Foto: Twitter

Cuando Adolfo Suárez fue nombrado presidente del Gobierno el diario El País publicó un artículo titulado «¡Qué error, qué inmenso error!». Por el contrario, el nombramiento de la abogada Cruz Sánchez de Lara como vicepresidenta del Consejo de Administración de la empresa editora del diario digital El Español puede calificarse, sin que quepa equivocación, como «¡Qué acierto, qué inmenso acierto!».

Las empresas mediáticas necesitan de personas como Cruz Sánchez de Lara en sus consejos, no sólo por lo que aporta, sino por lo que, gracias a su proactividad, va a aportar.

Una de esas cosas que lleva en su mochila es el compromiso profesional que la avala, de eso nadie puede dudar porque su labor en distintos ámbitos ha sido reconocida tanto en España como a nivel internacional. Además de su profesionalidad demostrada en el ámbito de la abogacía durante toda su carrera, es una defensora del respeto a los derechos humanos. Preside la organización Thribune dedicada a la defensa de la justicia social, además de pertenecer a diferentes organizaciones como International Justice Watch o Alianza para la Solidaridad. Ha participado en múltiples acciones humanitarias en diferentes países. Por su activismo fue premiada con el Women Together Award, que lo recibió en la sede de la ONU en Nueva York. Ha publicado diferentes artículos sobre igualdad, violencia de género, acoso sexual, además de ser autora de varios libros.

Por todas estas razones fue premiada en el año 2019 por Diario16 como «Mujer del año».

Otra de las aportaciones que hará Sánchez de Lara desde su nuevo puesto es la solidaridad constructiva que siempre va acompañada del convencimiento y de la lucha activa, lo que la convierte en un compromiso con la humanidad que mujeres como Sánchez de Lara personalizan. En una entrevista concedida a Diario16 afirmó que le sorprendía «el negacionismo de personas muy cultas a la discriminación histórica de la mujer. Hay cuestiones que son más subjetivas y que pueden ser controvertidas, pero cada día me sorprende más el negacionismo de la desigualdad. Cuando no comprendo algo, me despierta una curiosidad tremenda y busco la raíz de ese problema en lo más básico de la naturaleza humana».

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre