lunes, 14junio, 2021
21.9 C
Seville

El FMI destruirá humanamente al mundo

Las soluciones a la crisis del coronavirus que aplique el FMI producirán millones de víctimas. Los perfiles humanos de su nuevo consejo asesor indican cuál será su objetivo: terminar el trabajo que empezó el Covid19 y hacer desaparecer a las sociedades no productivas de mayores 70 años

Manuel Domínguez Moreno
Periodista , escritor, sociólogo, politólogo y perito en procesos de paz a nivel nacional e internacional
- Publicidad -

análisis

El CSD quiere, de nuevo, regular las profesiones del deporte

El presidente del Consejo Superior de Deportes, José Manuel Franco, propone una regulación de las profesiones del sector deportivo porque es una “reclamación de...

Las cuentas de Vox (I): Abascal quiere acabar con el despilfarro en España pero las cuentas de su partido no cuadran

Vox, el partido de los patriotas españoles que pretende gobernar España con mano de hierro, sacar el látigo contra los chiringuitos y mamandurrias socialistas...

La condena a Ratko Mladić y la interminable pacificación de los Balcanes

Las guerras balcánicas de los 90 tuvieron un impacto político y mediático particularmente destacado, quedando en la memoria colectiva como un paradigma de hasta...

La macabra relación entre el negacionismo de Vox y el incremento de los asesinatos machistas

En medio de la consternación por el asesinato de las niñas de Tenerife Vox continúa su discurso negacionista de la violencia de género
- Publicidad-

El Fondo Monetario Internacional continúa en la misma línea de defensa de los intereses del capital deshumanizado en vez de buscar soluciones reales y certeras respecto a las necesidades de los más de 7.500 millones de ciudadanos y ciudadanas del planeta Tierra.

La nómina de asesores externos a los que ha llamado el FMI muestra cómo se ha dejado fuera a todos aquellos representantes de la sociedad civil, a los humanistas e, incluso, a los economistas que defienden unas relaciones económicas basadas en la humanidad y no en el exterminio absoluto que pretenden las élites del capital inhumano.

En primer lugar, el FMI no es ejemplo de nada para nadie y sus soluciones aportadas durante la crisis de 2.008 tuvieron un efecto letal de incremento de la desigualdad entre el 1% de la población que acumula el 85% de la riqueza y el resto de los seres humanos. El FMI ha estado presidido por corruptos que han acabado en prisión, como Rodrigo Rato; por violadores, como Dominique Strauss-Kahn; por presuntas cómplices con grandes tramas de corrupción, como Christine Lagarde, actualmente presidenta del BCE. Ahora, está presidido por Kristalina Georgieva, la profesora universitaria búlgara que ocupó la vicepresidencia de la Comisión Europea durante los años en que la Unión se deshumanizó y aplicó las políticas neoliberales austericidas contra los países del sur y las economías más débiles. El currículum no es halagüeño para el resto de seres humanos que no pertenecen al 1% de elegidos por míster Dólar o míster Euro, los dioses del Olimpo capitalista.

En segundo término, incluir a la presidenta del Santander dentro del grupo de asesores externos es una declaración de intenciones, dado que es la mejor representante de ese capitalismo deshumanizado que sólo busca el incremento del activo sobre el pasivo a costa de lo que sea. Por sus hechos la conoceréis y los resultados, con unas pérdidas cercanas al 70% desde que accedió a la Presidencia tras la inesperada muerte de Emilio Botín, muestran que la asesoría de esta señora no servirá para nada, sobre todo después del «ejemplo» que dio el Santander en esta pandemia. ¿Qué puede aportar la presidenta de un banco que fue calificado por el propio FMI como «peligro sistémico» por su elevada exposición en economías volubles? Por cierto, esta exposición ha ido creciendo desde en los últimos 3 años.

Si comprobamos el listado del grupo de asesores externos que ha que creado el FMI para buscar abordar los desafíos de la crisis del coronavirus, nos encontramos con catedráticos y catedráticas de universidades estadounidenses de élite, ex primeros ministros implicados en casos de corrupción, ex consejeros delegados de multinacionales dedicadas a la salud, asesores de multinacionales aseguradoras, altos ejecutivos de empresas de inversión y mercados y representantes de autoridades monetarias de países que operan como un paraíso fiscal. Sólo hay una representante de las asociaciones de la sociedad civil, evidentemente, para intentar dar una imagen de compromiso social.

Los nuevos asesores externos son los siguientes:

  • Ngozi Okonjo-Iweala, exministra de Finanzas de Nigeria;
  • Tharman Shanmugaratnam, ministro senior y presidente de la Autoridad Monetaria de Singapur;
  • Kristin Forbes, profesora del MIT;
  • Kevin Rudd, ex primer ministro de Australia;
  • Mark Malloch Brown, ex vice secretario general de la ONU;
  • Feike Sijbesima, ex consejero delegado de Royal DSM;
  • Raghuram Rajan, profesor de la Universidad de Chicago;
  • Ana Patricia Botín, presidenta del Santander;
  • Carmen Reinhart, profesora de la Universidad de Harvard;
  • Mohamed A. El-Erian, asesor económico en jefe de Allianz;
  • Scott Minerd, director de inversiones de Guggenheim Investments;
  • Nyaradzayi Gumbonzvanda, presidenta de ActionAid International.

Sin embargo, es irritante la ausencia de premios Nobel de Economía como Angus Deaton, Joseph Stiglitz o Paul Krugman, de economistas como Thomas Piketty, de premios Nobel de Medicina, de más representantes de organizaciones humanitarias y, sobre todo, de humanistas que puedan aportar su asesoramiento basado en las consecuencias de esta pandemia en la vida de los seres humanos.

El FMI parece estar buscando soluciones a la medida del capital deshumanizado, de las dictaduras privadas, que ya utilizaron las consecuencias de la crisis de 2.008 para convertirse en el «primer poder» del mundo, un poder capaz de someter gobiernos democráticos y de amordazar a las ciudadanías con el miedo a la pérdida de los pequeños beneficios que el capital entrega a las clases medias y trabajadoras para que crean que disponen de una falsa prosperidad cuando, en realidad, no es más que un préstamo perverso porque, en cualquier momento, las élites, los representantes de esas dictaduras criminales del capital, lo pueden arrebatar cuando sus intereses así lo exijan.

El Fondo Monetario Internacional ya ha demostrado cuáles son sus objetivos. No ha dudado jamás en arruinar países, no ha tenido ningún problema en llevar a las ciudadanías a la pobreza más absoluta para que sus defendidos no pierdan beneficios en sus cuentas de explotación. José Ortega y Gasset afirmaba que «el tigre no puede dejar de ser tigre, no puede destigrarse. El hombre vive en riesgo de deshumanizarse». Ese estado que el filósofo exponía a principios del siglo XX, ya lo ha alcanzado el capitalismo salvaje y sin humanidad, ese capitalismo que está pretendido hacerse con el mundo gracias a la complicidad de organizaciones supranacionales como el FMI, el Banco Mundial o el BCE, y con la imprescindible colaboración de gobiernos democráticos que anteponen la macroeconomía a la resolución de las necesidades reales de los pueblos.

Con ese equipo de asesores, ¿qué soluciones va a dar el FMI a la crisis del coronavirus? Todas las que beneficien al capital deshumanizado, a las dictaduras privadas y, por extensión, lograrán aumentar el poder absolutista sobre las ciudadanas y ciudadanos del mundo.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Juan Espadas arrasa a Susana Díaz

El final del recuento se acerca pero todo indica que el vencedor de las primarias del PSOE de Andalucía para la Presidencia de la...

La Carta de Beatriz, la madre de Olivia y Anna: «Tomás quería que sufriera buscándolas sin descanso y de por vida»

Beatriz, la madre de las dos niñas secuestradas y asesinadas por su padre ha escrito una carta de agradecimiento. La reproducimos íntegra a continuación:...

El hombre y la tierra: El pollardo ibérico

El pollardo ibérico o pollardón es un tipo humano que se da mucho entre los  los altos funcionarios del Estado, responsables de importantes instituciones...
- Publicidad -

lo + leído

Juan Espadas arrasa a Susana Díaz

El final del recuento se acerca pero todo indica que el vencedor de las primarias del PSOE de Andalucía para la Presidencia de la...

La Carta de Beatriz, la madre de Olivia y Anna: «Tomás quería que sufriera buscándolas sin descanso y de por vida»

Beatriz, la madre de las dos niñas secuestradas y asesinadas por su padre ha escrito una carta de agradecimiento. La reproducimos íntegra a continuación:...

El hombre y la tierra: El pollardo ibérico

El pollardo ibérico o pollardón es un tipo humano que se da mucho entre los  los altos funcionarios del Estado, responsables de importantes instituciones...