La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ha presentado ‘Derechos Humanos en la Frontera Sur 2020’, un informe con motivo del Día Mundial del Refugiado en el que denuncia la relación del aumento de migrantes en la Frontera Sur con la subcontratación por parte de España de la violencia  de Marruecos contra las personas subsaharianas que intentan llegar a Europa por esta vía.

En un comunicado con motivo de la presentación, APDHA critica la necesidad de “poner  el foco en las causas y los efectos que han producido ese descenso a la mitad de llegadas en 2019, que sigue vigente en 2020 con una reducción del 31%”, según datos del Ministerio del Interior. Desde la organización denuncian que “el Gobierno español era plenamente consciente de que poner en manos del régimen marroquí la gestión de la frontera sur europea implicaba el uso intensivo y extensivo de una desatada represión extremadamente violenta contra las personas de origen subsahariano”.

La APDHA asocia la disminución en la llegada de pateras a las costas españolas a dicha represión y alertó de que “entre 11.600 y 12.000 personas migrantes han sido desplazadas hacia el sur de forma muy agresiva, en medio de robos, palizas y torturas”, según la Asociación Pateras de la Vida, y que se observa una desquiciada violencia en los campamentos de personas migrantes en los bosques cercanos a las fronteras de Ceuta y Melilla”. A su juicio, “resulta deplorable cómo todavía existen dirigentes públicos o partidos políticos que se congratulan de que el descenso siga produciéndose”. Además, incide en que, a pesar de que “585 personas perdieron la vida o desaparecieron en el mar durante el 2019”,  y de que, según su propio seguimiento, en 2020 “son ya 109 las que han perdido la vida, sobre todo en la ruta de las Islas Canarias”.

APDHA también explica que “la idea que se vende de que la principal vía de llegada irregular a España es en patera y por personas negras es falsa, no se corresponde para nada con la realidad migratoria de España”, la llegada de personas procedentes de países subsaharianos es tan reducida que ni siquiera aparece entre las 15 nacionalidades con mayor presencia en el territorio nacional, según el INE”.

“La afluencia por la ruta de Canarias se ha multiplicado por seis, según las estadísticas del Ministerio del Interior, ha pasado de 396 llegadas en el primer semestre de 2019 a 2.642 en el de 2020”, revela el comunicado. Y, en relación a la situación de las personas que arriban durante el estado de alarma, la APDHA considera “lamentable que sigan vulnerando los derechos humanos incluso durante la cuarentena, a pesar de que existe una orden del Ministerio de Sanidad, lo que ha provocado la interposición de denuncias por parte de APDHA, tras los episodios de abandono y las indignas condiciones a las que se han sometido a las personas que han llegado recientemente a Motril o Canarias”.

APDHA concluye explicando que las “prácticas irrespetuosas son denunciadas en los artículos de investigación que completan el informe presentado hoy, que contiene un estudio sobre las vulneraciones de los derechos humanos en la frontera franco-española y la ruta de los Balcanes, un análisis sobre el espacio fronterizo hispano marroquí y la migración en el contexto del cambio climático y los desastres ambientales, la gestión de las migraciones desde los Centros de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) y una reflexión desde el feminismo sobre la trata de seres humanos”.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre