El delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo

El delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, ha contradicho a su homologo madrileño y se ha mostrado “sorprendido por la preocupación que han levantado la veintena de concentraciones solicitadas para el 8 de Marzo en la Comunidad, cuando desde el final del primer Estado de alarma, en el mes de mayo, se hayan desarrollado aproximadamente 1.700”.

Javier Izquierdo ha señalado que “me da la sensación de que a veces entre todos, a lo único que contribuimos es a difundir y a hacer el caldo gordo al discurso machista de la extrema derecha

En declaraciones a La Ventana de Castilla y León de la SER, el delegado ha explicado que, “hasta el momento, todas las concentraciones solicitadas se llevarán a cabo porque no hay ningún informe desfavorable por parte de la autoridad sanitaria, que es la que tiene que velar por el libre ejercicio de los derechos fundamentales de la ciudadanía, «en este caso el derecho de reunión».

Al hilo de los argumentos esgrimidos esta mañana por el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, durante la rueda de prensa posterior al consejo de Gobierno ha respaldado a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, quien recomendó “no celebrar estos eventos”, ha recordado que la decisión compete a la Delegación del Gobierno que “Sí es capaz de tomarla”.

Esa manifestación fue autorizada por los tribunales

“En Castilla y León se han celebrado desde que concluyó el anterior estado de alarma aproximadamente 1.700 manifestaciones esta Comunidad Autónoma y todas han seguido el mismo procedimiento. Todas han pasado por un informe previo de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, en la que sólo en una ocasión el informe era desfavorable. Es más, esa manifestación después fue autorizada por los tribunales, pero en el resto de las manifestaciones siempre hemos tenido informes, con condiciones, pero nunca desfavorables a sus celebración. Y yo, sinceramente, no entiendo la preocupación general que está levantando la celebración de los manifestaciones del 8M”, ha manifestado.

Izquierdo no entiende “la preocupación que estas concentraciones están generado por parte del vicepresidente de la Junta, ni siquiera como sociedad, ya que es sorprendente que, de 1.700 manifestaciones, preocupen exclusivamente 20”, que son las que se pueden celebrar en la Comunidad el próximo 8 de marzo.

Hacer el caldo gordo al discurso machista de la extrema derecha

«Digo esto porque me da la sensación de que a veces entre todos, a lo único que contribuimos a difundir y a hacer el caldo gordo al discurso machista de la extrema derecha. Y por tanto es una reflexión que me preocupa más desde el punto de vista de que nos pasa como sociedad”, ha denunciado.

Y se ha vuelto a preguntar: ¿Por qué solo nos preocupa la celebración de veinte manifestaciones que afectan a la defensa de los derechos de la mujer y no nos preocupan en absoluto las otras 1.680 manifestaciones en Castilla y León? Yo creo que esta reflexión no es la que tenemos que hacer”.

Solo se habla de las manifestaciones que afectan a los derechos de las mujeres

Y ha insistido en que “solo se habla de las manifestaciones que afectan a los derechos de las mujeres y, en ningún caso de la conveniencia y la preocupación del vicepresidente de la Junta por la celebración de las manifestaciones que han llevado a cabo hosteleros, trabajadores en defensa de sus derechos, ciudadanos que han querido defender la posibilidad de que vaya más gente a las iglesias y otro «sinfín» de convocatorias con otros objetivos completamente «distintos» y tan «legítimos» como éste.

una pose machista de Igea

Preguntado si detrás de la decisión de la Junta, hay una pose machista por parte del vicepresidente, Izquierdo ha reiterado “que le sorprende que a Igea le preocupe estrictamente estas y no las demás”.

Informe a la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León

Izquierdo ha recordado que desde el pasado mes de mayo siempre solicitan un informe a la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, que es la que tiene que emitir la opinión respecto al riesgo de esa concentración desde el punto de vista sanitario.

Solo se prohibió una, que contaba con el informe desfavorable de la Junta, pero que luego el Tribunal Superior de Justicia entendió que no cabía esa prohibición, por lo que recuerda que “para prohibir una concentración tienen que darse circunstancias excepcionales claramente motivadas. No valen recomendaciones, consejos, opiniones hay que dar razones contundentes”, ha concluido.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre