que el Partido Socialista pudiera formar un gobierno estable sin olvidar que sus socios preferentes estaban a la izquierda.

La negativa de Podemos fue percibida por el PSOE como una amenaza, este es el punto en el que yo me hago una pregunta: si para los militantes y líderes de Podemos el Partido Socialista no es un partido de izquierda, ¿Por qué están tan obcecados en formar con ellos un gobierno de coalición?

El argumento esgrimido por la formación morada es que el PSOE en ciertos momentos ha realizado reformas que desde el punto de vista de esta “True Left” no han sido beneficiosas para la clase trabajadora, por tanto, Podemos debía ser el guardián dentro del gobierno con el fin de evitar que los socialistas volvieran a “hacer de las suyas”.

Este planteamiento es muy bonito, sin embargo, en el PSOE se dieron cuenta de que mantener a Podemos cerca del gobierno era peligroso, puesto que, aunque trasladarían sus buenas ideas al ejecutivo, también podrían trasferir las luchas internas ya habituales en su partido al seno del gobierno español debilitándolo irremediablemente.

Respecto al PSOE, ha cometido numerosos errores, el primero de ellos fue designar a la vicepresidenta Carmen Calvo para negociar el gobierno, tanto ella como Pablo Echenique han sido incapaces de mediar para construir un conflicto en común.

Sin embargo, la exclusión de Pablo Iglesias ha sido el mayor error estratégico del PSOE, es cierto que pudo verse al Secretario General de Podemos como el caballo de Troya que acabaría con el gobierno, sin embargo, esto fue visto por inscritos y cargos de Podemos como un insulto, cosa que al final ha lastrado las posteriores negociaciones.

Lo que quedó claro en la sesión de investidura fue la posición de bloqueo tanto de la derecha como de la ultraderecha. Ante este panorama desolador, los dos partidos deberían apartar sus diferencias, adoptar posturas más moderadas y formar un gobierno que represente a la mayoría de los españoles, dejando a un lado la lucha por la hegemonía para formar una alternativa progresista.

La cuestión es si esta visión se materializará en el futuro formando de nuevo un gobierno de coalición o un gobierno “a la portuguesa”. Desde mi punto de vista sería más sano para nuestra democracia un gobierno en coalición, siempre y cuando Podemos se comprometiera a dejar a un lado sus diferencias con el PSOE para formar un proyecto común. Este gobierno además podría tener un carácter histórico, al ser el primer gobierno en coalición desde la restauración de la democracia.

Apúntate a nuestra newsletter

6 Comentarios

  1. no es el fracaso de la izda
    Up no ha fracasado en intentar negociar y
    el PP$.e no es izda
    cuando pide al trifachiuto abstencion para la investudura de $anchez , Up no ha fracas

    en ls posts detallado la mandanga trilera del Pa$e en su “negociacion”
    que ha planteado y realizado incluso por tuiter….:
    constantemente renovado
    psoe=PPa$:€ mandanga trilera neoliberal
    https://www.youtube.com/watch?v=We0J4x89toY

  2. Hora de la abstencion: que gobiernen los franquistas y ya vereis como se unen esta banda de retrasados a llorar por las esquinas. Abre si tienen q exiliarse en vez del millo de ingenieros medicos abogados q se van en patera de ryan air!!!

  3. Le contestaré a la pregunta de por qué la izquierda no pacta con facilidad. Pues porque usted parte de una premisa falsa cuando considera al Psoe un partido de izquierdas. Ahí está la clave…podría alargarme pero prefiero que piense por usted mismo lo que he escrito. Ah! y esto no es nuevo,eh! Esto viene de largo.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre