A pesar de que hemos estado varios años perdiendo autónomos, en la última década el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) se sitúa en positivo y cuenta con 110.382 autónomos más que en diciembre de 2009. El informe elaborado desde la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos ATA, pone de manifiesto cómo las mujeres son las que han liderado este crecimiento. En el periodo 2009-2019 hubo un total de 6.062 hombres autónomos menos afiliados al RETA y, en cambio, se registró un aumento de 116.444 nuevas emprendedoras.

En términos relativos, frente al crecimiento del 11% registrado en los diez últimos años por las mujeres que optaron por el autoempleo, los varones descendieron un -0,3%.

 “No cabe duda de que las mujeres autónomas están siendo las protagonistas de la recuperación económica y la generación de empleo. Si el RETA ha crecido e incrementado el número de autónomos es por su impulso. El crecimiento de autónomos en España es femenino. Los negocios liderados por mujeres se mantienen más en el tiempo y han conseguido superar los niveles previos a la crisis. Sin embargo, los varones aún son 6.062 autónomos menos que en diciembre de 2009”, apunta Candela Carrera, responsable del área de Mujer de ATA.

“Debemos apuntar que en 2019 el crecimiento de autónomos ha sido prácticamente nulo, con solo 266 cotizantes varones más que en diciembre de 2018.

En el conjunto de 2019, fue nuevamente las emprendedoras, las responsables del crecimiento del RETA. Así, el ritmo de crecimiento de las mujeres durante 2019 fue del 1,2% frente al 0,0% de los varones. Es decir, de los 14.389 trabajadores por cuenta propia que se sumaron al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos en el conjunto del año, el 98,1% (es decir, 14.123 emprendedoras) fueron mujeres y el 1,9% (266) varones.

Galicia lidera la pérdida de mujeres autónomas

Centrándonos en las mujeres y su evolución en la última década, frente al crecimiento registrado a nivel nacional (+11%, 116.444 nuevas autónomas en la década), no todas las comunidades autónoma siguen esta línea positiva.

Galicia lidera la pérdida de autónomas a nivel nacional en la última década, al registrar un descenso del 9,4% de sus autónomas, es decir, 8.972 mujeres autónomas menos que hace 10 años. Es más, lejos de ser el motor de emprendimiento, es la única comunidad autónoma donde la pérdida entre el colectivo femenino ha sido superior a la de los hombres. Así, Galicia en los diez últimos años tiene 7.485 cotizantes varones al RETA menos, lo que en términos relativos se traduce en un descenso del 5,7% de sus autónomos.

Además de Galicia, hay otras cuatro comunidades donde aún hay menos cotizantes autónomas que hace diez años, aunque en todas ellas la pérdida de autónomas es inferior a la registrada por los varones. Estamos hablando de Asturias, con un 7,4% de autónomas menos que en diciembre de 2009, Cantabria (-1,3%), Castilla y León (-0,2%) y La Rioja, que aún cuenta con un descenso del -1,7% de las autónomas que había hace una década.

El resto de las comunidades no sólo ha logrado recuperar los registros previos a la crisis, sino que suma trabajadoras autónomas. Canarias lidera el incremento de autónomas en la última década: las autónomas crecieron un 36% en diez años, mientras que los varones registran un crecimiento del +14,2%, siendo junto con Andalucía, Comunidad de Madrid, Islas Baleares y Comunidad Valencina, las únicas comunidades que registran un aumento de los cotizantes varones al RETA en la última década.

Junto a Canarias, les sigue en impulso emprendedor femenino las autónomas de la Comunidad de Madrid (+26,8%) Andalucía (+22,5%) Islas Baleares (+20,2%), Región de Murcia (+15,6% más que en diciembre 2009) y Comunidad Valenciana (+15,5%).

Además, el informe elaborado desde la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos – ATA con motivo del Día Internacional de la Mujer, muestra cómo el peso de la mujer autónoma en España, a 31 de diciembre de 2019, es aún inferior al de los varones y representan el 35,9% del total de autónomos registrados en el RETA. Es decir, uno de cada tres autónomos en España es mujer.

Por comunidades, todas ellas siguen este mismo esquema, donde el peso de los autónomos varones es muy superior al de las mujeres. Galicia y Asturias son las comunidades donde el empleo autónomo femenino tiene mayor peso y supera la barrera del 40% del total de autónomos, concretamente el 41,2% del colectivo de trabajadores por cuenta propia. Por encima de la media nacional se encuentran también Cantabria (38% de autónomas), País Vasco (+37,7%), Comunidad Valenciana (+36,5%) y Canarias (36,3% del total).

En el otro extremo, Castilla la Mancha es la comunidad autónoma donde menor peso tienen las mujeres con respecto al total de autónomos a pesar de sumar un 12% de autónomas en la última década. Concretamente en C-LM las autónomas representan el 31,2% del colectivo, frente al 68,8% de los hombre.

Comercio concentra a una de cada cuatro autónomas

Volviendo al total de autónomos en España, cabe destacar notables diferencias por sexo, si se analiza el sector de actividad: mientras que la construcción es el sector de actividad del 16,5% de los autónomos hombres españoles, sólo es el del 1,2% de mujeres.

Las mujeres autónomas son más numerosas que los hombres en los sectores del comercio, hostelería, actividades profesionales, científicas y técnicas, actividades sanitarias, actividades administrativas, educación, actividades financieras y de seguros, actividades artísticas y de entretenimiento y actividades inmobiliarias.

Aparte de la construcción, los hombre son más numerosos porcentualmente que las mujeres en agricultura, transporte, industria e información y comunicación, sector que acoge al 2,5% de los varones que trabajan por cuenta propia y al 1,2% de las mujeres.

Por lo tanto, una de cada cuatro mujeres dadas de alta como autónomas se encuadra dentro del sector comercio. Además, una de cada dos, el 46,5%, estarían ejerciendo su actividad dentro del comercio (26%), actividades profesionales (10,6%) y hostelería (9,9%).

“Las mujeres autónomas se decantan por sectores como el comercio y la hostelería. Este informe muestra que son oficios mayoritariamente dirigidos por mujeres y precisamente dos de los sectores fundamentales en nuestra economía, creadores de empleo y generadores de riqueza”, apunta Candelaria Carrera. “Pero hay que reseñar también que las mujeres no se quedan en el cliché y también destacan en las actividades que ahora tienen un mayor empuje como son las científicas, profesionales y técnicas y en educación y servicios sanitarios. La participación de la mujer en el mercado laboral es esencial. Donde ellas emprenden, la economía crece y ese sector se refuerza” concluye la responsable del área de mujer de ATA.

“Esta rápida radiografía del mercado laboral en España – afirma Candelaria Carrera, responsable del área de Mujer de ATA. “El autoempleo es una salida digna y real para la mujer en España sin distinción de edad ni nacionalidad y que reduce la brecha salarial. El autoempleo canaliza perfectamente el talento femenino que tanto necesita la economía española para culminar la salida de esta crisis que tantos negocios se ha llevado por delante y en todos los sectores de nuestra economía, tanto los tradicionales como los más punteros”, concluye Candelaria Carrera.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre