Fernando Simòn, en su comparecencia diaria desde el Ministerio de Sanidad.

El coronavirus no es una enfermedad grave, insiste en cada comparecencia Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad. Aunque también reconoce que eso no quiere decir que, en personal vulnerables, “obviamente tiene que haber fallecidos”.

Aún así, el hecho de que se aporte información al minuto de cada caso, y la forma de publicarlos en los medios, ha generado una situación de alerta en la población que no tiene razón de ser. Como ya adelantó en su día el doctor Cuadrado a diario16.com, “Las noticias de cada contagio alertan a una población que ignora que este virus es muy menos peligroso y mortal que la gripe común”.

Lo cierto es que si el pasado año hubiéramos dado caso a caso cada fallecimiento por gripe en España, la triste noticia se hubiera repetido en 15.000 ocasiones. Cifras de mortalidad que ni de lejos va a aportar el coronavirus a nuestro país.

No es grave, no es banal

“No es una enfermedad grave, pero no es banal. Produce cierto nivel de letalidad. Obviamente, si hay casos con factores de riesgo, es posible que algún caso fallezca en nuestro país”, explica también Simón .

«El escenario evoluciona muy rápidamente, fundamentalmente en Italia, y por lo tanto, también en España». Mientras, «en China hay una tendencia muy favorable, con lo que se reduce la exportación de casos al resto del mundo». «Ahora mismo tenemos que tener mucho cuidado, ser muy precavidos. En algunos casos, es preferible sobreactuar un poco antes que dejar que esto nos llegue a superar», ha subrayado.

Escenario uno

Sanidad mantiene a España en el escenario uno, «de contención», de los tres niveles posibles, ya que no hay «trasmisión comunitaria descontrolada» ni «entradas masivas de casos importados que pudiera implicar una trasmisión amplia», por lo que se mantienen las actuales medidas.

Se sigue muy de cerca el caso de Sevilla, antes de decidir si supone «un problema de salud público». «Si se establece que hay transmisión comunitaria que afecta a grupos grandes y quizás menos controlados, tendríamos que optar por medidas de distanciamiento social básicas, como reducir las aglomeraciones de personas», ha advertido Simón.

Cuarentena

Por otra parte, cinco ciudadanos españoles procedentes de Wuhan, de cuya repatriación se ha ocupado el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, se encuentran desde ayer ya ingresados en el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla, donde iniciarán ahora 14 días de cuarentena. Ninguno de ellos ha mostrado síntomas, según los test realizados a su salida de China y los realizados al llegar a nuestro país. El avión que les ha trasladado a España ha aterrizado en la Base Aérea de Torrejón a las 14.20 horas.

Un equipo de Sanidad Exterior, equipado con las medidas de protección especificadas en los protocolos españoles, ha realizado una primera evaluación. Se trata de personal capacitado de forma específica para el manejo de este tipo de situaciones.

Posteriormente, han sido trasladados en autobús al centro hospitalario. Allí ocuparán una planta para realizar la cuarentena prevista como medida preventiva, aunque no presentan síntomas de haber contraído la enfermedad, como las 21 personas que iniciaron la cuarentena el pasado 31 de enero.

Artículo anteriorViviendo del pasado
Artículo siguienteEspaña y Catalunya: televisar un juicio y ocultar un diálogo
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here