El ex vicepresidente sirio Rifaat Al Asad ha pasado en tres décadas de ser el rey de Puerto Banús a delincuente juzgado por blanqueo de capital en España. Como ya adelantó diario16.com, el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata propone juzgar al exvicepresidente, tío del actual presidente, y a otras 13 personas, entre ellas 8 de sus hijos y dos de sus esposas, por pertenecer a una organización criminal que ha podido blanquear en España más de 600 millones de euros.

Un proceso de quien ha vivido a todo trapo, con honores de realeza que permite el poder en forma de millones que llevaron a Marbella los príncipes de Oriente Medio, hasta caer en las garras de la Justicia española.

Cuatro «monjes shaolin», seis ex militares sirios y un guardia civil jubilado le cubren día y noche las espaldas. El comandante lleva tres décadas de una vida de lujo por la glamurosa Marbella.

Rifaat el Asad ha residido más de tres décadas en Marbella, donde tiene una finca de 33 kilómetros cuadrados, entre sus 500 propiedades. Dicen quienes le conocen bien que le encanta observar cómo cientos de madelmans británicos descorchan botellas de champán francés en los abarrotados jacuzzis de su alocado club de playa. No es su único negocio. En la Costa del Sol le llamaban «el amo de Puerto Banús”.

Años de investigación

El juez José de la Mata lleva años siguiendo el rastro a Rifaat Al Asad. De hecho, ya en 2017 le embargó todos sus bienes y evitó la construcción del gran sueño del ex presidente sirio en Marbella, donde planeaba construir un enorme residencial para compatriotas suyos en La Máquina, una finca de alcornocal y pinsapo que ocupa un tercio del término municipal de Benahavís. En esta localidad de la Costa del Sol, donde la ostentación de la vecina Marbella se transforma en un lujo tan extremo como discreto, Rifaat había adquirido algunos de los terrenos más exclusivos y aspiraba a construir una “ciudad siria”.

Según denunció El País en 2017, Para transformar en urbanizables estos terrenos de alto valor ecológico —están declarados Lugar de Interés Comunitario (LIC) y el Gobierno andaluz los ha catalogado de especial protección— Rifaat contaba, según el juez, con la ayuda del despacho de abogados Montero y Aramburu, al que el magistrado requirió documentación a través de la Guardia Civil.

El Asad pretendía construir en sus terrenos, adquirido en 1988, una urbanización similar a La Zagaleta, la más privilegiada de la Costa del Sol, con parcelas enormes, campos de golf y vistas que alcanzan a Gibraltar, donde están las sociedades bajo las que se oculta la propiedad de la mayoría de las mansiones.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl PP sigue a la espera
Artículo siguienteLa triste realidad
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre