Sorprende sobremanera cómo se pueden generar grandes emporios empresariales distribuidos por todo el mundo en muy pocos años, con sociedades que generan pérdidas por varios millones de euros. Esto es lo que ha logrado la familia Neri Bonilla en la última década. Según las informaciones de las que dispone Diario16, esta familia tiene en la actualidad varias empresas ubicadas en Hong Kong, Venezuela, Panamá, Luxemburgo y, por supuesto, España.

Es sorprendente sobre todo si se parte del hecho de que Jorge Neri Bonilla inició su carrera profesional en un pequeño bufete de Caracas heredado de su padre, un despacho que, según fuentes conocedoras de la trayectoria vital de Neri, no tuvo mucho éxito. Por otro lado, su hermano, Francisco Neri, era un paracaidista profesional. En consecuencia, dos profesiones no tan lucrativas como para formar el emporio empresarial del que disponen en la actualidad.

Sin embargo, la sorpresa deja de ser tal si tenemos en cuenta que, como ya hemos publicado en estas páginas, Jorge Neri fue un hombre muy cercano a Rafael Ramírez y que estuvo asociado con, al menos, Baldo Sansó. Así lo reconoció un empresario español en el año 2011 en un documento que obra en poder de esta redacción: «En efecto me tengo que marchar “a consultas” a Caracas el Lunes, y no regresare hasta el Jueves, pero lo providencial es que el 29, justo el 29, mis socios (Baldo y Jorge) estarán en Madrid con lo que, en principio (salvo cambios de última hora), nos podremos ver todos juntos y con eso avanzar más. Son personas claves dentro del panorama político del país (cuñado y asesor jurídico de inversión personal fuera del país) de Rafael Ramirez- Presidente de PDVSA ) en cuestión. Yo me ocupo de temas financieros, pero ellos son los que llevan todo el liderazgo político y de lobby».

Se calcula que la red del ex presidente de PDVSA sacó de Venezuela más de 60.000 millones de dólares procedentes de la corrupción en la petrolera nacional.

El emporio de la familia Neri Bonilla, según publicó ya en el año 2014 el periodista Alek Boyd, se extiende por todo el mundo. En base a esta información los tanto Jorge como Francisco Neri controlan empresas como, por ejemplo, HCG España-Latinoamérica que está domiciliada, desde el mes de abril de 2018, según consta en el Registro Mercantil, en la misma calle de Madrid que otras sociedades controladas por esta familia. La propietaria de esta sociedad es una empresa radicada en Hong Kong, Hicks Consulting Group Limited, «cuyo socio único es Ander Administration (BVI) Limited, empresa de las Islas Vírgenes Británicas. El director de Ander Administration es PT Makindo Investments Corporation, empresa panameña de $10.000 cuyo director es Saji Mathew, y cuya tesorera según registro de Panamá es Ander Administration (BVI) Limited», afirmaba Boyd en su información. Por tanto, podemos comprobar cómo ya en el año 2014, los Neri dirigían una empresa en España que estaba controlada por otras sociedades de Hong Kong, Islas Vírgenes y Panamá, país donde, por cierto, el despacho de abogados que representa a Jorge Neri tiene abierta una delegación muy activa que, por cierto, cuenta con importantes clientes manchegos, personas con mucho reconocimiento público.

Otra de las empresas de la familia Neri es Sinergia Total (ST) que obtuvo generosos contratos con el régimen venezolano. Según el Registro Nacional de Contratistas (RNC) de Venezuela, ST fue proveedor como organizadora de eventos, durante años coincidentes con la asociación de Jorge con Baldo Sansó, de instituciones como el Gobierno del Distrito Capital, de la alcaldía del Municipio Libertador de Caracas o de los ministerios del Interior, Justicia y Educación. Por otro lado, sólo en el año 2012, Sinergia Total recibió más de 90 contratos de la Corporación Venezolana de Petróleo, filial de la PDVSA de Rafael Ramírez. En la actualidad, Sinergia Total está inhabilitada para contratar con la República Bolivariana.

Hay un hecho muy revelador sobre esta empresa. En su sede de Caracas, en la zona de El Rosal se prestan servicios a otras empresas de los Neri.  Además, durante años, compartieron edificio con empresas pertenecientes a Omar Farías, quien se hizo millonario con los sobreprecios a las pólizas de seguro de PDVSA. Por otro lado, según fuentes conocedoras de estas oficinas, los despachos de Jorge Neri y Baldo Sansó estaban prácticamente juntos.

En España, los Neri Bonilla tienen activas varias sociedades, todas domiciliadas en la misma calle del distrito de Retiro de Madrid. Una de ellas, Energy & Information Group, tiene como propietaria otra empresa con la misma denominación domiciliada en Luxemburgo, algo que para Neri no tiene nada de extraordinario puesto que, tal y como declaró a El Confidencial, «hay muchísimas empresas internacionales que tienen sus bases en Suiza o en Luxemburgo, en lugares convenientes desde el punto de vista fiscal y tributario».

Alguna de las empresas de los Neri radicadas en España están soportando pérdidas millonarias cada año. ¿Cómo es posible que puedan mantenerlas? ¿Tanto dinero tienen fuera del país como para poder cubrirlas a través de ampliaciones de capital cubiertas por la empresa luxemburguesa? Pongamos un ejemplo. Según el Registro Mercantil, una de las sociedades de los Neri, inscribió el día 15 de abril de 2015 ocho operaciones de ampliación de capital, para, dos meses después, comunicar una más. ¿De dónde sale tanto dinero? ¿Cómo logró este abogado amasar tamaña fortuna en menos de diez años? No hay más que atar cabos para comprobar la rentabilidad de la asociación con Rafael Ramírez y con Baldo Sansó.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre