El entorno de Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la “amiga entrañable” del rey emérito, ha roto su silencio. Y lo ha hecho para hablar precisamente con Diario16. Fuentes cercanas a la empresaria alemana en Londres han salido al paso de las últimas noticias que llegan de la Fiscalía de Suiza, donde se ha abierto una potente investigación sobre el caso de los supuestos testaferros del rey emérito, las cuentas opacas en paraísos fiscales y la presunta donación de 65 millones de euros que el monarca español hizo a su amiga a través de la sociedad panameña Lucum Foundation. Sobre la mesa, la denuncia por amenazas que Corinna piensa interponer contra el monarca español por el supuesto acoso que dice estar recibiendo de los servicios de inteligencia españoles.

A la pregunta de si la aristócrata alemana sigue teniendo miedo de los agentes del CNI, las citadas fuentes aseguran que “ella se siente protegida por los británicos y tiene muchas pruebas sobre las operaciones ilegales llevadas a cabo por los españoles”. Según informaciones de Diario16, hasta ahora Corinna tenía miedo porque estaba convencida de que los servicios secretos españoles andaban detrás de ella para sustraerle toda la información comprometedora para el rey emérito que guardaba tanto en su casa como en su despacho profesional de Mónaco. Su inquietud se disparó en el año 2012, tras el safari de Botsuana que compartió con el monarca español. A raíz de aquella ruptura personal todo se complicó y un alto mando de los espías españoles llegó a insinuarle que “hasta que no le diera los documentos, no estaría segura”, según testimonios de la propia Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

Esta situación ha llevado a la empresaria germana a plantearse interponer una denuncia por amenazas, una acción judicial que exigiría la comparecencia del rey emérito ante la Justicia británica, lo cual podría suponer un grave conflicto diplomático con el Reino Unido, tal como ha publicado este periódico. Sobre cómo lleva Corinna ser espiada por agentes extranjeros, el entorno de la empresaria asegura: “La vigilancia ilegal de residentes británicos es un delito muy grave. Al Gobierno británico no le gusta”.

Respecto a cuándo planean sus abogados interponer la demanda contra Don Juan Carlos, las fuentes consultadas por Diario16 no dan una fecha exacta, pero confirman que efectivamente será “en Londres, Reino Unido”. La amiga entrañable del monarca considera que es posible que veamos al rey emérito testificando en una corte londinense por los supuestos acosos contra ella. “La justicia resplandecerá”, añade su entorno, convencido de que el proceso iniciado llegará a buen puerto algún día.

Sin embargo, antes de que llegue ese momento deben ser sorteados algunos escollos, como el de la supuesta inviolabilidad del ex jefe del Estado consagrada en la Constitución Española del 78. Esa prerrogativa deberá ser interpretada por los jueces británicos, a la luz del Derecho Internacional y la Justicia Universal, y probablemente también por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, donde quizá termine recalando el caso tras los correspondientes recursos entre las partes. ¿Sería posible anular tal inviolabilidad? “Esta es una pregunta para el abogado que parece tener mucha confianza”, responde el entorno de la amiga de Don Juan Carlos. ¿Pedirían la extradición del denunciado llegado el caso? “Esta es una pregunta para el letrado”, insisten las mismas fuentes. En relación con la fortuna oculta del rey emérito, que la revista Forbes cifra en más de 2.000 millones de euros, el entorno de Corinna zu Sayn-Wittgenstein ironiza al respecto: “Por favor, pregúntenle…”

Uno de los aspectos menos conocidos del caso es cómo llegó a conocer el rey a su amiga alemana. Sobre esa cuestión, la fuentes consultadas responden, ambiguamente, que “fue hace mucho tiempo…”, mientras que a la pregunta de si la empresaria ha trabajado como comisionista para el monarca español en algún momento del pasado responden: “Por supuesto que no, no sea absurdo…”

Además, el entorno niega categóricamente la información que apunta a que la donación de 65 millones de euros a Corinna zu Sayn-Wittgenstein por parte de Juan Carlos de Borbón podría haber correspondido a un porcentaje de entre el 30 y el 40 por ciento de la comisión que le correspondería a la ella por un trabajo realizado. “¿Qué tontería es esta?”, contestan con sorpresa las fuentes próximas a la aristócrata afincada en la capital del Reino Unido. El asunto está en manos del fiscal suizo Yves Bertossa, que indaga si ese supuesto “regalo” tiene algo que ver con las mordidas y comisiones percibidas por la construcción del tren AVE a la Meca, en el que participa un consorcio de empresas españolas.

“También nos gustaría enfatizar que ha habido una exitosa campaña de ocho años para destruir la reputación de Corinna zu Sayn-Wittgenstein y se han publicado cientos de artículos de noticias falsas sobre ella como parte de esta campaña abusiva. Esto no incluye los reportajes de Diario16, pero incluye muchos de los medios de comunicación más grandes de España. Siempre comuníquense con nosotros para comentar cuando mencionen a Corinna y también refiéranse a ella por su apellido, que es zu Sayn-Wittgenstein, no Larsen”, advierten los portavoces de la empresaria consultados por este diario.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre