Desde hace varios años que el e-commerce (como se conoce mundialmente al comercio electrónico) se habría convertido en uno de los canales de ventas de mayor crecimiento. Sin embargo, reportes empresariales de los últimos meses del 2018 dieron a entender que este no se estaba posicionando efectivamente en países como España.

A pesar de que esta información se posaba como una nube oscura sobre los entusiastas del comercio digital, la realidad es que los datos más recientes del primer trimestre del 2019 confirmaron que este canal de ventas no solo estaría mostrando un desempeño generalizado positivo, sino que además las perspectivas a futuro serían de un crecimiento imparable.

¿Por qué crece el comercio electrónico?

De acuerdo a distintos reportes, el e-commerce ya equivale al 12% de todas las compras que se registran en el país, con muchos compradores realizando hasta 3 transacciones mensuales mediante este canal de ventas. Esta cifra supera a la media de Europa, posicionando el comercio electrónico en España como uno de los más efectivos.

Este fenómeno se estaría dando debido a que el surgimiento de nuevas empresas especializadas en el área, así como al ingreso de grandes competidores globales. Esta comunión ha funcionado para eliminar una de las principales barreras que presentaba el mercado: el miedo de los compradores españoles.

Ya que ahora no solo existen decenas de comerciantes y marcas que venden por Internet, sino que además tenemos canales para retornar productos y para alzar la voz cuando una de estas transacciones no salen como se tenía planeado, actualmente es mucho más confiable comprar en tiendas virtuales.

Pero no solo eso, sino que la misma naturaleza digital (y por ende, global) que presenta el comercio electrónico, también ha funcionado como catalizadora de su crecimiento. Esto es porque los comerciantes cada vez tienen más alcance y pueden exponer sus productos ante potenciales clientes que se encuentran incluso más allá de nuestras fronteras.

¿Qué áreas se ven más beneficiadas?

El mercado que mayor provecho le estaría sacando al auge de esta forma de comercio en nuestro país sería el logístico, ya que cada vez más empresas comienzan a ofrecer servicios de almacenamiento y transporte de mercancía dentro y fuera de España, aprovechando así las nuevas necesidades del comerciante local.

Sin embargo, esta no sería la única área beneficiada por el crecimiento del comercio electrónico, sino que sectores como el de los alimentos, el empaquetado de productos y su embalaje, e incluso el desarrollo de contenido y de estrategias de mercadeo para tiendas virtuales estarían convirtiéndose en negocios cada vez más rentables.

Así mismo, el consumo de productos básicos como alimentos y bebidas también está creciendo, fenómeno que podríamos presenciar de la misma forma en el mercado de la moda, el de la belleza y el de la tecnología.

¿Cómo lo aprovechan los españoles?

Este crecimiento ha hecho que tener negocios propios sea mucho más sencillo, por lo que es posible notar un crecimiento en cuanto a la cantidad de personas que venden por Internet. Esto no solo se ve con marcas locales de productos, sino también con proveedores de servicios de todo tipo, desde educativos, hasta financieros, y de asesoría.

Debido a que se trata de una metodología de negocios cada vez más común, han comenzado a surgir empresas en todo el mundo que brindan servicios especializados en el área. Uno de los ejemplos más relevantes actualmente es el de la empresa canadiense, Shopify.

Para quienes vean estos datos y se pregunten cómo convertirse en partner de Shopify, la realidad es que se trata de un proceso sencillo, en el que no solo se obtienen las herramientas necesarias para crear una tienda Online, sino donde también se proporcionan diferentes planes y alternativas para tener una ventaja competitiva por encima dela competencia.

Como esta, existen decenas de alternativas en la Internet.

¿Qué podemos esperar para el futuro?

Es así como las previsiones de este canal de ventas en España no solo serían de estabilidad, sino de un crecimiento inusitado, protagonizado por cada vez más industrias que se verían beneficiadas por los altos niveles de consumo digital. Las principales ciudades del país serían las que más provecho le sacarían a esta tendencia.

Del mismo modo, también hemos presenciado la entrada de grandes empresas de comercio electrónico, como la china AliExpress, que han desarrollado productos para los pequeños empresarios españoles que deseen incrementar su alcance mediante Internet, algo que hasta hace algunos años podía haber parecido imposible.

A pesar de que España tenga todavía un largo trecho por delante para poder pelear mano a mano con el resto de las naciones europeas en lo referente al consumo a través de Internet, la realidad es que poco a poco nos volvemos más competitivos en cuanto al uso de herramientas digitales para favorecer el comercio, tanto dentro como fuera del país.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre