Foto: Agustín Millán

El fiscal ha sometido a la víctima de una violación múltiple en Sabadell (Barcelona), cuyos hechos ocurrieron en febrero de 2019, a un incisivo interrogatorio más propio de un abogado defensor que de un representante del Ministerio Fiscal.

El juicio se retoma hoy después de que ayer el fiscal interrumpiera varias veces el desgarrador testimonio de la víctima con preguntas incisivas y en un tono cortante. Mientras la joven explicaba muy afectada, y con la voz entrecortada, las vejaciones a las que fue sometida por tres tipos -uno de los cuales huyó y otro no ha podido ser identificado, el fiscal interrumpía para preguntar: «¿había una puerta que estaba abierta»?.

Identificación de la joven

El fiscal también preguntaba a la joven mientras ésta aseguraba que temía por su vida si «¿estas segura de eso?«. Además, tanto el presidente del Tribunal como el propio fiscal llamaron a la víctima por su nombre y apellido, lo que, al tratarse de un juicio público, la convierte en el foco de atención, algo que se evitó a toda costa con el caso de la otra víctima de la mañana de los San Fermines de 2017.

Los hechos se remontan a la madrugada del 2 al 3 de febrero de 2019 cuando la víctima, que entonces tenía 18 años, tras salir de fiesta con unos amigos, y al regresar a casa sola fue abordada por un hombre, que no ha podido ser identificado, a la salida de un local de ocio de Sabadell, que la agarró del cuello, y la arrastró hasta un polígono donde ocurrieron los hechos en una nave abandonada.

La joven fue violada por tres de los chicos, que también la obligaron a practicarles la felación.

Las preguntas de la abogada defensora de uno de los imputados también distó mucho de contar con los mínimos principios de sensibilidad ante una joven asustada que ayer volvía a revivir el infierno sufrido.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre