El fabricante de los 58.000 test “defectuosos” los sustituirá por los adecuados. En cualquier caso, y pese a que la oposición trata de convertir una mentira en verdad, lo cierto es que Sanidad adquirió ese material a un productor español homologado.

Así, el Ministerio de Sanidad aclara que los test rápidos cuya sensibilidad es menor que la establecida en las especificaciones técnicas del fabricante fueron detectados en un lote determinado y controlado de una partida de 8.000 test que se entregaron el pasado fin de semana a la Comunidad de Madrid.

Estos 8.000 test formaban parte de una compra por parte del Ministerio de Sanidad de 640.000 pruebas rápidas de detección de coronavirus, cuya totalidad no había llegado todavía a España, confirma Sanidad.

Solo habían llegado dos entregas: una primera de 8.000 test (la que se envió a la Comunidad de Madrid) y una segunda de 50.000 test, que no se llegó a distribuir. Todas ellas han sido compradas a través de un proveedor nacional a un fabricante en China, todas cuentan con marcado CE y, por lo tanto, están homologadas para su compra y comercialización en toda Europa.

Orden de retirada

Tras detectarse una menor sensibilidad en alguno de estos primeros 8.000 test, Salud Pública dio la orden de retirada y se han devuelto las 58.000 pruebas rápidas que ya habían llegado a España. El fabricante en China ha asumido la devolución y los reemplazará por un nuevo modelo de test.

Esto supone que el fabricante enviará en los próximos días 640.000 unidades de un nuevo modelo de test con las especificaciones y sensibilidad requeridas.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre