La posesión de armas en Estados Unidos es un tema que siempre está de actualidad por la polémica que genera cada vez que se produce una matanza. Mientras hay una parte importante de la población que es favorable a la limitación, un número igual o, aún superior, de quienes creen que la posesión de armas no es sólo un derecho reconocido en la Constitución, sino que dicho derecho viene de la voluntad de Dios.

La crisis del coronavirus y el miedo que se ha introducido entre la población está provocando que las ventas de armas se dispare en Estados Unidos, a unos niveles similares a lo sucedido en las semanas posteriores al 11-S. En algunas ciudades importantes, como Los Ángeles, miles de ciudadanos han protagonizado largas colas en las armerías.

Las autoridades californianas están sorprendidas de esta reacción por parte de la población y lamentan que así haya sido. La compra masiva de armas, realmente, está siendo la consecuencia de la campaña de miedo que hace que la gente desconfíe de las autoridades policiales a la hora de ofrecerles protección. Mientras en Europa la ciudadanía confía ciegamente en sus Fuerzas de Seguridad del Estado o en sus Fuerzas Armadas y pone la seguridad en sus manos, en Estados Unidos la población prefiere armarse pensando, quizá, que al coronavirus se le vence a balazos en vez de en seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

El incremento de la venta de armas en internet, por ejemplo, se ha incrementado en un 68%, según ha publicado Los Ángeles Times. Los compradores han afirmado a este periódico que el principal miedo que tienen es el desabastecimiento.

Sin embargo, si ni siquiera el presidente Trump sigue esas recomendaciones, ¿cómo lo va a hacer el resto de los estadounidenses? Además, el propio Trump, a través de Twitter, ha incentivado esa compra masiva de armas al afirmar claramente que «no lo necesitas hasta que lo necesites».

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre