Apenas unas semanas después de la entrada en vigor del Real Decreto 308/2019, de 26 de abril, por el que se aprobó la normativa de calidad para el pan, algunas empresas continúan comercializando productos bajo la etiqueta de “artesanos” cuando en realidad se trata de artículos industriales. Así, Facua ha denunciado que empresas como Bimbo siguen vulnerando la nueva ‘ley del pan’ y, con ello, también las leyes que regulan la publicidad y la protección del consumidor. Además, la asociación que defiende los derechos de los consumidores asegura que el etiquetado de panes como “Bimbo Rebanadas Estilo Artesano”, “Bimbo Rebanada Estilo Artesano Integral” y “Bimbo Bollo Estilo Artesano” no se ajustan al real decreto.

Prestigiosos expertos ya advirtieron en su día que la nueva normativa no terminaría con el fraude del pan en las grandes compañías del sector. Por ejemplo, el catedrático de tecnología de alimentos de la Universidad de Valladolid, Manuel González Pallarés, aseguró el pasado mes de mayo a un diario digital que la gran duda del nuevo texto legislativo es si se cumplirá. “Hasta ahora no se cumplía y no pasaba nada. No es que no lo hiciera una panadería pequeña, es que grandes supermercados no cumplían la legislación, por ejemplo, con su pan tostado, que no contiene nada de harina integral, que lleva harina refinada a la que se añade salvado”, afirmó. También los panaderos del gremio de artesanos recibieron con “cautela” el real decreto, hartos ya de que en España, desde hace años, se trate de pasar con total impunidad panes integrales que no lo son o confeccionados con supuesta masa madre que en realidad tampoco lo es.

Las denuncias de Facua han sido remitidas a la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid, donde la empresa tiene su sede social, y a otras autoridades de protección al consumidor autonómicas. La asociación espera que las administraciones competentes “no sólo impongan sanciones a la empresa, sino que procedan a ordenar la retirada del mercado de los productos por vulnerar la nueva norma de calidad del pan”.

Según el comunicado de la asociación de consumidores, Facua se dirigió hace un mes a Bimbo para recordarle que el citado real decreto señala en su artículo 10 que el pan sólo se considerará de elaboración artesana cuando se respeten una serie de condiciones, entre las que se incluyen que “en el proceso de elaboración primará el factor humano sobre el mecánico”, “la producción no se realizará en grandes series” y “el formado de las piezas se realizará, total o parcialmente, de forma manual de manera que se obtenga un resultado final individualizado”.

La respuesta de la empresa ha sido, según Facua, una “auténtica tomadura de pelo”. En ella reconoce que sus panes no cumplen con los requisitos establecidos en el real decreto que regula la calidad del pan para presentarlos con la denominación “artesanos” dada su producción industrial. Sin embargo, la compañía argumenta que “un consumidor medianamente perspicaz y normalmente informado es plenamente conocedor” de que Bimbo no fabrica “panes de elaboración artesana” aunque utilice el reclamo “artesano” para denominar a varios de ellos junto a la palabra “estilo” en una tipografía mucho más pequeña.

Además, antes de la entrada en vigor de la nueva norma de calidad del pan, el texto refundido de la Ley general para la defensa de los consumidores y usuarios ya recogía de forma general, en su artículo 18, que “el etiquetado y presentación de los bienes y servicios y las modalidades de realizarlo deberán ser de tal naturaleza que no induzca a error al consumidor”, especialmente en relación a cuestiones como su “origen” y “modo de fabricación”.

Facua considera que al presentar sus productos como panes “estilo artesano”, Bimbo también incurre en publicidad engañosa. El artículo 5 de la Ley de Competencia Desleal estipula que “se considera desleal por engañosa cualquier conducta que contenga información falsa o información que, aun siendo veraz, por su contenido o presentación induzca o pueda inducir a error a los destinatarios”.

La nueva norma de calidad del pan señala en su disposición transitoria primera que “los productos objeto de la presente norma de calidad, elaborados con anterioridad a la fecha de entrada en vigor de este real decreto y que no se ajusten a lo dispuesto en él, podrán comercializarse hasta que se agoten las existencias, incluidas las etiquetas y envases rotulados adquiridos previamente, siempre que cumplan con las disposiciones vigentes anteriores a su entrada en vigor”. Sin embargo, esto no justifica que Bimbo no haya actualizado en su web los etiquetados ni la publicidad de los panes objeto de la reclamación.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre