Irene Montero al escuchar las barbaridades de Vox.

El Congreso, en particular, y el mundo político, en general, es testigo de afirmaciones, falsas acusaciones y bulos que superan la capacidad de cualquier mente en Democracia. Claro ejemplo de ello es lo que ayer ocurrió en la Comisión de la Reconstrucción Económica y Social en el Parlamento, donde ante las acusaciones de Vox, la propia ministra de Igualdad, Irene Montero, se sentía superada e impotente. Así, la diputada ultraderechista Macarena Olona llegó a acusar al Gobierno de “aplaudir a los agresores de las mujeres guardias civiles”

Ante la mirada de Irene Montero, que acabó por llevarse las manos a la cara ante la impotencia, la diputada de Vox afirmó que ”Cuando las víctimas de violencia son las mujeres de guardias civiles, su Gobierno y su Ministerio a quienes aplauden es a los agresores; cuando las mujeres son ancianas y están en residencias, su feminismo, ministra, ya no es válido, porque lo que les ofrecen es morfina«. 

Esta afirmación de la portavoz y secretaria general del grupo parlamentario de Vox en el Congreso de los Diputados, Macarena Olona, ha hecho perder la paciencia a la ministra de Igualdad, Irene Montero, que, en un gesto de desesperación se ha echado las manos a la cara. 

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorJorge Javier Vázquez se convierte en el blanco de la homofobia de Vox
Artículo siguienteAcuerdo entre Defensa y Transición Ecológica en la campaña contra incendios 2020
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre