El Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, ha recomendado al Gobierno que estudie, en colaboración con las comunidades autónomas, la prohibición total de la publicidad relacionada con el juego y de las apuestas deportivas en los medios de comunicación, radio, televisión e internet, salvo las loterías y apuestas de la Administración del Estado y de la Organización de Ciegos Españoles (ONCE).

Hay que reforzar la protección de las personas más vulnerables a la adicción al juego

Este tipo de publicidad es muy agresiva en los programas deportivos, en todas las plataformas y muy especialmente durante la retransmisión de partidos o pruebas deportivas en directo, como son los Carruseles de las radios españolas.

La adicción al juego o la adicción a las apuestas deportivas normalmente ocultan complejos aspectos psicológicos, como son la impulsividad, la dependencia o la huida de una realidad que no se desea o se puede afrontar.

Las casas de apuestas han evolucionado haciéndose cada vez más accesibles, llegando a estar a pocos metros de colegios, sobre todo públicos. La expectación que generan deportes como el fútbol, el tenis o las carreras tanto de motos o coches, sumado a una tecnología que multiplica las fórmulas y la facilidad de acceso a las apuestas deportivas, han convertido la ludopatía o la adicción al juego en un problema muy serio para los adolescentes españoles, que cada vez más jóvenes, se enganchan, sufriendo un trastorno, cada vez más frecuente; y lo más preocupante: se está detectando un aumento alarmante en personas más jóvenes.

Adolescentes, universitarios, jóvenes empleados o desempleados, gastan cada vez más dinero en apuestas, creyendo que van a ganar dinero y se van a sentir bien. Una de las normas de las casas de apuestas es regalar dinero para enganchar a los posibles jugadores. Otra de las medidas es bajar los precios de los desayunos, comidas y cenas, para que los jóvenes vayan a pasar su tiempo libre a estas casas de apuestas.

En una actividad económica como el juego, la autorregulación no sería eficaz

En España la ludopatía, la adicción al juego y la asociada a los eventos deportivos, comienza en etapas más tempranas, sin que desde las comunidades autónomas se ponga freno a esta epidemia, que se está llevando el futuro de una generación.

De no optarse por la prohibición completa, el Defensor del Pueblo pide que se aumenten las franjas horarias en las que la publicidad queda prohibida, de modo que alcancen los horarios infantiles, y que no pueda utilizarse como reclamo publicitario la imagen de personas con notoriedad pública, como presentadores de televisión, deportistas famosos, periodistas deportivos o actores de cine.

Estas son algunas de las recomendaciones dirigidas a los ministerios de Hacienda y de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, en el marco de una actuación de oficio abierta ante la proliferación y la publicidad intensa de anuncios de juego y casas de apuestas.

En opinión del Defensor del Pueblo, el fenómeno de la difusión sin control del juego, y muy en especial si los jugadores son menores de edad, tiene unas características similares a las del consumo del tabaco o de drogas. En esta línea, ha recibido quejas de ciudadanos por la publicidad constante y continua en la televisión y medios online de anuncios de casas de apuestas.

Por ello, y tras estudiar la información aportada por ambos departamentos ministeriales, la Institución considera que deben reforzarse las políticas activas de juego responsable dirigidas a fortalecer la protección de las personas más vulnerables a la adicción.

Asimismo, el Defensor del Pueblo aboga por establecer una nueva regulación, revisar los tipos de infracción y endurecer las sanciones, así como acometer una revisión de las licencias en vigor, incluidas las de actividad y de apertura de locales de salas de juego. Para la Institución, en esta materia las infracciones deberían ser tipificadas como graves o muy graves y las sanciones deberían incluir la retirada de la licencia en esos casos o también para los de reiteración.

Un asunto de salud pública 

A juicio del Defensor del Pueblo, la publicidad del juego y de las apuestas no debe considerarse amparada en la libertad de empresa, como no lo está en productos como el tabaco o las sustancias adictivas. En su opinión, la adicción al juego debe considerarse como un asunto de salud pública que requiere un marco regulatorio con normas jurídicas imperativas, ya que un modelo de autorregulación no sería eficaz en esta actividad económica.

Además, y para mejorar la formación e investigación sobre los efectos que la publicidad del juego y de las apuestas tiene en las personas más vulnerables a la adicción, el Defensor recomienda que el Consejo Interterritorial de Salud elabore un estudio sobre el trastorno producido por el juego desde el punto de vista socio sanitario; que se diseñen protocolos de actuación y de prevención de este tipo de adicciones para su aplicación en los ámbitos escolar, asistencial, sanitario y familiar; y que se lleven a cabo programas de formación en prevención de la ludopatía dirigidos a profesionales de la salud y de los servicios sociales y para otros agentes implicados.

Por último, el Defensor considera que el proyecto de real decreto de comunicaciones comerciales de las actividades de juego y de juego responsable debería incluir una referencia expresa al juego en línea (on line) y ajustar la regulación a la presencia de esta modalidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve + 2 =